El arte de la violencia

!Comparte!

Quentin Tarantino nació en Knoxville, Tennessee y desde niño mostró una gran fascinación por el cine, ya que su madre solía llevarlo con frecuencia a ver películas. A corta edad se mudó junto con su familia a California, donde tendría mayor contacto con el mundo cinematográfico, sobretodo al conseguir su primer trabajo en un videoclub, en donde pasaba sus días viendo, discutiendo y recomendando películas a los clientes del lugar. Quentin ha mencionado que él nunca fue a una escuela de cine, pero que sí fue al cine, y al parecer, con muchísima frecuencia. Todo lo que conforma su manera de dirigir películas, nace de su profunda cinefilia.

‘Reservoir Dogs’ (1992). El cineasta preparando una toma exterior. fotogramas.es

Estos primeros contactos con la industria despertaron su interés y curiosidad, impulsándolo a realizar su primera filmación que nunca llegó a terminarse, My best friend`s birthday. A pesar de que nunca concretó este cortometraje, el interés seguía vivo en él y comenzó a tomar clases de actuación. Al mismo tiempo de estas clases, comenzó a trabajar en el que sería su primer guión profesional, True Romance, en 1987.

‘Reservoir Dogs’ (1992). Con Harvey Keitel. 
‘Reservoir Dogs’ (1992) https://rodajesdepeliculas.blogspot.com

Para el año siguiente, Tarantino había terminado su segundo guión, uno que lo lanzaría a la fama como escritor, Natural Born Killers. Sus primeras historias ya contenían un poco de esa temática violenta de sus filmes posteriores, algo que quedó manifiesto en su primer largometraje, Reservoir Dogs. Este proyecto comenzó cuando Tarantino vendió el guión de True Romance por 50,000 dólares, cantidad con la que pensaba financiar su primera película.

‘Pulp Fiction’ (1994). En 1994, escribió y dirigió otro título que le daría el reconocimiento total: ‘Pulp Fiction’. fotogramas.es

En esta época, Tarantino trabajaba como escritor para un pequeño estudio en Hollywood y ahí conoció a Lawrence Bender, quien lo contactó con Harvey Keitel. Keitel trabajaba en el Actors Studio y cuando leyó el guión, quedó tan impresionado que ayudó a financiar la película e incluso a conseguir a los actores. Fue así como una leyenda del cine contemporáneo nació.

Reservoir Dogs es una película nueva y diferente, con una perspectiva fresca, ya que mostraba las cosas desde el punto de vista de los mafiosos, en lugar de hacerlo desde el de los policías. Esta película, con sus críticas favorables, hizo que Quentin Tarantino se convirtiera en el director promesa de inicios de los noventa. En 1994, regresó con su segundo filme Pulp Fiction, y se consagró como uno de los directores más importante del cine contemporáneo. Esta película, que le hizo ganar la Palma de Oro ese mismo año, es considerada por muchos como su obra maestra.

Quentin Tarantino dirigiendo a Maria de Medeiros para su escena en «Pulp Fiction» 1994. rebloggy.com

A partir de entonces, Tarantino se ha dedicado a perfeccionar su papel como escritor y director. Es indudable que cada una de sus películas tienen lo que se podría llamar el sello Tarantino: incluyen personajes interesantes, complejos y multifacéticos, la violencia forma parte de sus films, pero nunca llega a ser la razón de los mismos, sino que se presenta como un medio de contar una historia o una consecuencia de las acciones de los personajes. Tarantino ha logrado lo que pocos: hacer películas ultra violentas que lleguen a ser de las más taquilleras, llegar al mundo del mainstream sin dejar de proyectar en Cannes.

Pulp Fiction. 1994. https://rodajesdepeliculas.blogspot.com
Bruce Willis y Quentin Tarantino detrás de escena, «Pulp Fiction» 1994. rebloggy.com

Los personajes de Tarantino son variados, pero todos tienen algo en común y es que tienen un distinto código moral que el resto de las personas. Ya sean gánsteres, soldados, policías, nazis, ninjas o novias buscando venganza, sus personajes pueden perpetrar crímenes, pero todos tienen cierto código de honor que marca sus límites y que les dice qué hacer y qué no. La violencia, para muchos de ellos, es una profesión, para otros una forma de vengarse de los que les hicieron daño.

Tarantino logra hacer de sus personajes figuras memorables, que con diferentes motivos o a veces sin ellos, sucumben ante todas y cada una de las debilidades humanas. Esta característica logra que tanto sus personajes como sus películas se sientan reales y cercanas al espectador, aún si las situaciones son puramente surreales.

‘Kill Bill’ (2003). Con Uma Thurman, su protagonista: Beatrix Kiddo, o La Novia, o Mamba Negra. fotogramas.es

Tarantino ha creado un estilo propio y único, que combina los estilos de sus géneros favoritos, haciendo de él, uno de los más puros autores recientes. Él expresa sus películas exactamente desde su punto de vista, por ejemplo, con Kill Bill, combinó el estilo de las películas de kun fu de Sonny Chiba y los spaghetti westerns.

Kill Bill’ (2003). Con Uma Thurman, su protagonista: Beatrix Kiddo, o La Novia, o Mamba Negra. fotogramas.es

Es el primero en decir que está fuertemente inspirado en la trama y en el estilo por sus películas favoritas y logra rendir homenaje a éstas, pero aun así sus películas tienen un toque único y propio.

‘Kill Bill’ (2003). Junto a David Carradine en interior. fotogramas.es

No podemos negar que el legado de Tarantino sea importante en la industria del cine actual y que persista durante muchas generaciones de cineastas por venir.

Es indudable que ha hecho aportaciones importantes, ya sean meramente técnicas, como movimientos de cámara y encuadres, o puramente creativas, cosa que podemos ver en sus montajes no lineales, o en su estética sangrienta inspirada en la violencia nipona de los grandes directores de cine del país del sol naciente, algo que hay que acotar, y que el mismo Quentin, nunca deja de mencionar, cada vez que tiene tiempo de emitir alguna opinión sobre sus influencias en el séptimo arte.

https://rodajesdepeliculas.blogspot.com

El legado principal de Tarantino es hacer de la violencia algo entretenido, disfrutable y estético, con directores como Robert Rodríguez ya siguiendo sus pasos. Gracias a él, muchos directores de cine independiente, que hace unos años no eran considerados por las grandes empresas, hoy producen películas con mejor contenido y calidad.

“Si no fuera un director de cine, sería un crítico de cine… Es la única cosa que puedo hacer bien«. Quentin Tarantino

Quentin Tarantino. https://rodajesdepeliculas.blogspot.com

!Comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *