El Parlante

Periódico Académico de Divulgación, Ciencia & Tecnología y Opinión de la Realidad Nacional, con óptica universitaria y patriótica.

Astronomía Exploración Espacial

El último vuelo del Apolo

43 años del Apolo-Soyuz.

La carrera espacial fue un producto de la Guerra Fría, pero en julio de 1975 se produjo un hecho insólito: las dos potencias colaboraron en una misión espacial conjunta. Un suceso aislado que no se volvería a repetir en la historia de la Unión Soviética.

La URSS había ocultado su intención de poner un hombre en la Luna, así que era imposible una misión conjunta que tuviese lugar en nuestro satélite. Tampoco se podría utilizar a las estaciones espaciales de la época, ya que sus atmósferas eran distintas y con ello se necesitarían complejas y costosas modificaciones a las naves espaciales. Así que la parte soviética anunció en abril de 1972 que sólo sería posible una misión entre una nave Apolo y una Soyuz.

Astronautas estadounidenses y cosmonautas soviéticos participantes. De izquierda a derecha: Slayton, Stafford, Brand, Leonov y Kubasov. NASA

El 17 de julio se produjo el primer acoplamiento que duró 44 horas y fue todo un éxito técnico, político y mediático. Tras alejarse para crear un eclipse artificial, la Apolo sobrevoló la Soyuz antes de acoplarse una segunda vez durante tres horas.

La misión Apolo-Soyuz fue la última misión del programa Apolo, marcando el final de una era, y la última tripulada de EE UU hasta que en 1981 volara por primera vez el transbordador espacial.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *