La sonda Parker

La sonda Parker

Originalmente la sonda solar Parker debía acercarse más al sol, nada menos que a 2 millones de kilómetros de la fotósfera.

La sonda alcanzaría temperaturas de hasta 2300 °C por lo que llevaría un escudo térmico formado por un cono de 2,7 metros hecho de carbono-carbono, el mismo material empleado en las losetas térmicas del morro y el borde de ataque de las alas del transbordador espacial.

Insignia de la misión. NASA

El problema era como alcanzar una distancia tan cercana al sol, ya que no existía entonces (ni ahora) un cohete que pudiera imprimirle tanta velocidad.

La solución propuesta era nada menos que viajar a Júpiter, realizando una maniobra de asistencia gravitatoria para que sea la intensa gravedad del quinto planeta la encargada de enviar a la sonda a su ardiente encuentro con el sol.

Concepción artística de la Sonda Solar Parker. NASA

La sonda hubiera alcanzado en el perihelio una velocidad de 1,1 millones de km/h (308 km/s), nada menos que un ¡0,1% de la velocidad de la luz!

No hace falta decir que este esquema de misión era demasiado caro para ser aprobado por la NASA, por lo que en 2007 se re-diseñó la sonda en la forma que ahora conocemos.

Pedro Francisco Acosta Melo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *