250 años del natalicio de Ludwig Van Beethoven

250 años del natalicio de Ludwig Van Beethoven

Un día como hoy, pero del año 1770, nacía en Bonn, Alemania, uno de los compositores más importantes de la historia: Ludwig Van Beethoven.

Desde pequeño, su padre vió un potencial músico en el. Quería que siguiese los pasos de Wolfgang Amadeus Mozart, otro músico que se destacaba por sus dotes creativos y técnicos, y quien desde los siete años ya ofrecía conciertos frente a una escala inmensa de público. Es así que el padre de Ludwig lo estimuló para que desarrolle sus habilidades musicales desde pequeño.

En su primera travesía, viajó de Bonn a Viena para perfeccionar sus estudios musicales. En esa ciudad, silenciosamente, fue ganando notoriedad entre los círculos más íntimos de las familias adineradas, lo que le favoreció a obteber una buena cantidad de ingresos económicos y dotarse de recursos logísticos para pulirse.

Las composiciones de Ludwig van Beethoven constan de 722 obras escritas durante cuarenta y cinco años, desde su obra más temprana en 1782 (variaciones para piano en una marcha de Ernst Christoph Dressler ) cuando solo tenía doce años y todavía estaba en Bonn, hasta su última obra poco antes de su muerte en Viena en 1827.

Beethoven compuso en todos los géneros principales de la música clásica, incluyendo sinfonías, conciertos, cuartetos de cuerda, sonatas para piano y una ópera.

Sus obras van desde la necesidad de un solista hasta la necesidad de una gran orquesta y coro para actuar. Atravesó los períodos clásico y romántico, trabajando en géneros asociados con Wolfgang Amadeus Mozart y su maestro Joseph Haydn, como el concierto para piano, el cuarteto de cuerdas y la sinfonía, mientras que, por otro lado, sentó las bases para otros compositores románticos como Héctor Berlioz y Franz Liszt con obras programáticas como su Sinfonía Pastoral y Sonata para piano » Les Adieux «.

En lo personal, la vida de Beethoven estuvo marcada por una serie de patologías que repecutió considerablemente en sus trabajos y en su andar cotidiano.

Dentro del catálogo de enfermedades que Beethoven padecía se mencionan los siguientes: enfermedad inflamatoria intestinal, síndrome del intestino irritable, diarrea violenta, enfermedad de Whipple, depresión crónica, envenenamiento de mercurio e hipocondriasis, además de la sordera.

La sordera en el músico empezó a manifestarse a través de acúfenos, unos zumbidos o silbidos que se escuchan en uno o ambos oídos sin que exista una fuente exterior de sonido.

La situación, inclusive, lo llevó a pensar en el suicidio en algún momento. Sin embargo, Beethoven abrazó la resilencia y en ese lapso trabajó en obras mundialmente conocidas conocidas como la Sinfonía n.º 5, los últimos cuartetos de cuerda y sonatas para piano, la Misa Solemnis y la Novena Sinfonía, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y convertida luego en Himno de la Unión Europea.

Beethoven sufrió un deterioro de la salud durante los últimos años de su vida.

Cuando se hizo evidente que no se recuperaría, sus amigos se reunieron para ayudar y presentar sus últimos respetos.

Los médicos de Beethoven realizaron cuatro operaciones menores para aliviar ascitis (hinchazón abdominal), de las cuales la primera resultó en infección, las otras no.

El 24 de marzo recibió la extremaunción y el 26 de marzo perdió el conocimiento y murió esa misma noche. El periodista Alexander Wheelock Thayer, relató la muerte del músico de la siguiente manera: «Ante este espantoso y sorprendente trueno, el moribundo de repente levantó la cabeza del brazo de Hüttenbrenner y extendió majestuosamente su brazo derecho, como un general dando órdenes a un ejército. Esto fue sólo por un instante, el brazo se hundió hacia atrás, retrocedió. Beethoven estaba muerto».

El Parlante

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.