El Intérprete de los Dioses

El Intérprete de los Dioses

No se sabe la exacta fecha del nacimiento de Ludwig van Beethoven. Se considera, por su origen, de una familia tradicional y católica del entonces Sacro Imperio Romano Germánico, que nació 1 ó 2 días antes de su bautismo, que se dio el 17 de Diciembre de 1770, en Bonn.

En efecto, los progenitores de Beethoven pertenecían o estaban muy cerca del clero católico. Su padre, al igual que su abuelo paterno, era maestro de música y tenor. Su madre, funcionaria del episcopado de la ciudad.

Se cree que en su juventud, Ludwig van Beethoven conoció a otro gran compositor, Joseph Haydn. En ese tiempo, compuso sus primeras obras, de evidente influencia clásica, con mucho de Mozart, y aún sin el tono distintivo y único de las posteriores que le dieron fama universal.

A finales del siglo XVIII empezó a perder el sentido de la audición, pero eso coincidió con el surgimiento de sus principales obras, como los primeros «Conciertos para Piano y Orquesta», y sobretodo, la legendaria «Sinfonía N°3 Eroica», que inicialmente estaba dedicada a Napoleón Bonaparte, y que marca un «antes y después» en la historia de la música erudita: es el inicio del «periodo romántico» y el fin del «periodo clásico».

Los «clásicos» como Wolfgang Amadeus Mozart o Joseph Haydn, se caracterizan en el desarrollo melódico de los temas principales en cada composición, con formas y estructuras más o menos regulares. Los «románticos», escuela nacida con Beethoven y que alcanzó su esplendor con Hector Berlioz y Richard Wagner, enfatizaban en la «pasión armónica» de las obras, la explosión orquestal y la capacidad de la música de transmitir historias y sensaciones, más que mera técnica y virtuosidad melódica.

Dados los constantes problemas de salud y amorosos, Beethoven entró en una meseta compositiva, que sólo los fue superando tras la composición de sus más célebres sinfonías, la «Quinta», la «Pastoral» (Sexta) y sobretodo, la Novena Sinfonía, más conocida como «La Gloriosa» o también «La Coral».

Totalmente sordo y casi ciego, falleció el 26 de Marzo de 1827. Su procesión fúnebre, acaecida en Viena, tuvo la asistencia de 20.000 personas y una de ellas fue Franz Schubert, quien portó antorchas y cargó varias veces el ataud.

Ludwig van Beethoven es, probablemente, el máximo genio de la música universal. Recibió influencias directas de Haydn, era admirador ferviente de Mozart, y sus obras calaron profundo en todos los compositores posteriores a su muerte. Los legendarios ciclos operísticos de Richard Wagner, la música programática de Hector Berlioz, y el post-romanticismo exultante y lleno de impresionísmo de Tchaikovksy, Rachmaninov, Mahler y Bruckner, son resultado directo de la obra de Beethoven.

___

IMAGEN: Escultura de Ludwig van Beethoven hecha por Max Klinger. Disponible en el Museo de Leipzig. (Internet).

Emilio Urdapilleta