Racing Club, el gigante que se negó a morir

Racing Club, el gigante que se negó a morir

El Club Racing Club de Avellaneda es uno de los equipos más grandes de la Argentina y de toda Sudamericana, conocido como el primer grande, justamente por ser el primer equipo argentino en consagrarse campeón del mundo; además la Academia, como popularmente se la conoce es el cuarto equipo argentino con más títulos sumando 35 en su totalidad.

Más bien, este artículo no es para hablar de los pergaminos del club de Avellaneda, sino de esos tragos amargos de los que está lleno el fantástico deporte llamado fútbol.

Yendo 20 años atrás, siendo más específicos en el año 1999 cuando la Academia estaba hundida en una de las crisis económicas más grandes de todos los tiempos, el club debía alrededor de 66 millones de dólares debido a la inescrupulosa compra de jugadores buscando volver al sitial de campeón, ya que el último título tenía data del año 1966, si, 33 años habían pasado.

El momento más crítico de ese 1999 fue el 3 de marzo, cuando la síndico del club, Liliana Ripoll citó las siguientes palabras: «Racing Club, Asociación Civil, dejó de existir», realmente parecía el final de este gran club, pero nunca se vio venir la reacción popular que esta frase traería.

El 7 de marzo, cuatro días después, más de 30.000 hinchas de la Academia coparon el estadio del Cilindro de Avellaneda, iniciaron una gesta histórica, cuando el club literalmente caía a pedazos, los hinchas pusieron el hombro para salvar la institución que tanto amaban, ¿el equipo jugaba ese domingo? No, ya que el club estaba suspendido de toda competencia AFA, fue un genuino acto de amor racinguista.

El 9 de marzo, con el club ya habilitado para disputar el campeonato de primera división los hinchas acompañaron con una terrible caravana desde Avellaneda hasta Rosario a sus jugadores, Racing Club había sobrevivido a la tormenta, por el momento.

Se dice que un equipo en crisis no puede ser campeón nunca, mito destruido por este equipo que en el año 2001, ya gerenciados por otra gente obtuvo el campeonato de primera división de fútbol argentino.

Hoy la realidad del club es muy distinta, puntero en el campeonato doméstico a tres jornadas del final, en el campo económico no le puede ir mejor, vendiendo por semestre al menos un jugador por cifras cercanas a los 20 millones de euros.

El Club es autosuficiente.

Fuentes:

  1. http://www.diariopublicable.com/democracia/1362-1999—la-quiebra-de-racing.html
  2. https://es.m.wikipedia.org/wiki/Racing_Club
  3. https://www.google.com/amp/s/amp.tn.com.ar/deportes/after-play/el-dia-que-los-hinchas-de-racing-salvaron-al-club_375943

Jose Dielma

2 comentarios en «Racing Club, el gigante que se negó a morir»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.