El Parlante

Periódico Académico de Divulgación, Ciencia & Tecnología y Opinión de la Realidad Nacional, con óptica universitaria y patriótica.

Astronomía

El verdadero «Señor de los anillos»

El telescopio espacial «Hubble» capturó una sorprendente imagen de Saturno, el pasado 4 de julio, en donde se puede observar detalladamente el verano del hemisferio norte del planeta, los anillos y las dos lunas gélidas «Mimas» y «Encélado», que posan a su en la parte inferior.

Estas secuencias de imágenes capturadas son parte del proyecto denominado «Legado de atmósferas de los planetas exteriores» (Opal) por sus siglas en inglés, que se busca comprender las dinámicas atmosféricas y la evolución de los gigantes gaseosos del Sistema Solar. En el caso de Saturno, los astrónomos realizan un seguimiento de los patrones climáticos cambiantes y las tormentas.

El telescopio encontró que en el planeta hubo tormentas intermitentes, sin embargo estas no afectaron en la visibilidad de las bandas atmosféricas del hemisferio norte, ya que aún se siguen observando claramente, en comparación con las observaciones hechas por el telescopio en el 2019.

En donde sí hubo cambios fue en la composición de colores de las bandas. La atmósfera del planeta anillado es principalmente hidrógeno y helio con trazas de amoniaco, metano, vapor de agua e hidrocarburos que le dan un color marrón amarillento.

Además, se observa la existencia de una ligera neblina rojiza en el sector norte, que podría generarse a causa del aumento de la luz solar en esa área, lo que a su vez podría cambiar la circulación atmosférica o posiblemente deshacer el hielo de los aerosoles en la atmósfera. 

Otra hipótesis apunta a que que el aumento de la luz solar en los meses de verano está cambiando las cantidades de niebla fotoquímica producida. Por otro lado, el polo sur, invisible hasta hace poco tiempo, tiene un tono azulado que refleja los cambios en el hemisferio invernal de Saturno.

El anillo que rodea a Saturno está compuesta por pedazos, diminutos y grandes, de hielo, siendo esta el gran misterio en torno a su formación, no obstante se cree que son tan viejos como el planeta, más de 4 mil millones de años. Pero debido a que los anillos son tan brillantes, otra teoría asegura que pueden haberse formado durante la era de los dinosaurios.

Las hipótesis mencionadas podrían ser contrarrestadas por las mediciones de la sonda «Cassini», que a través de pruebas realizadas a pequeños granos que están presentes en la atmósfera de Saturno, ha demostrado que los anillos solo pueden durar 300 millones de años o más.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *