El Parlante

Periódico Académico de Divulgación, Ciencia & Tecnología y Opinión de la Realidad Nacional, con óptica universitaria y patriótica.

Cine

Remember, remember de fifth of November

Hay películas que marcan época, más por lo que generan fuera de la gran pantalla, que por lo que logran en la misma. En este caso podemos hablar de «V for Vendetta» película estrenada en el año 2005 y que hasta hoy, trece años después sigue gozando de un cariñoso recuerdo del público.

La máscara de «V» se convirtió en una insignia de las luchas sociales de muchos lugares del mundo, principalmente en los Estados Unidos hasta hoy. Es el Joker quién está logrando generar esa misma reacción en las distintas manifestaciones de la actualidad. No obstante, esto no opaca la película que comentaremos brevemente.

La historia que tiene como protagonistas a «V» y Evey está ambientada en una Inglaterra gobernada por el fascismo en manos de un grupo llamado «The Party». Este gobierno tiene como características principales la persecución a opositores, minorías religiosas, ideológicas y censura a los medios de comunicación. Incluso, el uso de seres humanos como ratas de laboratorio  en experimentos biológicos al más fiel estilo nazi, entre otras atrocidades. Todos estos actos se desarrollan buscando que el líder del partido, Adam Sutler, permanezca en el poder bajo uno de los lemas más fuertes de la cinta: «Poder a través de la unidad. Unidad a través de la fé«.

Fuente de imagen:
Fuente de Imagen:
https://www.bolsamania.com/cine/actores-despedidos-de-sus-peliculas-en-muchos-planos-de-v-de-vendetta-el-actor-no-era-hugo-weaving/

«V» no es un héroe, él es algo más. Está guiado por una determinación de venganza digna de admirar. «Toda acción genera una reacción«, es una de las primeras explicaciones que da el protagonista en los primeros minutos de cinta.

La acción en este caso, es el modo de actuar del canciller Sluter y la reacción está personificada en V, quién motivado por los ataques cuasi terroristas que sufrió en aquel laboratorio de pruebas, no ceja en su búsqueda de venganza pero “con estilo”. La primera acción en contra del gobierno Inglés es hacer explotar una de las estatuas más icónicas del territorio anglosajón para posteriormente enviar un aviso e invitación a la ciudadanía a unirse el próximo 5 de noviembre, día en el que volaría el Parlamento en conmemoración de Guy Fawkes.

¿Quién fue Guy Fawkes? Bueno, pues fue un integrante de un grupo católico que intentó asesinar al Rey  Jacobo I en la fallida conspiración de la pólvora de 1605. Si, ocurrió un 5 de noviembre.

El plan de V era honrar a Fawkes cumpliendo uno de los mayores sueños de este último. Era la venganza por lo que éste, había pasado. Para llegar a esta situación límite, y, en el lapso de un año, V decide matar a todas las personas importantes involucradas vengándose de los sufrimientos que experimentó cuando era una rata de laboratorio.

Fuente de imagen:
https://geekcinemasociety.com/2017/04/13/34-v-for-vendetta/

Llegado a la fecha, enfrenta a las autoridades, con toda la ciudadanía apoyándolo con máscaras idénticas a la suya. Finalmente, y casi al borde de la muerte deja una frase para la posteridad: «Puedes matar al individuo, más no a la idea«.

Ok.

Esas no fueron las palabras pero se adecuan mucho a lo dicho por el protagonista y nos dejan ese mensaje de que las ideas siempre serán más importantes que el individuo que las fomenta. El hombre puede morir, más la idea que deja en tierra, es un legado difícil de olvidar, más bien, es algo que se mantiene por la porvenir.

Finalmente V, muere, pero no sin antes transmitir su idea fija en Evey como en el resto del pueblo que lo acompañó en esta Odisea. A esto se refería con que los hombres pasan, pero las ideas perduran en el tiempo.

«Se nos dice que recordemos la idea, no al hombre. Porque un hombre puede morir y ser olvidado. Pero 4000 años después, una idea aún puede cambiar el mundo«.

La película sienta bases claras de nuestra actualidad por más que haya sido estrenada hace más de diez años. Nos muestra como una estrecha relación entre el poder y los medios de comunicación lo pueden lograr todo, engañar sin asco a la opinión pública, inclusive. Esto lo vemos ejemplificado cuando, ataque tras ataque del protagonista, los medios tratan desesperadamente que la gente no se entere de la existencia de «V», un nuevo líder revolucionario que llegaba para quedarse, amenazando el status quo.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *