El Parlante

Periódico Académico de Divulgación, Ciencia & Tecnología y Opinión de la Realidad Nacional, con óptica universitaria y patriótica.

Cultura Historia Universal Música

El Intérprete de los Dioses

No se sabe la exacta fecha del nacimiento de Ludwig van Beethoven. Se considera, por su origen, de una familia tradicional y católica del entonces Sacro Imperio Romano Germánico, que nació 1 ó 2 días antes de su bautismo, que se dio el 17 de Diciembre de 1770, en Bonn.

En efecto, los progenitores de Beethoven pertenecían o estaban muy cerca del clero católico. Su padre, al igual que su abuelo paterno, era maestro de música y tenor. Su madre, funcionaria del episcopado de la ciudad.

Se cree que en su juventud, Ludwig van Beethoven conoció a otro gran compositor, Joseph Haydn. En ese tiempo, compuso sus primeras obras, de evidente influencia clásica, con mucho de Mozart, y aún sin el tono distintivo y único de las posteriores que le dieron fama universal.

A finales del siglo XVIII empezó a perder el sentido de la audición, pero eso coincidió con el surgimiento de sus principales obras, como los primeros «Conciertos para Piano y Orquesta», y sobretodo, la legendaria «Sinfonía N°3 Eroica», que inicialmente estaba dedicada a Napoleón Bonaparte, y que marca un «antes y después» en la historia de la música erudita: es el inicio del «periodo romántico» y el fin del «periodo clásico».

Los «clásicos» como Wolfgang Amadeus Mozart o Joseph Haydn, se caracterizan en el desarrollo melódico de los temas principales en cada composición, con formas y estructuras más o menos regulares. Los «románticos», escuela nacida con Beethoven y que alcanzó su esplendor con Hector Berlioz y Richard Wagner, enfatizaban en la «pasión armónica» de las obras, la explosión orquestal y la capacidad de la música de transmitir historias y sensaciones, más que mera técnica y virtuosidad melódica.

Dados los constantes problemas de salud y amorosos, Beethoven entró en una meseta compositiva, que sólo los fue superando tras la composición de sus más célebres sinfonías, la «Quinta», la «Pastoral» (Sexta) y sobretodo, la Novena Sinfonía, más conocida como «La Gloriosa» o también «La Coral».

Totalmente sordo y casi ciego, falleció el 26 de Marzo de 1827. Su procesión fúnebre, acaecida en Viena, tuvo la asistencia de 20.000 personas y una de ellas fue Franz Schubert, quien portó antorchas y cargó varias veces el ataud.

Ludwig van Beethoven es, probablemente, el máximo genio de la música universal. Recibió influencias directas de Haydn, era admirador ferviente de Mozart, y sus obras calaron profundo en todos los compositores posteriores a su muerte. Los legendarios ciclos operísticos de Richard Wagner, la música programática de Hector Berlioz, y el post-romanticismo exultante y lleno de impresionísmo de Tchaikovksy, Rachmaninov, Mahler y Bruckner, son resultado directo de la obra de Beethoven.

___

IMAGEN: Escultura de Ludwig van Beethoven hecha por Max Klinger. Disponible en el Museo de Leipzig. (Internet).

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *