A 30 años de Duro de Matar

A 30 años de Duro de Matar

Hoy se cumplen tres décadas del estreno de “Duro de Matar” (Die Hard), película emblemática del cine de acción y que llevó a la fama mundial a Bruce Willis. Film que marcó un hito en este género, tanto que décadas después de su estreno otras películas buscan ser un simple calco de ella.

Duro de matar fue dirigida por John McTiernan, ya conocido director por su anterior éxito con Depredador. McTiernan tenía como premisa la misma que grandes directores clásicos, que se resume en la frase de Alferd Hitchcock: 

“Poner a gente ordinaria en situaciones extraordinarias”.

La carrera de McTiernan se concentró en el cine de acción, pero siempre quiso ser innovador dentro del género y, sobre todo, enfocarse en contar una buena historia y en el desarrollo de los personajes, más allá de sangre, golpes y explosiones.

Tal vez hoy veamos a Bruce Willis como el típico héroe de acción, pero fue esta película la que lo convirtió en eso. La elección de Willis como protagonista era una apuesta arriesgada, pues el mismo, en ese entonces, era conocido por papeles en comedias televisivas “light” como Luz de Luna, donde compartía escena con Cybill Shepherd. 

Los productores querían ir a la seguro y convocar a Stalone o Schwarzenegger, pero estos tenían otros proyectos, así que optaron por el elegido del director.

También el inglés, Alan Rickman, consagrado actor teatral y con experiencia en televisión británica fue seleccionado para interpretar el villano Hans Gruber. Fue su primer papel en la pantalla grande y en Hollywood. Una vez más se notó aquí la relevancia que le dieron a lograr buenos personajes y no solo con actores elegidos por la popularidad del momento.

Duro de matar se convirtió en un éxito casi instantáneo, y la maquinaria hollywoodense se puso en marcha para producir secuelas, desde luego. Pero McTiernan no quiso dirigir Duro de Matar 2, por no estar de acuerdo con el guion que presentaba una historia base exactamente igual a la primera pero en otro escenario. Como una copia de sí misma. 

Duro de Matar 3, lo tuvo de vuelta como director y este se encargó de complejizar la trama, y no centrar las acciones heroicas en un solo personaje. Luego vinieron más secuelas que respondieron simplemente mucho más apegadas a la historia original.

McTiernan, es uno de esos directores poco usuales, que eligió el genero más comercial del cine para buscar darle toque de innovación y apartarse de “lo que todos hacen”. Tal vez con Tony Scott comparta esa visión.

La carrera de McTiernan continuó con diversos resultados. Un éxito rotundo también fue “La Caza de Octubre Rojo”, pero luego otras películas que no fueron tan bien recibidas por el público. 

Hoy está más bien apartado de la industria de Hollywood actual a quien critica abiertamente y sin pelos en la lengua. 

En una entrevista al portal Holllywood Reporter manifestó:

“Odio la mayoría de los filmes de grandes estudios por razones políticas. En realidad no puedo verlos, me molestan desde el segundo en que arrancan.

Solo están haciendo adaptaciones de cómics. Hay acción pero no seres humanos, son filmes hechos por fascistas. Hacen que los niños del mundo piensen que nunca serán lo suficientemente importantes como para hacer una película sobre su vida. Y es un momento único en la historia del cine, antes no era así. 

Un niño podía aprender cómo debía actuar un hombre o una mujer con solo ver películas ¿Qué ha sido de esa moral? Los cómics sólo hacen héroes para los negocios”.

Fuentes:
– Hollywood Reporter
– Internet Movie Database
– Rotten Tomatoes
– Diario El Día

Rodolfo Insaurralde

Un comentario en «A 30 años de Duro de Matar»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.