La edad de las estrellas y la de los planetas

La edad de las estrellas y la de los planetas

Al inicio del universo no existían los cuerpos que hoy conocemos, es decir, estrellas, planetas y galaxias. El cosmos de entonces era un lugar un tanto “aburrido” con la materia todavía muy concentrada y con las temperaturas tan altas que no se podían formar los átomos. Todo era una sopa de protones, electrones, fotones y otras partículas que llenaban el cosmos.

Aproximadamente 400.000 años después del Big Bang la temperatura bajó lo suficiente como para que los electrones se unan a los protones y aparezcan los primeros átomos, principalmente hidrógeno, helio y algunas trazas de litio. Estas primeras y oscuras eras del universo se caracterizaron por la ausencia del principal exponente del cosmos, las estrellas, pero estas no tardarían en llegar.

Radiotelescopio ALMA. https://tecno.americaeconomia.com

La llamada “Era Estelar” dio comienzo con las primeras estrellas, unos monstruos de varios cientos de masas solares que explotaron como supernovas repartiendo los primeros elementos pesados por el medio intergaláctico. Recordemos que durante el Big Bang solamente se crearon tres elementos: hidrógeno, helio y litio, una mezcla bastante sosa que hacía imposible la aparición de planetas y, por extensión, de la vida. Precisamente, las primeras estrellas eran tan gigantescas porque el medio interestelar del que nacieron carecía de elementos pesados que facilitasen el enfriamiento y contracción de las nubes de hidrógeno.

Con cada generación de estrellas, la cantidad de ‘metales’ (aclarando que en astrofísica se considera metal a cualquier elemento más pesado que el helio) fue en aumento, lo que favoreció la formación de estrellas más pequeñas y posteriormente de planetas. Debemos tener en cuenta que es la cantidad de ‘metales’ una de las más importantes variables que regula el tamaño de una estrella (grandes: pocos metales, pequeñas: muchos metales). Y el tamaño también determina otro aspecto muy importante, la duración de la vida de una estrella.

Los planetas entonces no son más que residuos de la formación estelar, así que si una estrella tiene mundos a su alrededor es que debe poseer cierta metalicidad (Z), especialmente si hablamos de planetas rocosos como la Tierra.

Radiotelescopio ALMA. https://www.almaobservatory.org

Ahora, dependiendo del valor preciso de la metalicidad crítica, los primeros planetas (y sus lunas) se habrían formado antes o después en la historia del Universo. Si los primeros planetas rocosos se crearon a partir de estrellas con una metalicidad de 0,01 veces la solar o superior, eso quiere decir que la Era de los Planetas sólo tendría unos ocho o siete mil millones de años, apenas el 50% de la edad del Universo.

Dicho de otro modo, y teniendo en cuenta que el Universo tiene 13700 millones de años, los primeros planetas rocosos de tamaño terrestre se habrían formado relativamente tarde, lo que tiene implicaciones muy profundas a la hora de estudiar la aparición de la vida tal y como la conocemos.

Observatorio Europeo Austral – ESO – OPCC

De acuerdo con la mayor parte de los modelos, los primeros planetas rocosos del tamaño de la Tierra se formaron en estrellas con una masa superior a 1,5 veces la solar. Esto implica que si la vida apareció en esos mundos, hace tiempo que dejó de existir, ya que la duración de estas estrellas es inferior a los cuatro mil millones de años.

¿Podría todo esto tener algún impacto en astrobiología? Pues sí, ya que, aunque se den las condiciones de habitabilidad en un planeta y en este surja la vida, la misma necesita de mucho tiempo para evolucionar y llegar a organismos complejos y eso no fue posible con las estrellas de baja metalicidad, ya que tenían vidas más cortas que el sol.

La famosa Paradoja de Fermi nos dice que si la vida es tan común en el Universo, ¿dónde se han metido los extraterrestres? Nadie tiene una respuesta a esta paradoja (y eso que se han planteado muchas), pero la extrema juventud de la Era de los Planetas podría ser una solución.

Si los planetas rocosos aparecieron tan tarde, no es descabellado pensar que el ser humano pueda ser una de las primeras civilizaciones tecnológicas de la Galaxia.

Pedro Francisco Acosta Melo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *