¿En qué se diferencia el futuro telescopio espacial “James Webb” del Hubble?

¿En qué se diferencia el futuro telescopio espacial “James Webb” del Hubble?

Aunque muchas veces se lo llama el ‘sucesor’ o el ‘remplazo’ de este veterano telescopio, en realidad hay notables diferencias entre ellos, especialmente su enorme tamaño (el escudo solar del James Webb es tan grande como una pista de tenis y su espejo de 6,5 metros de diámetro presenta un área de 25 m2, siete veces mayor que la del Hubble) y en que opera en el infrarrojo.

James Webb Space Telescope. Imagen Fuente: Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=56728

Esto último le permitirá adentrarse en objetos muy lejanos y de pequeño tamaño, pudiendo ver, por ejemplo, ver el interior de discos protoplanetarios y poder ser testigo de la formación de planeta, más allá de cualquier cosa que podría alcanzar su veterano antecesor.

Debido a que trabajará en el infrarrojo es considerado un sucesor del telescopio espacial infrarrojo Spitzer.

¿Cuáles son los objetivos del telescopio espacial James webb?

Pues, muchos y diversos. El observatorio espacial tiene objetivos tan complejos como diferentes, desde develar estructuras primordiales del universo a la existencia de planetas con capacidad para albergar vida y posibles biomarcadores en sus atmósferas. 

También buscará galaxias en formación, así como sistemas protoplanetarios. La inmensa cantidad de peticiones de observación ya realizadas aún a más de un año del lanzamiento, posiblemente la mayor de la historia de la astronomía moderna, dejan claro lo mucho que se espera de él.

El futuro del Hubble

El Telescopio Hubble. Imagen Fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/Telescopio_espacial_Hubble#/media/File:HST-SM4.jpeg

En cuanto al Telescopio Hubble, actualmente activo y debido a que no existen misiones para darle mantenimiento, es más que probable que deje de funcionar a mediados de la próxima década.

El Hubble está en una órbita alta, 600 km, por lo que, al no tener un motor de frenado, tardará muchas décadas en caer a la atmósfera. No se han considerado nuevas misiones de mantenimiento porque dichas misiones son muy costosas, casi tanto como construir un telescopio nuevo, por lo que no vale la pena.

No está previsto que el James Webb sea reparado, será como el resto de los observatorios espaciales: funcionará hasta que falle algo o se le acabe el combustible.

Por Prof. Pedro Francisco Acosta Melo

El Parlante

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *