El desfile de modas más importante y las mujeres más bellas

El desfile de modas más importante y las mujeres más bellas

Cada persona tiene un su mente impregnada un estereotipo de belleza distinta a la de los demás, un concepto subjetivo de lo más atractivo, de lo realmente hermoso. Pero esto se expande mucho más si hablamos de los estereotipos que las mujeres tienen de belleza física y principalmente, si nos ponemos a recorrer la historia del vestido y de la moda a lo largo de los siglos.

Es que no es muy difícil saber que hoy en día (ésa sería una afirmación generalizada, pero no del todo equivocada, desde el punto de vista de lo que «venden» las empresas que se dedican a este negocio), las mujeres en general, desean adquirir una silueta de diosas griegas, un cuerpo casi inalcanzable para muchas y que conlleva más tiempo de entrenamiento y preparación de lo que pudiéramos imaginar, soportar y sufrir.

Pero, ¿ya se nos cruzó por la mente saber de dónde provienen todos esos estereotipos de belleza casi inalcanzable? En un reciente artículo publicado en este medio se mencionaba:

“Marketing y publicidad, factores que durante décadas quieren hacer creer que el consumismo de tal o cual producto nos permitirá ser igual a quien lo publicita. Ambos influyen enormemente tanto en niños y adolescentes, en la forma de percibir el mundo, en las expectativas o deseos, todas esas influencias deberían ser positivas, en caso contrario deben ser contrarrestadas.” (1)

Creo que no nos damos cuenta de muchas cosas y principalmente del influjo positivo o negativo de los estereotipos modernos de belleza o elegancia.
El desfile más aclamado y deseado por todo el mundo del espectáculo y la moda; diseñadores, modelos, empresas, agencias, managers, artistas y más, puede ser considerado como una de las causas de que en esta otra galaxia del jet set, se siga vendiendo una imagen comercial de mujer extremadamente delgada, creado a este menester.

Se trata del “Victoria´s Secret Fashion Show (VSFS), un espectáculo que requiere prácticamente un año de preparación y organización para que se pueda llevar a cabo, un espectáculo que reúne a los mejores artistas del momento y a las mejores modelos del planeta tierra, damas casi perfectas, que con su belleza cautivarían y enamorarían a cualquier afición del mundo, organizado por la famosa marca de ropa interior femenina Victoria’s Secret, publicitando así sus productos, siendo el evento de moda más visto del mundo con millones de televidentes en 192 países.

Son las emperatrices de las pasarelas, las condesas del estereotipo, llamadas “ángeles oficiales”, que a diferencia de las simples modelos de moda, llevan su apariencia externa casi al límite de la perfección, féminas que se dedican en cuerpo y alma a ellas mismas, para conseguir los fines que persiguen: ser la mejor pagada y marcar tendencias a nivel mundial.

El sacrificio que se necesita para ser como ellas es casi insoportable, primeramente se necesita contar con una estatura superior al promedio de las mujeres, 1,75 m para arriba, es el estándar permitido, cutis sin imperfecciones o que con el maquillaje pueda ser cubierto en un cien por ciento, cuerpo totalmente tonificado con proporciones imponentes, con un menos del cinco por ciento en grasas en todo el cuerpo, y lo más importante: lucir un rostro angelical con una simetría lustrosa; reto casi imposible para cualquier mortal.

Pero hay algunas que con el pasar de las generaciones han logrado reunir los requisitos para triunfar y brillar con luz propia, ese es el caso de Naomi Campbell, Gisele Büdchen, Adriana Lima, Alessandra Ambrosio, Candice Swanepoel, Elsa Hosk, y otras. Top models, que se han convertido en la cara del estereotipo de belleza codiciado y anhelado por muchas mujeres en el mundo. El nivel de disciplina, compromiso y entrega ha dejado a muchas fuera del negocio y es que el estrés al que están expuestas estas verdaderas heroínas es altísimo y no todas tienen lo que se necesita en un universo competitivo en extremo.

Algunos dicen que el desfile VSFS genera un distorsionado concepto de belleza y promueve estándares e ideales erróneos, pero para otros lo es todo y más.

Carolina Herrera decía que:

“El dinero no compra la elegancia. Puedes usar un vestido económico, agregar una linda mascada, zapatos grises y una linda bolsa, y eso siempre será elegante. El verdadero estilo no se puede comprar con dinero. El estilo es algo sutil que se muestra en los pequeños detalles. No es la ropa que se usa, es la forma en la que se actúa, se mueve y se habla”.

Sin embargo, hoy en día, la elegancia o el estilo, son detalles insignificantes en el gran concierto del consumo masivo y de las modas impuestas por las grandes corporaciones de moda.

Antes que el estereotipo, propio de las modas que son flujos y reflujos históricos, la elegancia y el estilo no son fáciles de obtener.

Por Fernando Fleitas

Nota:
(1) https://www.facebook.com/…/a.179082672292…/955978881269783/…

Imágenes:

https://celebritatea.ro/…/16489e1f0e99054c4f9c6987737d540a.…?
https://www.downtownmagazinenyc.com/…/upl…/2014/10/dove.jpg…

El Parlante

2 comentarios en «El desfile de modas más importante y las mujeres más bellas»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.