Gimme that which I desire, ooh: Gimme fuel, gimme fire

Gimme that which I desire, ooh: Gimme fuel, gimme fire

Gimme fuel, gimme fire

Gimme that which I desire, ooh!

 

En estos turbulentos días pos pandémicos, sentimos cómo nos vamos volviendo cada vez más pobres los ciudadanos debido a la caída del poder de compra de nuestros ingresos. Los economistas explican de todas formas posibles las causas de la inflación y entre las más nombradas siempre están: El combustible y el dólar. Los chivos expiatorios de siempre. Pero es preciso considerar que existen problemas logísticos internacionales y nacionales, y tampoco debemos olvidar la expansión de liquidez a nivel mundial que afectó de algún modo también a los precios mundiales y que hoy los gobiernos quieren ocultar buscando culpar exclusivamente a la invasión rusa a Ucrania como el causante de la inflación en los países de la OCDE.

 

Pero el asunto que quiero abordar en este articulo no es la inflación, sino hablar de la suba del combustible que está afectando a toda la malla social, en especial a aquellos de menores ingresos. Veamos algunos puntos importantes para nuestro análisis:

 

El combustible afecta a gran parte de la cadena productiva de nuestro país, que, según el Viceministerio de Minas y Energía, posee una matriz energética cuyo consumo final depende en un 41% de hidrocarburos, 43% de biomasa (carbón, leña, etc.) y 16% de hidroenergía eléctrica, siendo que la oferta bruta de energía indica que el 46% de toda la energía producida es de origen hidroeléctrico (abccolor, 2022).

 

Un aumento del combustible incide en el precio de la canasta básica familiar, pero de manera limitada, ya que su peso dentro del IPC (Índice de Precios al Consumidor) es del 5,3%, según los datos del Banco Central del Paraguay (BCP, 2022).

 

En nuestro país no se produce petróleo, por lo que necesariamente depende de la importación de los hidrocarburos, eso implica dependencia total de los precios internacionales y del tipo de cambio del dólar estadounidense.

 

Según el Banco Mundial Paraguay posee 74.700km. De carreteras, 0 km. De vías férreas, 3.100km. De ríos navegables y posee 799 pistas de aterrizaje., Es decir, tenemos una dependencia casi total en medios de transporte poco eficientes como es el transporte de carreteras movido por hidrocarburos (Factbook, 2022).

 

El transporte terrestre en Paraguay según el CAF (Banco de desarrollo de América Latina), indica que el tránsito medio diario anual de nuestras carreteras están compuestos en un 62% por automóviles, 27,7% de motos, 3,4% de ómnibus y 6,9% de camiones (CAF, 2020).

 

Por tanto, es evidente de que el precio de los hidrocarburos incide bastante en el costo de vida de la gente a medida de cuánto depende del transporte su negocio y su trabajo. Es decir, el que se traslada en transporte colectivo, siente una incidencia menor que el que se traslada en su vehículo propio, y por supuesto, los que operan en el transporte de cargas y pasajeros, recibe mayor incidencia del combustible en su estructura de costos.

 

Es por ello que en estos días estamos viendo a taxistas, transportistas, camioneros, barrenderos, economistas, tractoristas, verduleros, ingenieros, carpinteros, etc. manifestando su malestar ante la seguidilla de subidas de precios de los hidrocarburos.

 

Pero recordemos que somos importadores (Y aún si no lo fuéramos), no solo de petróleo, sino de sus derivados, ya que no tenemos siquiera una refinería en serio, entonces es más que evidente nuestra dependencia de los mercados internacionales que, por su parte, han reportado subidas de precios impresionantes en los últimos meses, aproximadamente 70% comparado al año anterior y aproximadamente el doble del promedio de los últimos años. Esta subida no se debe solo a la invasión rusa a Ucrania, ya venía con esa tendencia alcista desde hace más de un año, la vuelta a la semi normalidad pos pandemia, un aumento a nivel mundial de liquidez y la lenta reactivación del sector productor de petróleo, en especial de la OPEP (Orbyt, 2022).

 

Lo llamativo es que la gente espera soluciones del gobierno a esta problemática con sendos cierres de ruta que se están realizando a partir de hoy, y da la impresión de que lo que piden es que de un plumazo el presidente decrete la reducción de los precios de los hidrocarburos, es más, hay meme que anda recorriendo las redes sociales donde recuerdan que en el periodo anterior hubo 3 reducciones en el precio y no 4 subidas de precio como ocurrió ahora.

 

Sin embargo, debemos recordarles que el gobierno necesariamente depende de solo 3 formas de financiarse: (a) Los recursos del tesoro público (Los distintos impuestos); (b) los recursos de crédito público (préstamos nacionales e internacionales) y; (c) los recursos institucionales (Tasas y tarifas). El otro medio por el cual se suelen financiar los estados es por medio de la emisión inorgánica de dinero, que al menos hasta ahora en nuestro país no ha sido utilizado de manera alevosa (Zarate A., 2010).

 

Con todo lo expuesto hasta aquí podemos ver que no existe mucho margen de maniobra para el gobierno en esta situación, incluso con las soluciones que muchos andan sugiriendo, veamos porqué:

 

Reducir el Impuesto Selectivo al Consumo: En este caso debemos considerar que en los distintos tipos de diésel rondan desde el 10% al 18% y las naftas desde el 24% al 38%, pero de qué? Pues según la reglamentación del ISC, estos impuestos se cargan sobre el precio de compra declarado en aduanas, luego se deben considerar los demás costos hasta llegar a la manguera expendedora, por tanto, no es como muchos creen que de G$ 7.000, pueda bajar a 4.900 de un plumazo si se retira el ISC. Además, el ISC está financiando otros menesteres del propio Estado, es decir, quizá paguemos un poquito menos, pero otros estamentos pasaran a reclamar por quedarse sin presupuesto.

 

También está entre las sugerencias la de retirar el ISC de los combustibles, pero compensar con la aplicación del ISC proporcional sobre otros bienes de consumo, que podrían ser bebidas, joyas, lácteos, etc. (Lo raro es que no se menciona cigarrillos, pero en fin…) Sigue siendo una medida parche, que lo pagaremos todos al consumir bienes de la canasta básica más caros.

 

Algunos reclaman de que amanecemos con subidas de precios desde que el sector pasó al dominio privado, pero debemos, a estas alturas, saber que el sector privado se adapta más rápido a los cambios que ocurren en sus respectivos rubros, el manejo de información es más eficiente y detectan más rápido si van a tener que pagar más dentro de semanas o meses por los combustibles para mantener el stock y las reposiciones. Petropar suele tardar más en hacer lo mismo, nada más.

 

Subsidiar es la otra alternativa, o subsidia a los emblemas privados o al emblema estatal, en ambos casos se debe encontrar una fuente de financiación, dicho de otro modo, se tendrá que recurrir a endeudamiento estatal o aumento de impuestos. Estas medidas pueden ser seductoras para un gobernante que piensa a corto plazo, pero puede resultar en problemas muy serios para las cuentas nacionales en mediano plazo, ya que estamos con un nivel de endeudamiento de 33,4% del PIB, es alerta naranja, y este endeudamiento seguirá aumentando cada día más, si los precios internacionales siguen subiendo (MH, 2022). Es una medida demasiado arriesgada.

 

También se habla de un fondo de estabilización del precio del combustible, calculado a las apuradas, de improviso, que contará con un capital de 100 millones de dólares (que pagaremos ya sea con algún impuesto o más deuda). Este fondo lo que buscará es subsidiar cuando los precios internacionales superen cierto rango y fondearse cuando los precios bajen hasta cierto rango, manteniendo estable los precios en el mercado nacional. También es algo que solo funcionará si los precios internacionales no oscilan demasiado.

 

Los precios cumplen una función inestimable en el funcionamiento de una economía, los precios condensan información y esa información es la que cada agente usa para actuar, planificar o reajustar planes. Distorsionar esa información puede resultar o quizá ya resultó en problemas que hoy día vivimos como el tránsito caótico. Por ejemplo: combustibles subsidiados desde décadas hasta hace unos años atrás, hizo con que el transporte por carreteras sea considerado un medio eficiente, dejándose de lado medios de transporte mucho más eficientes, se formó un gremio super poderoso que son los transportistas por carretera y los expendedores de combustibles.

 

Por otro lado, recordemos que casi el 30% de nuestras calles están compuestas por motocicletas y el 60% por automóviles que generan un caos impresionante en nuestras avenidas de acceso en las ciudades importantes y con un aumento del parque automotor que se duplica cada 5 años, todo esto es un efecto colateral de un sistema de transporte colectivo arcaico e ineficiente.

 

Por lo tanto, todas las medidas cortoplacistas que se tomen nos conducirán a problemas más graves a mediano plazo, pero como este país siempre se caracterizó por la alta preferencia temporal, me imagino que los manifestantes estarán contentos si logran que el gobierno les baje unos guaraníes el precio, y serán estos mismos quienes estarán reclamando más adelante del deterioro de nuestra moneda o del alto tipo de cambio del dólar, y es más, posiblemente seguirá subiendo el precio del combustible.

 

No creo que este gobierno y ningún otro pueda dar soluciones reales al problema del combustible, ya que en mi opinión, escapa de sus posibilidades reales, la suba del precio de combustible más bien deja en evidencia nuestro deplorable sistema de transporte, limitado a las carreteras, donde la gente prefiere comprarse para su moto o su auto en vez de desafiar a la muerte en los ómnibus que circulan por las ciudades y carreteras, aumentando cada vez más nuestra dependencia de los hidrocarburos con medios de transporte ineficientes y sin vías alternativas más eficientes ni siquiera en un futuro mediato.

 

Por Victor Ocampos.

 

Bibliografía

abccolor. (14 de Marzo de 2022). www.abc.com.py. Obtenido de https://www.abc.com.py/edicion-impresa/economia/2020/02/17/una-matriz-energetica-absurda-en-el-pais-de-las-hidroelectricas/

BCP. (14 de Marzo de 2022). www.bcp.com.py. Obtenido de https://www.bcp.gov.py/notas-tecnicas-y-metodologicas-i131

CAF. (2020). Análisis de inversiones en el sector transporte terrestre interurbano latinoamericano a 2040. Corporación Andina de Fomento.

Factbook, C. (14 de Marzo de 2022). www.cia.gov. Obtenido de https://www.cia.gov/the-world-factbook/countries/paraguay/#transportation

  1. (14 de Marzo de 2022). www.economia.gov.py. Obtenido de https://www.economia.gov.py/index.php/dependencias/direccion-de-politica-de-endeudamiento/estadisticas-y-publicaciones/deuda-publica

Orbyt. (14 de Marzo de 2022). datosmacro.expansion.com. Obtenido de https://datosmacro.expansion.com/materias-primas/opec

Zarate A., W. A. (2010). El presupuesto y el gasto público en Paraguay: aportes para un mejor entendimiento 2000-2009. Observatorio Fiscal (CADEP), 1-48.

 

 

Víctor Ocampos