El Parlante

Periódico Académico de Divulgación, Ciencia & Tecnología y Opinión de la Realidad Nacional, con óptica universitaria y patriótica.

Actualidad

El dilema de la vigilancia tecnológica según el historiador Yuval Noah Harari

Recientemente, en comunicación con la cadena de Televisión Al Jazeera, el historiador Yuval Noah Harari explicó un aspecto fundamental que los ciudadanos alrededor del mundo están omitiendo: La libertad individual.

Según el historiador israelí, la tecnología debe democratizarse. De esta forma se podrá hacer frente a la pandemia y tener una mayor re-activación económica, sin embargo su utilización no debe estar sujeta a un mayor control, sino solo a lo estrictamente necesario.

Como ciudadanos debemos pensar en el futuro y no en el presente. Quizás los gobiernos actuales puedan tener referencias sobre su confiabilidad en aumento para la población que los eligió, pero debemos entender que las bondades de hoy se pueden convertir en posiciones negativas para la vida de las personas. Este control tecnológico apresuraría funciones que van más allá de soluciones positivas.

Imagen: hoyentec.com

Esta no es una guerra, porque no hay soldados en las calles peleando, sino que se trata de una guerra de los sistemas de salud. Es una guerra que ya tiene sus años. El silencio y la oscuridad de la mayoría de los gobiernos y de las sociedades en general basan su actual preocupación en que nunca han posibilitado otra relación con el presente de los sistemas sanitarios.

Una mayor vigilancia de las personas no puede ser bajo ningún concepto la excusa esgrimida por los gobiernos para hacer frente a la pandemia, sin embargo, la atención actual del estado centinela está focalizándose cada vez más en rigurosas exploraciones de las personas en cuanto a sus gustos, sus enfermedades, incluso sus amigos íntimos y familiares.

Esta inteligencia artificial, que actualmente se utiliza con fines de prevención y monitoreo de posibles casos de coronavirus, en el futuro podrá volcarse ala intención siniestra de las administraciones políticas para controlar de manera efectiva posibles focos rebeldes y subversivos o simplemente libres asociaciones civiles que deseen actuar como organismos contrarios a los preceptos manejados por sus gobernantes.

Imagen: RPP NiusGeek

Esto es bastante riesgoso para el futuro inmediato, es más, no podemos dejar de precisar que la vigilancia médica podría volcarse a terminar siendo una suerte de Gran Hermano, como de hecho, ya lo es, potenciada negativamente para restringir las libertades individuales y la libertad de expresión en todo el mundo como una especie de corporación universal que presente un “estáte quieto” a las poblaciones civiles.

Este tipo de ejercicios reflexivos sobre la realidad son efectivamente, necesarios e imperativos para los ciudadanos, ya que deben entender el fondo de la cuestión planteada con la crisis por la pandemia.

Una mayor vigilancia de los gobiernos como excusa para controlar los posibles nuevos focos de SARS CoV-2 significará en el futuro próximo una mayor coercitividad para los ciudadanos que utilizan las nuevas tecnologías y además, reprimirá la libertad de expresión, controlando a los ciudadanos de un país, no por sus restricciones penales para uso de la policía en sistemas de seguridad, como el que se está utilizando en los Emiratos Árabes Unidos, sino también para saber ahora qué padece el ciudadano y de esa forma, coaccionarlo directamente, a que siga ciertos patrones de conducta y gustos, adecuados a la estratigrafía social, definida por gobiernos cada vez más autoritarios.

Si bien es cierto, hoy estos elementos que producen alternativas válidas para controlar o posicionar soluciones a mediano plazo para las economías tienen esa particularidad que preocupa claramente a pensadores como Harari que ven el después y no tanto, el ahora.

Teniendo en cuenta la profunda implicancia de esta situación a nivel político – social, considero que este ejercicio reflexivo debe formar parte de la opinión pública en nuestro país.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *