La romántica aventura de los «Wallstreetbettors»

La romántica aventura de los «Wallstreetbettors»

La romántica aventura de los Wallstreetbettors

¿Ya se preguntaron alguna vez por qué cuando no juega su equipo de corazón, suelen alentar al equipo más débil? ¿Por qué hinchaban por Daniel San y no por el rubio (Ahora ya todos saben su nombre)? ¿Por qué en condiciones de neutralidad, alentamos a los Davids y no a los Goliats?

Las respuestas en las ciencias sociales no suelen coincidir, por eso considerando el trabajo de jonnathan Haidt, “La Mente de los Justos”, aquellos estudiosos cuyas matrices morales se basan en la “equidad/engaño”, (pilar éste que responde a los desafíos evolutivos de cosechar beneficios de asociación), considerarán que la tendencia a apoyar a los más débiles se debe a algún primitivo anhelo de equidad, el desear que los “Davids” tengan la oportunidad de ganar o el de evitar la consolidación de un alfa en la manada, etc.

Por otro lado aquellos estudiosos cuyas matrices morales son más diversificadas basándose en los pilares de “cuidado/daño” (Desafío evolutivo: Protección y cuidado de los niños), “lealtad/traición” (Desafío evolutivo: formar coaliciones), “autoridad/subversión” (Desafío evolutivo: cosechar beneficios de una organización jerárquica) y “Santidad/degradación” (Desafío evolutivo: cosechar beneficios de la higiene y evitar contaminantes) (Haidt, 2012), consideran que tal comportamiento (apoyar al débil) responde a un cálculo de costo/beneficio. El costo emocional de apoyar al débil o al más fuerte es mínimo, pero la satisfacción emocional de una victoria del más débil es enorme, pero la derrota del más fuerte genera una pérdida mucho más intensa emocionalmente. Es decir, una potencial derrota ya se tiene por dada en el caso de apoyar al más débil, por ello, si ocurre la derrota, no afecta tanto emocionalmente, sin embargo, cuando una victoria se tiene como dada, pero no ocurre, entonces si tiene un efecto emocional importante y los humanos valoramos de manera distinta las pérdidas de las ganancias. Las apuestas dan el componente cuantitativo a esta situación.

Todo esto traigo a colación debido a la historia romántica que se creó en torno a los “short squeeze” que se cree que realizaron un grupo de chicos que coludieron vía Reditt (foro Wallstreetbets), para forzar la suba del precio de las acciones de una empresa de videojuegos llamada Gamespot, y de ese modo perjudicar a los “Hedge Funds” que habían asumido una “posición corta”, la hinchada está feliz.

Pero antes de continuar me gustaría aclarar algunos vocabularios y hacer unos bosquejos de cómo funciona el mercado financiero para que se vea clara la película. Si algún lector es experto en temas bursátiles y desea corregirme o agregar algo, estamos a las órdenes, yo solo explicaré en base a mi formación académica sobre el tema.

El mercado de fondos en un sentido general, está formado por el conjunto de instituciones, cuyo fin primordial es canalizar el flujo de fondos desde unidades superavitarias (ahorro) a unidades deficitarias de fondos (prestatarios), así como facilitar y otorgar seguridad al movimiento de dinero y al sistema de pagos. Está compuesto por los intermediarios financieros (banca, financieras, cooperativas, etc.) que captan recursos mediante el pago de una tasa pasiva de interés y los coloca en forma de préstamos cobrando una tasa activa de interés, estos agentes se interponen entre el ahorrista y el prestatario, es decir, el que ahorra no sabe en qué o adónde invertirá la entidad financiera. El otro componente del mercado de fondos es el mercado de valores (o bolsa de valores), en este mercado, aunque existan las entidades vinculantes, las unidades superavitarias son conscientes del destino de sus fondos. Dicho de otro modo, el ahorrista sabe adónde fue a parar su dinero. Como este último es un mundo aún no tan desarrollado en nuestro país, me enfocaré en él.

Si te sobran algunos fondos, la opción primera suele ser la caja de ahorros en un banco, (bueno, en Paraguay suele ser comprar algún terreno) pero si el rendimiento no es del todo convincente pues se buscará mayores rendimientos y el rendimiento va de la mano con el riesgo, a mayor rendimientos, mayores riesgos de perder, así puedes optar por una caja mutual de inversiones, puedes comprar bonos del tesoro o corporativos, acciones, divisas y luego todo lo que el mercado de derivados te puede ofrecer, como opciones, futuros, swaps, etc. Las unidades deficitarias de fondos (las que necesitan financiación para algún proyecto), en lugar de recurrir a los bancos, pueden recurrir al mercado bursátil, donde pueden acceder a fondos a costos inferiores o con mayor rapidez de lo que podría ser por medio de un préstamo bancario. La empresa X desea financiar la ampliación de su nave industrial, para ello contrata una casa de bolsa quien le facilitará un corredor de bolsa, si el proyecto es convincente se ofrecerá sus bonos o sus acciones en el mercado primario. Hey!, ¡más despacio cerebrito! Aclaremos algunos puntos.

Bolsa de Valores: es una empresa que facilita la infraestructura física y virtual para la realización de transacciones financieras, además de exigir la transparencia de quienes participan en ella con el objeto de reducir al máximo los costes de transacción.

Bonos, son títulos de deuda emitidos por la entidad que necesita fondos. Son contratos en el que la empresa se compromete en devolver el valor facial del bono a su vencimiento y a pagar unos cupones (rendimientos) periódicamente hasta la maduración del bono. Para que convenza a las unidades superavitarias debe presentar sus estados contables y ser auditado y autorizado por la Bolsa de Valores (Villegas Hernández & Ortega Ochoa, 1997).

Acciones, son títulos de propiedad parcial de una empresa, los emite la empresa que necesita fondos y otorga derechos de acceso a los dividendos de la empresa al final del ejercicio y a voto en asamblea, dependiendo del tipo de acción emitida. También para ello las empresas deben presentar sus estados contables auditados y todos los requerimientos que buscan transparencia y reducción de costes de transacción.

También se negocian materias primas, divisas, tasas de interés, hasta agua.

Se negocian en el “mercado primario” cuando la casa de bolsa ofrece los títulos de la empresa necesitada a grandes grupos a ver si les interesa, éstos, si deciden adquirirlos, lo hicieron en el “mercado primario” tras la IPO (Oferta Pública Inicial), por lo general lo hacen para volver a ofrecer ya en el mercado secundario, y es en este mercado donde se genera digamos, el acceso al público general para la compra y venta de los activos y sus derivados.

Me limitaré a hablar de bonos y acciones. Los bonos ofrecen como rendimiento solo sus cupones y las acciones solo los dividendos potenciales. Por ello los primeros se los llama “títulos de renta fija” y a los últimos “títulos de renta variable”, no obstante, al ser negociados los títulos en el mercado secundario, nace otra posibilidad de obtener rendimientos, y es la valorización de los títulos. La valorización se da de acuerdo a cómo la infinidad de participantes desean hacerse o deshacerse de los activos.

Para una explicación sencilla, todos somos especuladores ante la incertidumbre que es la vida misma. Supongamos que te sobra algo de dinero y decides comprar un activo, digamos un terreno (activo no líquido), la esperanza de que esa compra sea una inversión radica en que los terrenos aumenten de valor, eso se da cuando otros sujetos están dispuestos a entregar más dinero por los terrenos, tu terreno se valoriza gracias a eso, pero solo pasará a generar un beneficio líquido, cuando lo vendas. Si resulta que existe una inundación recurrente en el área, mucha gente preferirá comprar terrenos en otra parte, por tanto, buscarán deshacerse de sus terrenos para comprar en otro lugar, eso desvaloriza tu activo, puede ocurrir también que se te ofrece el automóvil de tus sueños a precio de ganga, por lo que decides vender tu terreno para comprar el auto. Para poder hacer una “venta rápida” del terreno, pasas a ofrecer a un precio inferior al del mercado, si logras vender, el precio de los terrenos pasará a tener como referencia la última venta. Lo mismo ocurre con las acciones y bonos, por eso los precios oscilan, la única diferencia es que resulta más fácil comprar o vender acciones y bonos en un mercado de valores desarrollado, que terrenos, por ello se dice que los activos financieros son líquidos, a diferencia de los inmuebles.

Ya estamos por llegar a las aventuras del título. En fin, el mundo financiero se compone de emisores e inversionistas y de diversos agentes especializados, algunos en crear mercados, otros en asegurar el cumplimiento de los contratos (las clearing houses), otros en calificar riesgos, existen los gestores, los analistas, los brokers, los dealers, los traders, las casas de bolsa, las plataformas para tradings, los grande bancos de inversiones, los gobiernos municipales, estatales y nacionales, los famosos Hedge Funds, Etc., pero todos deben someterse a las reglamentaciones de las agencias de regulación correspondientes, en Paraguay, la Comisión Nacional de Valores, en UK, la SEC o la FSA, en USA la CIIA, etc. Todos los mercados financieros tienen estrictas reglamentaciones y altas regulaciones ya que estamos hablando de dinero, lo que se busca es cumplimiento de contratos y transparencia en las transacciones. Sin confianza no hay negocio (Lacalle, 2014).

En ese ámbito de transacciones debemos saber que el objetivo o la máxima del mundo financiero del mercado secundario es comprar barato y vender caro, solo que a veces puedes vender primero para luego comprarlos. A cada compra alguien vende, y entonces los agentes asumen posiciones long (cuando primero compras para vender) o short (cuando primero vendes para luego comprar). La posición larga (long) es la más sencilla ya que se refiere a que alguien compra una acción a 10 esperando vender a 15, no hay secretos. Para entender un short voy a contar una pequeña historia.

Jorge es un sujeto que anda analizando el comportamiento del dólar, lo que hace la FED, los gastos del gobierno de USA, el crecimiento de su PIB, etc. y después de un exhaustivo análisis cree que el dólar va a caer, por ello pide prestado a Jörg 1.500 dólares a devolver en 1 mes pagando un interés de 3% mensual, y los vende a G$ 6.900 cada dólar hoy (abre una posición corta “short”), a la semana siguiente el dólar sube a 7.050, en la semana dos baja a 6.800, en la tres baja a 6.300 y en la cuarta llega a 5.800. En ese momento cierra su posición y vuelve a comprar los 1.500 dólares, pero a 5.800, devolviendo a Jörg sus 1.500 más el interés acordado. El balance de la operación nos da:

Ingreso por venta (hoy)

U$ 1.500,00 x G$ 6.900 = G$ 10.350.000,-

Egreso por compra a 1 mes

Interés 3% U$ 45,00

Capital U$ 1.500,00

U$ 1.545,00 x U$ 5.800 = G$ 8.961.000,-

Beneficio de la operación G$ 1.389.000,-

Bueno, ahora cambie Jorge a George Soros, dólares por Libras y tenemos el Black Wednesday y el quiebre del Banco de Inglaterra y la salida de la Libra del Euro (Un David derribando a un Goliat).

En fin, un “short” es prestar o arrendar acciones u otros activos, vender al precio de hoy, esperando que el precio del activo caiga, para volver a comprar más barato y devolverlos a quien te prestó.

Otro término importante a saber es el “squeeze” o estrangulamiento. Esto ocurre cuando todos los análisis fundamentales de los estados contables que hizo Jorge posiblemente estaban mal y en vez de bajar el tipo de cambio, empieza a subir y al final del mes debe devolver los U$ 1.545,00 pero a 7.500. No solo eso, las posiciones short o long no se realizan solo en el mercado “Spot” o de contado. Existen los mercados derivados, donde se negocian “Futuros” y “Opciones”, explicar esto requerirá un artículo completo, pero a grandes rasgos son contratos. Los Futuros son contratos de compra o venta en que el emisor del título se compromete a comprar un activo subyacente y el otro firmante a vender ese activo, al precio acordado, pero en una fecha futura, teniendo a la cámara de compensación como garante de la operación. Las Opciones pueden ser PUT o CALL, si es una PUT, el emisor se compromete a comprar y el tenedor tiene el derecho a vender al precio acordado en la fecha futura acordada, si es una CALL, el emisor se compromete a vender y el tenedor tiene el derecho a comprar al precio acordado en la fecha futura acordada, previo pago de una prima. Pero la clearing house (cámara de compensación) les obligará a realizar un depósito en garantía para la operación y tal importe aumenta o disminuye de acuerdo a las variaciones de los precios de los activos subyacentes. Si tienes una posición corta, y los precios suben, pues estás sufriendo un squeeze y debes decidir aguantar la posición o cerrar la posición antes del vencimiento para evitar mayores pérdidas. Aguantar la posición significa conseguir fondos para seguir manteniendo la garantía obligatoria de la operación. (Para más detalles pueden ver la película The Big Short) (Diez de Castro & Mascareñas, 1994).

Con todo esto, ahora explico lo que pasó con Gamestop, esta empresa que vende hardwares de video juegos en tiendas callejeras tuvo su climax en el 2016, a partir de entonces las plataformas online fueron desbancando a las consolas y eso se ve reflejado en sus balances. La empresa tiene una parte de sus acciones cotizada en Wallstreet (nombre de la avenida donde está la Bolsa de Valores de Nueva York), y los equipos de análisis contables, de riesgo y de rentabilidad llegaron a la conclusión de que esa empresa necesariamente tendrá que ir perdiendo su lugar en el mercado, ya que sus ventas disminuyen, por tanto, el monto de los dividendos también. Entonces tarde o temprano los tenedores de esas acciones se darán cuenta e intentarán venderlos (Como aquel dueño del terreno de nuestro ejemplo anterior), las Hedge Funds pagan millones a estos asesores para que les genere esa información y toman decisiones en base a eso. Lo que ocurrió fue que Melvin Capital (Una Hedge Fund) y otros grandes grupos inversores (Que captan fondos de pensionados, jubilados y otros interesados en invertir en Bolsa, y los administran) habían abierto una posición corta, es decir, arrendaron acciones de Gamestop, y vendieron al precio actual esperando a que el precio cayera (Short selling) y el volumen de arrendamiento llegaba al 140% del total emitido en bolsa, sin embargo, en un subforo de internet de Reditt, exactamente en Wallstreetbet, más de dos millones de jóvenes que andaban ya invirtiendo en el mercado financiero por medio de plataformas como Robinhood, se coordinaron para primero detectar las acciones más arrendadas (Es decir, con posiciones short) y decidieron comprarlas, la demanda de acciones de Gamespot de estos jóvenes hacía con que el precio de las acciones suban en lugar de bajar, generando presión a los posicionados en Short, ya que debían aumentar las primas o garantías para mantener su posición (squeeze). Los precios de las acciones de una empresa que daba señales de final de ciclo productivo, se dispararon y eso no era “normal”. Así es cómo se cuenta la historia de cómo los pequeños Davids generaron enormes pérdidas a algunos Goliats, y se notó cierta alegría en muchas publicaciones justamente por esa simpatía que se tiene hacia los que son más débiles. ¿Pero… Será que realmente fue así?

La gran mayoría de las Hedge Funds, aplican estrategias de protección y cobertura, es decir, tienen mezclas de posiciones cortas y largas en varios activos que a mediano o largo plazo les proporciona utilidades. Los que operan en largo (longs) son los Bulls (Toros) que compran una acción esperando que se valorice, se lo llama también alcistas, los que operan en corto (Shorts) son los Bears (Osos) que hacen dinero cuando la tendencia es bajista. Se debe recordar también que gran parte de las operaciones están pre-programadas en softwares de la bolsa para abrir o cerrar posiciones de acuerdo al algoritmo indicado, cosa que al ser máquinas hoy día aún se logra inducirlos al error, pero eso es otro tema, aunque algunos creen que debido a eso se tardaron en cerrar sus posiciones. Por ello, aunque quizá las operaciones en corto hayan generado perjuicios, los Hedge Funds mantienen sus rendimientos, y así los ahorros de los pensionistas, jubilados y otros capitalistas. Por eso hay una frase famosa en los mercados de Wallstreet que dice: “Bulls make money, Bears make money, Pigs get slaughtered”. La traducción libre sería: que los que operan largo hacen dinero, los que operan en corto hacen dinero, los cerdos son masacrados, los cerdos hacen referencia a los que se arriesgan demasiado esperando obtener altos rendimientos y que a mediano o largo plazo acarrean pérdidas enormes. Los chicos que compraron las acciones de Gamestop formaron un gran Boom (burbuja) en los precios de esas acciones y dicen que no se importan con el Bust que lo seguirá, pues están felices en haber derrotado a los Goliats. Esa es la parte romántica de la historia. Lamentablemente los chicos que compraron esas acciones difícilmente recuperen lo invertido. Pero esto es algo que se suele ver en los mercados cuando se aproxima un crash; a medida que la FED genere un aumento de masa monetaria (M0), bajando tasas de interés de los bonos del gobierno, aumenta la cantidad de dinero para hacer inversiones, los más cercanos a las esferas de poder (Gobierno y Bancos) tienen acceso inmediato a los nuevos fondos, pero éstos fondos van a los mercados bursátiles secundarios, no a inversión productiva, ejemplo de ello son los chicos que accedieron a dinero (Posiblemente subsidio gubernamental) y lo gastaron en compra de acciones de empresas que tienden a perder valor según los análisis fundamentales. Si algunas Hedge Funds realizaban una “Bear Raid”, que sería como una colusión de grandes grupos inversores para deliberadamente presionar los precios a la baja, serían sancionados por realizar una operación ilegal, según las reglamentaciones de la CIIA, eso es lo que reclamaron algunos grandes inversionistas, ya que los chicos de Reditt hicieron un “Bull Raid” deliberadamente.

Concluyendo, el Gamestop affair aún no concluye pero este tipo de aventuras financieras se dan debido al aumento de masa monetaria que realizan los gobiernos mediante sus bancos centrales con el objeto de cubrir déficit fiscales, intentar reactivar una economía o rescatando a entidades públicas y privadas ineficientes, dando una sensación de que todo sigue bien ya que cuando todo va bien es gracias a los políticos y sus técnicos, pero cuando todo va mal, es culpa del “libre mercado”, de los especuladores, de los fondos buitres, o algún otro participante del mercado y por tanto siempre se pretenderá mayor intervención gubernamental, pues los buenos son ellos. El mercado es nada más que un ecosistema en el que las personas intercambian propiedades sobre bienes y servicios y se desarrolla mejor con un marco institucional definido, el grado de libertad o restricción dependerá de tal marco institucional, cuanto más se trate de regular de acuerdo a los deseos de los ingenieros sociales, nacen los fallos del Estado que se tratará de resolver con más regulación, que a su vez gestará otro fallo en algún lugar más adelante. Pero esa ya es otra historia.

Por Victor Ocampos

Bibliografía

Diez de Castro, L., & Mascareñas, J. (1994). Ingeniería Financiera: La gestión en los mercados financieros internacionales. McGraw Hill.

Haidt, J. (2012). The Righteous Mind: Why Good People are Divided by Politics and Religion. New York: Pantheon.

Lacalle, D. (2014). Nosotros los mercados. Madrid: Booket.

Villegas Hernández, E., & Ortega Ochoa, R. M. (1997). Administración de Inversiones. Mexico DF: McGraw Hill.

Víctor Ocampos

36 comentarios en «La romántica aventura de los «Wallstreetbettors»»

  1. Place on using this type of create-up, I actually think that this Web-site demands a great deal more notice. I’ll likely be back once more to go through more, thanks for the data!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.