El final de una era

El final de una era

La sonda Dawn, que exploró el cinturón de asteroides, llega al final de su vida.

No solo el telescopio espacial Kepler nos ha dejado, también le ha llegado la hora a esta venerable nave espacial. Desde el 31 de octubre Dawn, en órbita del planeta enano Ceres, no se ha comunicado con la tierra.

Después de que el equipo de vuelo eliminó otras posibles causas, la conclusión inevitable es que la sonda se había quedado finalmente se quedó sin hidrazina, el combustible que le permitía mantenerse correctamente orientada, y por tanto incapaz de apuntar su antena hacia la Tierra y sus paneles solares hacia el Sol.

Representación artística. NASA

Termina así otra apasionante misión de exploración que nos abrió las puertas de una región poco explorada del sistema solar.

Dawn, ahora en silencio, se quedará alrededor de Ceres en una órbita lo suficientemente estable como para evitar que choque contra el planeta enano hasta dentro de, como mínimo, varias décadas.

Pedro Francisco Acosta Melo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *