El Parlante

Periódico Académico de Divulgación, Ciencia & Tecnología y Opinión de la Realidad Nacional, con óptica universitaria y patriótica.

Actualidad Ciencia Medicina

Francia, el país más escéptico sobre las ciencias y las vacunas, según encuesta

Los franceses son los que más desconfían en las vacunas, según una encuesta mundial sobre las actitudes del público hacia la ciencia y la salud. La desconfianza se le atribuye a la falta de certidumbre hacia las instituciones sanitarias de ese país. «Creemos que hay un problema de confianza en el gobierno, en particular en las autoridades sanitarias», indicó Pierre Verger, un epidemiólogo que estudia la vacilación de vacunas en el instituto francés de investigación biomédica INSERM en Marsella.

En la encuesta realizada, se les consultó a los franceses si confíaban o no en la seguridad de las vacunas que les proveía el estado, un tercio de los 1000 encuestados indicaron que no. La desconfianza no varió mucho según la edad, el género o la educación, según la encuesta realizada por Gallup World Poll para el Wellcome Trust, una organización benéfica biomédica con sede en Londres.

Pierre Verger tiene la hipótesis de que estas circustancias se producen debido a escándalos de salud de gran magnitud, como por ejemplo lo ocurrido en el 2009 cuando los reguladores franceses retiraron la aprobación de Mediator, un medicamento para la diabetes a base de anfetaminas vinculado a cientos de muertes.

Además de todo lo mencionado, otro factor que incide en esta decisión por parte de los ciudadanos galos, es que no confían en la ciencia y la tecnología, ya que lo ven como una amenza para los empleos locales en los proximos 5 años. Aunque Francia es el único país con un puntaje superior al 50% en este segmento un parámetro similar se extiende a otros sectores de Europa, mientras que la mayoría de las regiones de África y Asia son optimistas sobre la ciencia que aumenta las perspectivas de empleo. La encuesta sugiere que la economía lenta de Francia y el desempleo relativamente alto como causas plausibles. Ese temor sobre el futuro es comprensible, dice Catherine Pélachaud, investigadora de inteligencia artificial (AI) en la Universidad de la Sorbona en París. «Vemos que las fábricas se cierran y puede ser muy difícil para las personas menos calificadas adaptarse».

De todas formas, otros estudios contrastan con las encuestas mencionadas, como por ejemplo la realizada en el 2017 por OpinionWay, que encuestó a unas 1059 personas para consultarle su persepción acerce de la ciencia. En ese estudio, se concluyó que en Francia sí existe un gran entusiasmo por la ciencia y la tecnología. Los resultados indicaron que más de tres cuartos de los encuestados tenían esperanzas sobre la investigación en transporte y energías renovables. Al mismo tiempo, alrededor de dos tercios estaban preocupados por la investigación sobre energía nuclear y los estudios de alimentos modificados genéticamente (GM).

Algunos científicos franceses no se sorprenden con los resultados de la encuesta, y señalan que las opiniones no siempre se correlacionan con el comportamiento. Volviendo al tema de las vacunas, cabe destacar que los padres franceses encuestados, el 91% dice que sus hijos están vacunados, en línea con el promedio mundial del 92%. “Es la paradoja francesa: tenemos dudas sobre muchas cosas; nos quejamos Pero afortunadamente, la cobertura de la vacuna sigue siendo alta «, dice Olivier Schwartz, director científico del Instituto Pasteur en París, que depende de las donaciones públicas para llevar a cabo su trabajo, incluida la investigación de vacunas. «No percibo un clima hostil», agrega Schwartz. «Al contrario, siento que [la gente en Francia tiene] sed de conocimiento».

Los datos de la encuesta respaldan esto: alrededor del 71% de los encuestados en Francia dicen que saben «algo» o «mucho» sobre ciencia, lo que coloca a Francia entre las 10 mejores a nivel mundial. Y el 46% dice que buscó información científica en el último mes, en comparación con una mediana del 30% en todo el mundo. Schwartz atribuye el escepticismo de la vacuna francesa a la falta de información, y afirma que los investigadores y las instituciones deben llenar esa brecha de una manera «simple y rigurosa».

Fuente: Sciencie

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *