Josefina Pla, una figura trascendental

Josefina Pla, una figura trascendental

Muchas mujeres se han destacado a lo largo de la historia, llegando a ser consideradas un paradigma en cuanto a capacidad, habilidad o fuerza de voluntad, resulta casi inconcebible pensar en ello en un país con predominancia masculina en casi todos los ámbitos, pero nuestra heroína, supo forjar su destino mediante el análisis y la investigación sumada a una gran capacidad intelectual.

Poetisa, dramaturga, narradora, ensayista, ceramista, crítica de arte, pintora y periodista. Nacida en el faro Martiño, de la Isla de Lobos, en Las Palmas (España) en 1909; sin embargo según investigaciones se puede verificar en su cédula y en el juzgado de paz de Yaiza, España, donde se encontró su acta de nacimiento, que doña Josefina en realidad nació en 1903.

Aunque española de nacimiento, su nombre y su obra están totalmente identificados con la cultura paraguaya de este siglo, considerada como una de las principales representantes de la Generación del 40 y una de las precursoras del feminismo en el Paraguay.

Su personalidad innovadora trajo la modernidad al arte y la literatura paraguaya del siglo XX, actuando como guía a varias generaciones de escritores y artistas.

En 1926 llegó al Paraguay y se estableció en Villa Aurelia primero, y después, en Asunción. Desde ese tiempo y hasta 1938 viajo dos veces más a España, con su esposo el artista y miembro de la aristocracia de Asunción Julián de la Herrería, entretanto, colaboró en diversos periódicos y revistas del Paraguay con poemas, artículos y otros textos literarios. Su marido falleció en 1937.

A su regreso al Paraguay, un año después, se convirtió en una de las figuras más representativas del movimiento renovador, especialmente en poesía, que junto con ella encabezó Hérib Campo Cervera, sobrino carnal de su marido. (1)

Su obras siguen abarcando el campo de la creación literaria, más de cuarenta títulos en poesía, narrativa y teatro,la historia social y cultural del Paraguay, la cerámica, la pintura, y la crítica, por lo cual, con justicia es considerada como el más alto, fundamental e insustituible referente en materia cultural en el Paraguay en el presente siglo.

Dejando un gran legado un ejemplo trascendental en la cultura paraguaya, siendo reconocida aun como impulsora de la renovación del arte en Paraguay.

Algunas de sus obras poéticas fueron: “El precio de los sueños” (1934),”La raíz y la aurora” (1960), “Rostros en el agua” (1939), “Invención de la muerte” (1965), “Satélites oscuros” (1966), “Tiempo y tiniebla” (1982), antología. Así también se destaca en cuanto a sus obras teatrales, tales como: “Víctima propiciatoria”(1927), “La hermana impaciente”(drama); “Historia de un número”(1969), “Fiesta en el río”(1977). Coautora con Roque Centurión Miranda de “Episodios Chaqueños” (124), traducida al Guaraní; “Aquí no ha pasado nada”, premio del Ateneo Paraguayo (1942), “Sobre en blanco” segundo premio y “La hora de Caín”.

Plá, fallecía el 11 de enero de 1999, dejando un impresionante legado artístico y crítico a la cultura paraguaya, debiendo ser recordada siempre como un ejemplo a seguir por las nuevas generaciones, por haber dedicado sus capacidades y habilidades al Paraguay, su país de adopción.

Nota:
(1) https://sites.google.com/…/analis…/biografia-de-josefina-pla

Imagen Fuente: http://www.portaleducativo.gov.py/Espanol/Josefina_Pla.html

Camila Sánchez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *