La radiación en misiones interplanetarias

La radiación en misiones interplanetarias

¿Cómo podemos proteger a los astronautas de la radiación en misiones interplanetarias?

Si el viaje no es muy prolongado, el blindaje pasivo puede ser muy efectivo para partículas con energías bajas pero las partículas más energéticas generan una cascada de partículas secundarias al chocar contra los núcleos del blindaje, en ocasiones con efectos aún más perniciosos.

Doblar el espesor de la pared metálica de una nave apenas reduce el flujo de partículas más energéticas y está claro que la solución no pasa por diseñar naves con muros de varios metros de espesor.

Los mejores materiales para frenar las partículas de la radiación espacial son el agua, el hidrógeno y los plásticos.

Una de las soluciones propuestas para mitigar los efectos de la radiación es utilizar el hidrógeno como propelente, ya sea con motores criogénicos o nucleares, pero colocando los tanques con el hidrógeno alrededor de los aposentos de la tripulación (en lugar de colocarlos en la parte posterior de la nave como es habitual).

La dosis de radiación diaria en la superficie de Marte es similar a la de la estación espacial (NASA).

Para viajes por el sistema solar interior con una duración menor a 3 años este sistema puede dar la suficiente protección para que la misión sea segura dentro de los parámetros aceptados.

Pedro Francisco Acosta Melo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *