LAS CONSTELACIONES

LAS CONSTELACIONES

Si se observa el cielo en una noche clara desde un punto alejado de las luces, se ve un gran número de estrellas cuyas distancias mutuas no dependen de la posición del observador, y que desde hace cientos de años ocupan las mismas posiciones relativas, por cuya razón son denominadas estrellas fijas. Tal nombre también es debido, en parte a la creencia que tenían los antiguos de que las estrellas estaban fijas en la esfera de cristal que según ellos rodeaban a la Tierra.
  
Los griegos, de la misma manera  que lo hicieron los chinos, árabes, babilonios y egipcios, dividieron el cielo en constelaciones, es decir, en aparentes configuraciones de estrellas a las que dieron nombres  de seres mitológicos, animales, objetos terrestres, tales como la Lira, la Corona, el Tucán, que la imaginación de los antiguos creían reconocer en las figuras irregulares que forman los diferentes grupos de estrellas. En la actualidad toda la esfera celeste se halla dividida en 88 constelaciones, de las cuales 54 corresponden al hemisferio sur, y 34 al hemisferio norte.
  
Aún cuando generalmente las estrellas que forman parte de una misma constelación no constituyen en realidad una misma familia o grupo por sus orígenes y características, siendo excepciones la Hiades (constelación de Tauro), Pléyades (es más conocido con el nombre de las siete cabrillas). La división del cielo  en constelaciones ha sido mantenida en parte por costumbres y en parte porque ellas facilitan el reconocimiento de la esfera celeste.
  
En cada constelación, las estrellas más brillantes llevan nombres debidos a los griegos, romanos y sobre todo a los árabes. Nombrar a cada una de ellas resulta poco práctico, por esto constituyó un verdadero progreso la idea debida al abogado Johannes Bayer (1603) de designar a las distintas estrellas de una misma constelación con las letras del alfabeto griego, siguiendo el orden de brillo de cada uno. Así la estrella más brillante de cada constelación  se designa con alfa  (α), la siguiente beta (β) y así sucesivamente, seguido por el nombre de la constelación. Por ejemplo la estrella más brillante del Can Mayor conocido como Sirio, será α Can Mayor.
  
Las estrellas de brillo más débil de cada constelación suelen designarse con números de acuerdo con el esquema ideado por el astrónomo inglés Flamsteed en 1729. Un ejemplo es 61 Cisne.
  
PRINCIPALES CONSTELACIONES DEL HEMISFERIO SUR


    CONSTELACIONES CIRCUMPOLARES:
  

Constituidas por estrellas circumpolares, que están siempre sobre el horizonte (las demás son únicamente visibles, en una misma localidad, en ciertas épocas del año).
  
Entre las más importantes se tienen:
  
Cruz del Sur, fácilmente reconocibles por estar formado por cuatro estrellas brillantes que forman una cruz y una menos brillante conocida como la intrusa. El eje mayor de ésta señala la dirección del polo. A la derecha de la cruz hay dos estrellas brillantes de la constelación Centauro.
  
Otras de este grupo son: Triángulo, Pavo, Octante, Tucán, Erídano.
  

CONSTELACIONES NO CIRCUMPOLARES:
  

Osa Mayor en el catálogo de Hevelius. Imagen Fuente: De Johannes Hevelius – Scanned by: Torsten Bronger 2003 April 4 – Atlas Coelestis. Johannes Hevelius drew the constellation in Uranographia, his celestial catalogue in 1690. – Source: http://pp3.sourceforge.net/wiki/uma.jpg, Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=89231

Constelaciones de verano: en nuestra latitud, las constelaciones más visibles durante los meses de diciembre, enero y febrero  son: Ballena, Perseo, Toro, Orión, Cochero, Can Mayor, etc.
  

Constelación de Orión. Imagen Fuente: De Johannes Hevelius (28 January 1611 – 28 January 1687)Scanned by Torsten Bronger, 4 de abril de 2003. – http://pp3.sourceforge.net/wiki/ori.jpg, Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=89215

Constelaciones de otoño: visibles durante los meses de marzo, abril, mayo y junio son: Escorpión, Cangrejo, León, Virgen, Boyero, etc.
  

Constelación de Leo. Imagen Fuente: De Till Credner – Trabajo propio, http://www.AlltheSky.com, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=9294470

Constelaciones de invierno: visibles durante los meses de junio, julio, agosto y septiembre son: Boyero, Libra, Sagitario, Lira, Águila, etc.
  

Scutum, Aquila, Capricornus. Imagen Fuente: De Till Credner – Trabajo propio: AlltheSky.com, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=20041025

Constelaciones de primavera: visibles durante los meses de septiembre, octubre, noviembre y diciembre son: Capricornio, Cisne, Acuario, Pez Austral, Andrómeda, etc.
  


Constelación Osa Mayor. Imagen Fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/Osa_Mayor#/media/File:UrsaMajorCC.jpg

Constelaciones boreales: entre las más importantes mencionaremos la Osa Mayor, Osa Menor, (cuya estrella α dista 1º 30` del polo norte), Dragón, Cefeo, etc.

Draco, constelación del Dragón. Imagen Fuente: De Till Credner – Trabajo propio: AlltheSky.com, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=20041478


Por Juan Carlos Cabral Figueredo
  
Sociedad de Estudios Astronómicos (S.E.A.)
  

Las constelaciones de Ptolomeo. Mapa de Durero, 1515. Imagen Fuente: De maulleigh – Flickr, CC BY-SA 2.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=2101260


El Parlante

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *