LOS REFLECTORES DE LA LUNA

LOS REFLECTORES DE LA LUNA

Uno de los experimentos más interesantes llevados a la luna es el Laser Ranging Retro-Reflector. 

También denominado LR-3, se trata de un experimento llevado a la luna en tres de las misiones Apolo (Apolo 11, 14 y 15), está destinado a reflejar un haz de láser disparado desde nuestro planeta, con el fin de medir con elevada precisión la distancia a la que en un momento determinado se encuentra la Luna.

Este experimento se ha venido utilizando desde hace más de 37 años, y continúa activo. El reflector del Apolo 15 es tres veces más grande que los otros dos reflectores de las misiones anteriores, por lo que este reflector fue el objetivo del 75% de las mediciones hechas en los primeros 25 años del experimento. La mejora en la tecnología desde entonces ha resultado en un mayor uso de los dos primeros reflectores, desde distintos observatorios del mundo, como el McDonald Observatory (Estados Unidos) y el observatorio Côte d’Azur (Francia).


Fotografía del retrorreflector láser instalado en la Luna por el Apolo 11. Fuente Imagen: De NASA – NASA Apollo Archive http://www.hq.nasa.gov/office/pao/History/alsj/a11/AS11-40-5952.jpg, Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=719521

Adicionalmente tenemos otros dos espejos llevados por las sondas sovieticas Lunojod 1 y 2. completando así un total de 5 reflectores. Son necesarios un mínimo de tres reflectores para determinar la situación en el espacio de la Luna, cuatro para calcular la distorsión de las fuerzas de marea y cinco para aumentar la precisión de las medidas.

En un principio, los experimentos con reflectores láser permitieron medir la distancia a nuestro satélite con una precisión de un milímetro, demostraron que la Luna se aleja de la Tierra a 38 mm por año y acotaron los modelos del interior lunar. 

Fuente Imagen: By NASA – NASA Image of the Day, Public Domain, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=11619548

Actualmente, el interés de estos experimentos radica en que pueden poner a prueba determinadas teorías físicas. 

Por ejemplo, se ha podido determinar que la constante de la gravitación universal (G) es, efectivamente, constante en el tiempo y que no ha variado desde que se apuntó por primera vez un láser al reflector del Apolo 11 en 1969, estableciendo un límite superior para la variación de la constante en 1/1013 al año. 

También se han comprobado las predicciones de la relatividad general y se han establecido límites a otras teorías. 

Desde la Tierra, los observatorios pueden determinar la posición de estos reflectores láser con un error de unos pocos centímetros.

Fuente Imagen: http://en.people.cn/n3/2018/0124/c90000-9419362.html

Por. Prof. Pedro Francisco Acosta Melo

El Parlante

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *