Da Vinci, el genio

Da Vinci, el genio

Leonardo da Vinci, vio la luz un 15 de abril de 1452, en Vinci, Italia. Fue un hijo ilegitimo entre un notario de 25 años, Ser Piero y una campesina de nombre Caterina. En un principio su padre no lo reconoció, hasta años más tarde.

Durante su infancia Leonardo tuvo acceso a una variedad de textos académicos que pertenecían a su padre y familiares de este. Desde muy temprana edad estuvo relacionado a la pintura, toda una tradición en Vinci, y fue así que a los 15 años su padre lo llevó hasta el taller de Andrea del Verrochio, ubicado en Florencia, para que desarrolle sus dotes como pintor.

Desde un primer momento Del Verrochio ya anunciaba el potencial de Leonardo, potencial que quedó evidenciado a través de varias piezas que eran expuestas en el taller del maestro pintor durante la época de 1470 a 1475. Una de esas obras fue precisamente “El bautismo de Cristo”. Inclusive muchos mencionan que da Vinci era tan bueno que fue mejor que su maestro y esto causó un poco de enojo en Verrochio, quien a causa de esto, supuestamente dejó el taller.

«El bautismo de Cristo», una de las primeras obras de Da Vinci. Imagen: Wikimedia.

Leonardo aspiraba a más y emprendió una búsqueda de nuevos desafíos y es así que entro al servicio del duque de Milán en 1482. Pasó 17 años en Milán y luego de la caída del poder del duque Ludovico Sforza, dejó la ciudad en 1499. Fue durante estos años que Leonardo alcanzó nuevos niveles de logros científicos y artísticos.

El duque mantuvo ocupado a Leonardo pintando, esculpiendo y diseñando elaborados festivales de la corte, pero también hizo que Leonardo diseñara armas, edificios y maquinaria. Desde 1485 hasta 1490, Leonardo realizó estudios sobre muchos temas, entre ellos, la naturaleza, las máquinas voladoras, la geometría, la mecánica, la construcción municipal, los canales y la arquitectura (diseñando desde iglesias hasta fortalezas). Sus estudios de este período contienen diseños para armas avanzadas, que incluyen un tanque y otros vehículos de guerra, varios dispositivos de combate e incluso submarinos. También durante este período, Leonardo produjo sus primeros estudios anatómicos. Su taller de Milán estaba lleno de aprendices y estudiantes.

Leonardo era un hombre que estaba bastante interesado en adquirir varios conocimientos sobre diferentes tópicos y esto fue contraproducente para él, ya que producto de la distracción, dejó varios proyectos sin concretar. Tal es así que solo completó seis obras en estos 17 años, incluyendo «La última cena» y «La Virgen en las rocas. Pasó la mayor parte del tiempo estudiando ciencia, ya sea saliendo a la naturaleza y observando cosas o encerrándose en su taller cortando cuerpos o reflexionando sobre verdades universales.

De regreso a Milán, después de la caída del poder de Ludovico Sforza en 1499, Leonardo buscó un nuevo patrón. Durante los siguientes 16 años, trabajó y viajó por toda Italia para varios empleadores, incluido el infame Cesare Borgia. Viajó durante un año con el ejército de Borgia como ingeniero militar e incluso conoció a Niccolo Machiavelli, autor de «El príncipe». Leonardo diseñó un puente para atravesar el «cuerno de oro» en Constantinopla durante este período y recibió una comisión, con la ayuda de Maquiavelo, para pintar la «Batalla de Anghiari».

Alrededor de 1503, Leonardo comenzó a trabajar en la «Mona Lisa». De 1513 a 1516, trabajó en Roma, manteniendo un taller y emprendiendo una variedad de proyectos para el Papa. Continuó sus estudios de anatomía y fisiología humana, pero el Papa le prohibió diseccionar cadáveres.


El Retrato de Lisa Gherardini, esposa de Francesco del Giocondo, ​más conocido como La Gioconda o La Mona Lisa. Imagen: Wikipedia.

Cuando falleció uno de sus principales empleadores, Giuliano de Medici, en marzo de 1516, Francisco I le ofreció el título de Primer pintor, ingeniero y arquitecto del rey. Además una casa señorial cerca del castillo real de Amboise.

Durante su estadía en el castillo, Leonardo sufrió una parálisis en su mano derecha, sin embargo continuó realizando sus trabajos pictóricos con la izquierda. Enfermo y agonizando, redactó su testamento el 23 de abril de 1519 delante de un notario de Amboise. Pidió a un sacerdote para recibir la confesión y la extrema unción.

Castillo de clos-lucé, lugar en donde el polimata pasó sus últimos días. Imagen: Alamy.es.

Finalmente, falleció el 2 de mayo de 1519, en Cloux, Francia. La leyenda dice que en su estado de agonía, el Rey Francisco estaba a su lado cuando murió, acunando la cabeza de Leonardo en sus brazos. Otros mencionan que esa leyenda es una interpretación literal errónea de un epitafio reportado por Giorgio Vasari. Este epitafio, que nunca ha sido visto sobre ningún monumento, contiene las palabras «Sinu Regio», que pueden significar, literalmente «sobre el pecho de un rey», pero también, en un sentido metafórico, «en el afecto de un rey», y significar sólo una alusión a la muerte de Leonardo en un castillo real.

Fuente: MOS.ORG

El Parlante

2 comentarios en «Da Vinci, el genio»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.