La educación durante el gobierno de Alfredo Stroessner

La educación durante el gobierno de Alfredo Stroessner

En una entrevista, el periodista y escritor Bernardo Neri Farina nos cuenta cómo la educación se deterioró a partir de los años 70 del siglo pasado, luego de que maestros adheridos al régimen tomaran la posta, durante la dictadura del gobierno de Alfredo Stroessner (1954-1989), periodo de varias reformas educativas.

Bernardo Neri Farina, docente, periodista y escritor. En el año 2003 publicó su primer libro “El Último Supremo: LA CRÓNICA DE ALFREDO STROESSNER”, que ganó la distinción Revelación Cultural del Año, otorgada por Cablevisión Comunicaciones (CVC). Su libro ha ganado gran prestigio que en la actualidad es fuente de consulta para historiadores, politólogos y se encuentra en catálogos bibliográficos en varias universidades del mundo. Fue presidente de la Sociedad de Escritores del Paraguay. Se desempeña como docente de la Universidad del Norte en la carrera de Periodismo de la Facultad de Educación y Ciencias Humanas.

¿Cómo fue la educación durante el gobierno de Alfredo Stroessner en cuanto a calidad y objetivos?

Hay que dividir en etapas el sistema educativo durante el stronismo. Hasta finales de los años 60 todavía había calidad sobre todo en la docencia. Aún estaban los grandes profesores tanto en el Colegio Nacional como en los colegios privados. A partir de los 70 se endureció aún más el pensamiento autoritario que buscaba utilizar la educación como una herramienta de propaganda del Estado, y los grandes maestros fueron desplazados por los adeptos al régimen, con lo que el sistema entró en franca decadencia.

¿Quiénes accedían a la educación primaria, secundaria y terciaria?

En el interior del país el acceso estaba más limitado por cuestiones económicas que por otros motivos. Los productores rurales muchas veces preferían que sus hijos los acompañaran en la chacra antes que fueran a estudiar. Pero de todos modos, se puede decir que la educación también posibilitó en aquellos años, pese al sistema opresivo, una movilidad social notoria.

¿Cuál era el costo para acceder a la educación?

Se pregonaba la educación gratuita, y de hecho eso se cumplía en el ciclo primario. Había buenas escuelas y buenas maestras, especialmente hasta finales de los años 70. Donde se notó una gran corrupción en el sistema educativo durante el stronismo fue en el ingreso a la Universidad Nacional. Se favorecía preferentemente a los adeptos al régimen.

En cuanto a educación científica y literaria ¿Hubo avances?

Un bachiller en Ciencias y Letras, como rezaba el título era un individuo mucho mejor preparado que los egresados del sistema secundario actual. Sobre todo se ha ido perdiendo calidad educativa en Humanidades, debido a que el sistema que se implantó en el stronismo iba dirigido a anular el pensamiento crítico, el razonamiento fino. En Historia solo se hablaba de “las glorias marciales”, y en Literatura, se iba dejando de lado a varios escritores que no comulgaban con el pensamiento del régimen, como el caso de Roa Bastos, Gabriel Casaccia, Rubén Bareiro Saguier y otros. 

¿Corrían riesgo los que se dedicaban al estudio?

Estudiar en sí no presentaba riesgos. Lo riesgoso era querer expresarse libremente y exponer el espíritu crítico.

¿Cómo puede calificarse la calidad de los docentes durante el gobierno de Stroessner?

Hasta fines de los años 70, casi magnífica. Después, pobrísima.

¿Había más obediencia y disciplina por parte de los alumnos?

Había más respeto al docente porque el docente se hacía respetar por su conducta y por su sabiduría. Eso se vio hasta la separación de la docencia de los grandes maestros, sustituidos por los adherentes incondicionales del régimen, en su mayoría gente de una gran mediocridad y una notoria corrupción.

¿Cuál fue la situación en cuanto a infraestructura?

En lo que atañe a Asunción, por ejemplo, había menos escuelas, pero la calidad edilicia era muy superior a la de las escuelas y colegios construidos en la actualidad. Muchas de aquellas viejas escuelas erigidas entre los años 50 y 60 continúan en excelente estado, mientras otras construidas 10 años atrás, están en una situación deplorable.

¿Cuáles fueron los elementos simbólicos del stronismo en la educación?

Uno de esos elementos fue la sacralización de la autoridad. La autoridad del “Superior Gobierno” era incontestable y no admitía críticas. Los gobernantes eran identificados con la patria misma. De ahí la exaltación extrema de los héroes militares que, gracias a la propaganda vía educación, se encarnaban en los gobernantes.

¿Cuáles son las consecuencias que aún persisten hasta hoy de la educación stronista?

La pauperización hasta extremos dolorosos del sector docente.

¿Qué se logró en materia de educación con el Servicio Cooperativo Interamericano de Educación, el Desarrollo de Educación Rural y el Proyecto de Educación Bilingüe?

Se logró una mejor formación de maestras rurales y, con la enseñanza en guaraní, se consiguió en cierto grado disminuir la deserción escolar entre los que hablaban únicamente esa lengua.

¿A raíz de que se dieron las reformas del 1957 y 1973?

En la primera reforma hubo una intención de mejorar el sistema educativo. Se implantó el sistema de 6 años de primaria, 3 años de ciclo básico y 3 de bachillerato y una fuerte acción sobre la formación docente. La segunda reforma estuvo ya más enmarcada en la necesidad de controlar a la sociedad a través de la utilización del sistema educativo como vía de propaganda del régimen.  Ambas reformas contaron con el fuerte apoyo de la Agencia de Cooperación Internacional de Estados Unidos (USAID).

¿Estuvieron condicionadas las reformas del 1957 y 1973?

Eso es indudable. Eran años duros de la Guerra Fría y la lucha contra la expansión comunista en América, sobre todo luego de la victoria de la Revolución de Fidel Castro en Cuba, condicionaba toda cooperación estadounidense.

¿Paraguay se integró a otros países para potenciar la educación, aparte de EEUU?

El Brasil contribuyó mucho desde los años 40, tras la visita que hizo al Paraguay el presidente Getulio Vargas en 1941. Fruto de esa visita se tuvo luego la Facultad de Filosofía, el Colegio Experimental Paraguay – Brasil y otras acciones encabezadas por la Embajada del Brasil en el Paraguay.

Fuente de la Imagen: Archivo Última Hora

William Legal

2 comentarios en «La educación durante el gobierno de Alfredo Stroessner»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.