Aterrizar en Marte

Aterrizar en Marte

Para entender un poco lo complicado que es hacer aterrizar una nave espacial en el planeta rojo.

Se suele decir que Marte es el mundo rocoso del Sistema Solar en el que resulta más complicado aterrizar. A diferencia de la Luna, no es posible descender únicamente con motores cohetes, ya que la presencia de una atmósfera obliga a incorporar un escudo térmico, lo que añade una masa considerable a nuestra nave espacial. Pero al mismo tiempo la atmósfera marciana es muy poco densa y resulta imposible aterrizar empleando únicamente paracaídas como en la Tierra o Venus.

Esto hace que nuestra nave se siga moviendo a velocidades supersónicas a muy poca altura sobre la superficie, teniendo tan solo un minuto, minuto y medio de tiempo antes de estrellarse. La sonda debe ser capaz de frenarse lo suficiente dentro de tan estrecho margen.

En definitiva, para posarte en el planeta rojo necesitas una combinación de escudo térmico, paracaídas y cohetes, y hasta puede que algún sistema adicional, como es el caso de airbags. Todo muy engorroso y complejo.

Vista de Marte (el planeta rojo). Imagen de Marte, tomada por el Spirit Rover en el Sol 454. Esta imagen muestra una región en las «Colinas de Columbia» dentro del cráter Gusev. La vista presenta dos afloramientos interesantes en la distancia media y «Clark Hill» en el fondo izquierdo. El afloramiento a la derecha, con pistas móviles que salen de él, es «Larry’s Lookout». A la izquierda está el afloramiento de Methuselah, con aparente estratificación.

Toda potencia espacial que desee tocar la superficie marciana (y soñar con el viaje tripulado) debe desarrollar las tecnologías asociadas con el aterrizaje en Marte, un arte que por ahora sólo la NASA ha logrado dominar (aunque también le ha costado algunos sacrificios).

Pedro Francisco Acosta Melo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *