#Coronavirus: No jodamos más con la salud pública y la educación

!Comparte!

Obviamente no es nada agradable que el Covid-19 ingrese a cualquier país por lo peligroso que resulta para la salud humana y su contagio masivo. Sin embargo, este virus dejó en evidencia-para quienes fungen de gobernantes- que en materia de Salud y Educación, un gobierno no debe joder nunca.

Covid-19

Y es lo que sucede hoy en nuestro país, cuando impresentables como Silvio Ovelar saltan a anunciar que el Paraguay buscará un crédito de US$ 1.500 millones para inyectar recursos en la cartera de Salud, que más que nunca expone que a las autoridades actuales y pasadas, sencillamente les importó un carajo invertir en este servicio básico a lo largo de los años.

Senador Silvio Ovelar

Es por eso, simplemente, que nunca debería de agradar que parásitos como Nano Galaverna “donen “ sus salarios por sentir tal vez una tremenda culpa ante la situación actual. El propio Galaverna en sus redes sociales alegó que no podía dormir por la “preocupación” ante la crisis del coronavirus (1).
Pero no se olvide, estimado lector, que este mismo sujeto llegó a meter como planilleros a todo un equipo de fútbol (2), hecho que demuestra que su “congoja” más bien es una culpa tremenda por haber utilizado de forma tan burda un dinero público que hoy nos falta para hacer frente al coronavirus. Y lo más gracioso, pero terrible a la vez, es que ni siquiera fue su idea, se lo recomendó “un compueblano suyo”, un exfutbolista, según él mismo lo dice (3).

Nano Galaverna y su equipo de fútbol con sueldo del estado. Foto: La Nación

Pero basta de Galaverna, regresemos al punto principal, el empréstito proyectado. El Banco Interamericano de Desarrollo en varias ocasiones fue noticia en nuestro país cuando denunciaba que Paraguay estaba incluido entre los países que peor administran sus recursos, ya que, como es sabido, un gran porcentaje de los ingresos estatales son destinados al pago de salarios (4).

Si es que tu gobierno se dedicó tanto tiempo a invertir en gastos superfluos y salarios absurdamente altos para algunos cargos incluso absurdamente innecesarios, cae de maduro que tu gobierno no sirve, no se proyecta jamás para eventuales desastres; no tiene cultura de prevención pero sí, de sofocar incendios o colocar parches.

Y no hace falta ejemplificarlo con el coronavirus, está la epidemia del dengue, un hecho tan previsible como lo es la llegada del propio verano, y que el año pasado e inicios de éste causó estragos en el sistema de salud pública, que incluso el actual superstar Julio Mazzoleni reconoció que esta enfermedad colapsó al sistema (5), hecho que confirmó un secreto a voces: carecían de una planificación estatal para paliar la posible epidemia de una enfermedad hoy día ya casi “tradicional”. Es que esta enfermedad, con un buen plan de acción, puede ser erradicada definitivamente así como ya lo hicimos con la malaria en nuestro país, que no registra casos desde el 2011 (6). Síntesis: más de cuarenta muertos por la ineficacia estatal y una negligente forma pasiva de no actuar, de “no innovar”.

Ministro de Salud Julio Mazzoleni

Reiteremos, lo que un político siga robando hoy, será un triple gasto mañana. Es que es básico, imagínese no haber ahorrado dinero y haber gastado en pelotudeces, y de repente llega una emergencia que representa un gasto importante y entonces tenga que ir a alguna financiera chupasangre a pedir el monto que usted gastó tan imprudentemente meses antes.

Y es bajo ese mismo criterio que este crédito es indignante pero necesario, ya que la emergencia impera y no existe actualmente ningún margen de error, ya que tan solo un pequeño desliz implicaría que el coronavirus se salga de control.

No existe cosa más lamentable, patética y cretina que ver a estos políticos idiotas entender recién ahora la razón por la cual en salud pública nunca hay que dejar de invertir. Una pandemia de gran escala ya venía anunciándose por lo menos hace cinco años. Uno de lo “profetas”, si se quiere, que anunció que vendría una pandemia que golpearía con fuerza al mundo, es justamente Bill Gates, en el 2015 . (7)

No sirven a largo plazo esas patéticas “donaciones” que hacen con bombos y platillos, porque si algo sí se puede asegurar es que no será ésta la última pandemia que azotará al mundo. Así que si de verdad estos políticos quieren ayudar, deben empezar a ordenar el gasto público y dejar de llenar de planilleros al Estado. Empiecen a mirar a largo plazo y refuercen el sistema de salud y educación.

Si hay una lección que podemos aprender cuando pase el temblor es que debemos ser más exigentes con nuestros gobernantes y no dejar pasar nunca más ninguna desidia con las carteras pilares de todo estado: Salud y Educación.

Lo repetimos mil veces en este artículo, pero adrede. Repitámoslo mil veces cual Bart Simpson en la pizarra: NO DEBO JODER CON SALUD Y EDUCACIÓN.

NOTAS

  1. https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=3485257301548687&id=100001933555144
  2. https://www.abc.com.py/edicion-impresa/politica/equipos-de-futbol-con-sueldo-del-estado-1459460.html
  3. https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=3484858264921924&id=100001933555144
  4. https://www.ultimahora.com/bid-ubica-paraguay-paises-peor-gasto-publico-la-region-n2863779.html
  5. https://www.lanacion.com.py/pais/2020/02/13/mazzoleni-epidemia-del-dengue-sobrepasa-sistema-de-salud/
  6. https://www.bbc.com/mundo/noticias-44454195
  7. https://www.lavanguardia.com/vida/20200318/474249805105/coronavirus-prediccion-bill-gates-2015-catastrofe-epidemia.html

!Comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *