A 90 minutos de darlo vuelta o de una dura eliminación

A 90 minutos de darlo vuelta o de una dura eliminación

El pasado jueves el Ciclón de Barrio Obrero hizo su presentación en los cuartos de final de la Conmebol Libertadores frente al campeón vigente el River Plate de Marcelo Gallardo. El equipo paraguayo no pasó nada bien,  ya que a los 2 minutos de la primera etapa el Var sanciona un claro penal de Larrivey sobre el uruguayo De la Cruz tras un planchazo.

Del Penal se encargo Ignacio Fernández quien le pegó de manera categórica colocando al portero Carrizo. Ese gol fue un baldazo de agua fría en la gélida noche de Buenos Aires.

 El gol del Millonario rompió todo esquema táctico del Ciclón que se vio obligado a salir, sin embargo  sus hombres fueron ampliamente superados por la notable velocidad de los argentinos.

Russo y sus dirigidos se vieron superados en todos los sectores de la cancha. Arzamendia y sus  horrores en la salida comprometieron en varias ocasiones a sus compañeros. A raíz de eso, en una jugada el Venezolano Amorebieta tuvo que ser sustituido al empezar el segundo tiempo por lesión. Por su vez ingresó Camilo Saiz.

El equipo Azulgrana fue un equipo sin alma, sin actitud y desconocido. Entre sus intérpretes no había sintonía. El Pachi con Ruiz, Haedo y Lavirrey estaban muy imprecisos. Ambos e pasaban hablando más con el árbitro que dedicarse a jugar.

Al doble 6 con Aguilar y Villasanti les costó una enormidad hacer limpia la salida. El primero, muy lento para los pases, y el segundo sin claridad en la generación de juego. Oscar Ruiz no inquietó ni por asomo con la velocidad que acostumbramos a disfrutar y deleitar.  

Una vez más, Cerro Porteño está perdiendo otra gran posibilidad de ir camino al sueño de la ansiada Libertadores. Sabemos que quedan 90 minutos de juego y que esto se puede revertir, ya que como dice el refrán “la esperanza es lo último que se pierde”.

Cabe resaltar que el club de la capital del sentimiento tiene antecedentes de dar vueltas series. No obstante esos equipos a quien Cerro dio vuelta en la vieja Olla, fueron equipos como Estudiantes de Mérida de Venezuela y Peñarol de Uruguay en su peor momento. No contra grandes rivales.

Para revertir la serie, lo ideal sería que los de Russo intenten un partido perfecto en lo táctico. La clave está en ser contundente arriba y no descuidarse atrás, porque si le llega a pasar como en el primer tiempo ante San Lorenzo que los jugadores se quedaron en el vestuario y nunca salieron a la cancha, el ciclón tiene que ir despidiéndose del sueño de la primera Copa y su sufrir una nueva eliminación como prácticamente todos los años.

Los de Gallardo no va a venir a refugiarse atrás. El conjunto de Núñez sabe lo que es jugar estas instancias, sabe sobrellevar muy bien la presión, y en pocas palabras le encanta jugar estos partidos.

Tocando el tema del Var. En el partido en Buenos Aires los dirigentes de Cerro se agarraron de eso para justificar el pésimo partido de los jugadores y el mal planteamiento de su DT. Empezaron a decir que se sintieron perjudicados por el Var, sin embargo a opinión particular, aclaro, no veo el porqué se van a sentir perjudicados, ya que los penales fueron bien sancionados. El gran error de Cerro estuvo en la defensa y la contención en donde perdieron muchos balones. La Dirigencia de Cerro tuvo cero autocrítica. Con toda sinceridad, pienso que ya es el momento en que deberían hacerse cargo de sus errores.

Dentro de todo, y a pesar del mal resultado, el hincha de cerro va acompañar y se va hacer sentir en la Olla. Todos los sectores habilitados ya fueron agotados. Eso es una premonición que, al menos en las gradas, será una gran fiesta. Ojalá sea una fiesta. Y ojalá esa fiesta y fervor se traslade a la cancha para que Cerro Porteño consiga la hazaña que lo coloque a semis y el sueño de la primera siga latente.

Jorge Ibarrola

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *