El Parlante

Periódico Académico de Divulgación, Ciencia & Tecnología y Opinión de la Realidad Nacional, con óptica universitaria y patriótica.

Efemérides Entrevistas

La conquista de los hombres del norte

El desembarco en Normandía, fijó en la memoria de la historia, el sacrificio de miles de soldados que lucharon feroz e intensamente por las playas francesas. 5.000 barcos, 8.000 aviones y 130.000 hombres repartidos en ocho divisiones durante la primera oleada, se lanzaban sobre Francia para hacer llegar a Europa el mayor ejército jamás transportado, y de esta manera abrir el frente occidental y arrinconar definitivamente a la Wehrmacht de la Alemania nazi.

Imagen panorámica de la playa de Omaha en la que se puede apreciar una gran concentración de, barcos, zepelines, soldados, vehículos 6×6 y jeeps dispuestos a abandonar la playa. Imagen NatGeo

Pierre Miquel nos introduce a la situación alemana antes del Día D:

“El comandante en jefe, von Rundstedt, dispone en Francia de cincuenta y nueve divisiones, cuarenta y una de las cuales se encuentran al norte del Loira. Veinticuatro divisiones de infantería y cinco Panzerdivisionen están en La Mancha de uno y otro lado del Sena. Rommel sólo tendrá siete divisiones en el lugar del ataque (una de ellas blindada) para rechazar inmediatamente a los Aliados. Se apoyan en el muro del Atlántico, sucesión de defensas bastante flojas construidas a lo largo de las costas por la Organización Todt. Hitler no cree en un desembarco en Normandía. Cuando recibe las primeras informaciones, estima que esa operación es sólo un ardid para disimular la gran invasión prevista en el Norte. Deja pues al norte del Sena quince divisiones de infantería y tres de Panzer. Error fatal: a las seis y treinta los norteamericanos lanzan los tanques anfibios, seguidos de rangers, en el sector Utah”. ¹ p. 591

Pero qué podemos escribir nosotros si no vivimos el momento crucial, no estuvimos como testigos de esa gran batalla por la reconquista de Francia.

El Cuartel General Supremo de la Fuerza Expedicionaria Aliada. En la imagen se pueden apreciar a los 7 comandantes del Cuartel General Supremo de la Fuerza Expedicionaria Aliada. De izquierda a derecha: sentados, el mariscal del aire Arthur Tedder, el general Dwight D. Eisenhower y el general Bernard Montgomery; de pie, el teniente general Omar N. Bradley, el almirante Bertram Ramsay, el mariscal del aire Trafford Leigh-Mallory y el teniente general Walter Bedell Smith.
Imagen: Imperial War Museum

Aún con nuestras limitaciones y falencias conseguimos entrevistar a uno de aquellos hombres que sobrevivieron a la batalla para contarlo, que junto a nuestras propias referencias, podrán arrojar un poco de luz sobre esta gran batalla de la historia, omitimos el nombre de nuestro entrevistado por su pedido exprés, por ende en los diálogos lo identificamos como “T”.

GO: ¿Qué significó esta operación?

T: La operación sin dudas desde el cuarte general aliado, fue la más compleja que se pudo planear no sólo en el trascurso de la gran guerra sino de todos los tiempos.

GO: Un planeamiento de meses…

T: Exacto, cada detalle fue puesto en duda antes de que comenzaran los últimos aprestos, la celeridad con que se produjo el asalto a Normandía requería una precisión y voluntad encomiables, por parte de los héroes que la perpetraron, tanto aliados como alemanes, murieron por lo que creían era su derecho defender…cuando la guerra comienza ya se olvidan las ideologías, solamente queda la fe.

Tal y como decía Pierre Miquel:

“El 6 de junio de 1944, al amanecer, los vigías de la Werhmacht descubren, por las troneras de sus Bunkers, la inmensa flota aliada que se acerca a las costas de Normandía. Sorpresa: el alto mando alemán esperaba una operación en el Paso de Calais. Hábilmente, por medio de una serie de ardides, los Aliados los habían engañado. La superioridad naval, aérea, técnica de las potencias se pone de manifiesto durante la invasión. Quinientas naves de guerra aniquilan a las pocas unidades de la Kriegsmarine que se atreven a atacar.  De cuarenta submarinos, sólo seis logran acercarse al lugar. Dos mil aviones aliados desalojan del cielo a los quinientos aparatos de la Luftwaffe. Trescientas dragas tornan navegables los canales de acceso a las playas; cuatro mil trescientas naves de desembarco esperan turno para lanzar hombres y materiales a la reconquista del Viejo Continente”.² pp. 588-589

Las embarcaciones Higgins con los soldados aliados. US National Archives

GO: ¿Cuál era el objetivo principal de esta gran operación del Día D?

T: Necesariamente, abrir una línea de acción aliada para liberar a Francia del yugo de Hitler y provocar el debilitamiento del eje en Europa, para así acogotar a la Werhmacht, de esa forma, quedarían sin recursos y el desenlace iría poco a poco, deslindándose para nuestros intereses: obligar a Hitler a rendirse.

GO: Su estrategia fue apresurada…

T: Sí, efectivamente al aumentar su zona de riesgo al abrir el campo de operaciones en varios frentes, hizo posible su caída más rápidamente.

GO: ¿Qué pasó durante esas primeras horas?

T: El cuartel general supremo de la fuerza expedicionaria aliada había dado la orden previamente, para iniciar el asalto a las playas de Normandía, eran en total cinco, que debían ser tomadas conforme avanzaban los cuerpos expedicionarios, Eisenhower recuerdo, era el que más nervioso estaba, su éxito dependería en gran medida de la capacidad de sacrificio de los soldados pero también, de que los señuelos ubicados en los lugares donde los nazis creían sería el asalto, fuesen efectivos. Si una sola cosa fallaba, por más minúscula que sea, podría llevar a la catástrofe y nuestros intereses serían pasto de los enemigos, muy preparados tanto para el ataque como para la defensa.

GO: ¿Quiénes conformaban el Cuartel General Supremo?

T: Eran el teniente general Walter Bedell Smith, el mariscal del aire Trafford Leigh-Mallory, el general Bernard Montgomery, el teniente general Omar N. Bradley, el mariscal del aire Arthur Tedder, el almirante Bertram Ramsay y el general Dwight D. Eisenhower.

“En 1944, los Aliados dominan el Atlántico. Setenta y cinco mil barcos pudieron atravesarlo para concentrar en Gran Bretaña a cuatro millones trescientos mil soldados y doscientos sesenta y ocho millones de toneladas de material. Einsehower no ha querido correr riesgos: ese prudente organizador tiene un estado mayor de cinco mil técnicos que animan la enorme máquina concebida para desembarcar en Europa sesenta y una divisiones norteamericanas, dieciocho británicas, diez francesas y una polaca, y abastecerlas de víveres, municiones y combustible”.³ p. 589

GO: ¿Las condiciones no fueron las óptimas?

T: Sabíamos que el clima no nos acompañaría y mucho menos, los alemanes que con su resistencia imposibilitarían que muchas partes del plan general se cumpliesen, por lo que en el momento crucial la capacidad de improvisación fue la máxima, imagínate ver a tus compañeros heridos y otros muertos al lado, y tú tratando de hacerle frente a las balas, esquivándolas o tratando de no pisar ninguna mina, la adrenalina es insuficiente cuando la oscuridad se siente tan cercana, es una experiencia que no se la deseo a nadie…

La máquina de mareas de Kelvin, la calculadora mecánica construida para William Thomson (más tarde Lord Kelvin) en 1872, pero mostrada aquí como revisada en 1942 para manejar 26 componentes de marea. Fue una de las dos máquinas utilizadas por Arthur Doodson (arriba) en el Liverpool Tidal Institute para predecir las mareas para la invasión de Normandía. (Fotos cortesía de Proudman Oceanographic Laboratory.). Fuente Imagen: Physics Today.

NOTA DEL ENTREVISTADOR: Aquí un silencio de nuestro testigo hace mella en el reportaje por lo que recordaremos a modo de introducción que ese día seis de junio fue gris y con mucho viento, lo que provocaba un oleaje tenebroso, que golpeaba los corazones de los cientos de miles de soldados embarcados hacia una muerte segura. Las lanchas esperaron el momento indicado para avanzar y desarrollar toda la estrategia aprendida de memoria, era el éxito o la muerte. Un fotógrafo heroico retrataría los pormenores de la masacre de las playas de Normandía al mundo entero, que en silencio podría apreciar cómo la liberación de Europa estaba en marcha, dejando atrás, un riachuelo contaminado de cadáveres de sus heroicos combatientes.

Los aliados contaban para las diversas operaciones con grupos de guerrilleros que formaban parte de la denominada Resistencia francesa, en el día del desembarco; serían de gran ayuda para atacar las retaguardias del enemigo, ¿pero quién impartiría desde “dentro” las órdenes para que estas brigadas fuera de la ley acompañasen los movimientos? Einsehower había impartido las órdenes, De Gaulle en Argelia, desde el “Gobierno Provisional de la República Francesa” planteaba que se debían seguirse dichas órdenes exactamente.

De esta forma, debían crear las condiciones adecuadas para que luego del restablecimiento del control aliado de las regiones de Francia, estas no quedasen en mano de los resistentes comunistas; de esto se encargarían los oficiales de la AMGOT (Allied Military Government of Occupied Territories.

En la imagen, Erwin Rommel supervisando las defensas costeras alemanas del Muro atlántico en abril de 1944.
Foto: German Federal Archives

El cuartel supremo entendió que una buena propaganda podría zanjar muchos posibles focos de resistencia a su propio favor, luego de la conquista de la región comprendida en su campo de operaciones por lo que prepararon y distribuyeron billetes de Banco marcados con la leyenda: “Comando Militar Interaliado”.  

“Ya en agosto de 1943 se aprobó el plan de invasión. El objetivo es desembarcar inmediatamente una fuerza de dieciocho divisiones que resistan el tiempo necesario para reacondicionar un gran puerto: Cherburgo, Nantes o Saint-Nazaire. Para limpiar rápidamente las playas, los ingleses han concebido tanques barreminas, tanques bulldozers, tanques lanzallamas para atacar a los Bunkers y tanques pasarelas para cruzar los fosos. Los dos “Mulberries”, puertos artificiales, albergarán a los primeros cargueros. Están construidos con elementos de cemento que se traen flotando desde Inglaterra y luego son ensamblados. Los norteamericanos han enviado quinientos Sherman anfibios”.⁴  p. 590

GO: Quisiera que nos comentes paso a paso la operación Neptuno, ¿de qué se trató?

T: Sí, fue la operación complementaria desarrollada en el marco de la operación general Overlord, que se describía como el desembarco y la conquista metro a metro de las playas Utah, Omaha, Gold, Juno y Sword, en cada una de ellas perdimos a grandes camaradas en una lluvia de balas y bombas. Fue realmente terrible pero al final del día pudimos cantar victoria en parte, la más difícil y cruenta batalla había finalizado, ahora se trataba de asentar nuestras posiciones y avanzar tierra adentro. Comenzamos temprano, los paracaidistas fueron los que iniciaron el periplo, su misión era la de establecerse en varios puntos para generar los “pivotes” en todo el teatro de operaciones de estas playas, de esta forma, el desembarco podría presentarse venturoso.

GO: Utah…

Playa Utah. Imperial War Museum

T: En las primeras horas de ese día las fuerzas aerotransportadas pisaron la playa; la lucha fue encarnizada por el control de ese punto, y cuando por fin se logró, se tuvo un conteo de 200 soldados muertos, heridos o desaparecidos, avanzando seis kilómetros. 23000 hombres de la Cuarta división de infantería de los EE.UU. Las oleadas del mar empujaron 1800 metros fuera del objetivo inicial. De esta forma las fuerzas aliadas podrían moverse hacia el interior de Normandía.

GO: Omaha…

Playa de Omaha. Imperial War Museum

T: 3000 muertos. Fue la más defendida. Los alemanes tenían fuerzas con gran experiencia en combate y entrenadas en el arte de la defensa costera. Las divisiones Primera y 29ª se abrieron paso a duras penas una vez que aterrizaron. Una pequeña apertura se presentaba al final del día. Los rangers, en Pointe du Hoc, consiguieron hacerse del control del acantilado tras un asalto que duró más de lo necesario, al costo carísimo de muchas vidas.

GO: Gold…

Playa Gold. Imperial War Museum

T: 25000 mil hombres. Gracias a los bombardeos aéreo y naval, que fallaron en Omaha, provocó la retirada incuestionable del sitio. Nueve kilómetros y medio avanzaron hacia el interior las fuerzas británicas, los bravos canadienses de la 3ª división que habían aterrizado en Juno se reunieron con ellos al final del día.

GO: Juno…

Playa Juno. Imperial War Museum

T: La idea era reunirse al final del día con las fuerzas británicas en Sword y Juno. Pero el imprevisto del mar y su incontenible fuerza hizo trizas los planeamientos, vehículos y equipo aerotransportado quedaron inutilizables en las arenas de Juno. Solamente pudieron conseguir uno de los objetivos que era afianzar las fuerzas con los británicos en Gold, no así en Sword, que fue una infernal lucha, muchas muertes se dieron en esta batalla.

GO: Por ultimo Sword…

Playa Sword. Imperial War Museum

T: La captura de Caén era el objetivo principal de esta parte de la operación Neptuno tuvo varios altibajos que imposibilitaron el éxito y son tres:

La geografía del terreno a ser controlado, en el que se congestionaron las fuerzas de manera irremediable.

La marea provocó no menos imprevistos lo que obligó a las fuerzas a improvisar sobre la marcha.

La efectiva defensa alemana en este sector.

La tercera división británica no pudo capturar Caén lo que supuso un cambio de planes no efectivo en el marco de las operaciones de importancia estratégica para la posterioridad al Día D.

GO: Muchas gracias por compartir con nosotros esta parte importante de la historia…

T: Gracias a ustedes por recordarse de un veterano de guerra caído en el olvido.

Como sabemos:

“Los preparativos fueron minuciosos. Desde el primero de abril los aviones fotografiaron las costas durante cuatro mil quinientas salidas, a fin de formar una banda con la imagen continua destinada a las fuerzas de asalto y a los artilleros de los seis acorazados, dos monitores y veintidós cruceros cuya misión es cañonear las defensas alemanas con obuses de muy grueso calibre. Se estudió cuidadosamente el efecto de las marcas sobre cada punto de desembarco, para calcular la hora óptima entre la pleamar, que impide el acercamiento en razón de los obstáculos submarinos, y la bajamar, que deja demasiado tiempo a los soldados al alcance de las armas automáticas del enemigo. Se previeron las instalaciones necesarias para desembarcar cada día dos mil quinientos vehículos y doce mil toneladas de abastecimientos. Un gigantesco oleoducto, Pluto, se tenderá a través de La Mancha”.⁵ p. 590

Los recursos Aliados fueron enormes, poco antes de la invasión los británicos aumentaron su producción, los norteamericanos enviaron nueve millones de toneladas de suministros a Gran Bretaña. Un millón cuatrocientos mil soldados norteamericanos cruzaron el Atlántico para el desembarco en Normandía. Recordemos que la operación Overlord fue la mayor estrategia planeada y llevada a cabo en la historia, coordinando ataques terrestres, navales y aéreos. De esta forma se logró destruir la línea de suministros alemana por toda Europa, ya alicaída por los intensos bombardeos aliados en la previa al Día D.

Médicos aliados atendiendo a los heridos. US National Archives

A finales de 1943, la famosa conferencia de Teherán, Iósif Stalin, Winston Churchill y Franklin D. Roosevelt, convirtieron sus diferencias en una Alianza monumental de cooperación para ganar la guerra.

Ya se cumplen 75 años desde que los Aliados invadieron Normandía. Todo lo necesario coincidió para que el éxito de la estrategia fuese efectivo. Militares, científicos, ingenieros, historiadores, matemáticos, políticos, todos trabajaron mancomunadamente para predecir las mareas que se generarían en los posibles días del desembarco, de esa forma, atacarían cuando la marea estuviese baja, así podrían destruir las trampas colocadas por los ingenieros nazis a las órdenes del Mariscal Rommel. Arthur Doodson, experto más importante en la ciencia de la predicción de mareas trabajó arduamente para que los objetivos se pudiesen cumplir apoyado por dos ordenadores analógicos mecánicos, uno de los cuales fue diseñado nada más y nada menos que por Lord Kelvin. Dos mil años de estadísticas fueron colectadas: desde Seleuco de Babilonia a Isaac Newton y del inglés al francés Pierre Simón de Laplace.⁶

La eficacia de la estrategia militar también se debió a la un montón de factores que amilanaron el progreso de las operaciones proyectadas, pero uno de ellos, de importancia capital, casi nunca recordado fue la investigación de las mareas; ello implicaba que con el clima en contra se tendrían vientos fuertes, olas altas lo que haría imposible el aterrizaje anfibio, a más de que el apoyo aéreo no sería tan efectivo y el apoyo naval emprendería ataques con alta imprecisión. El clima resultó ser un enemigo distinto, lo que hizo retrasar un día el desembarco que originalmente fue propuesto para el 5 de junio por el General Dwight Einsenhower y no sólo queda allí sino también, que finalmente fue electo el día siguiente para el despliegue del campo de operaciones Aliadas sobre Normandía.

Serían llevadas adelante mediante la utilización de los pronósticos meteorológicos que en esa predicción otorgaba ese momento de 36 horas para poder atacar. Algo que el mando militar alemán no pudo prever, ya que Rommel impuso su opinión a sus pares de que era prácticamente imposible invadir las playas de Normandía en esas condiciones climáticas, su decisión de ir a visitar a su esposa, por su cumpleaños, abandonando la sede el 5 de junio ya que a pesar de lo descrito, pensaba fehacientemente que con la marea alta los Aliados tomarían la decisión definitivamente, equívoco grave.

Las predicciones Aliadas sobre el comportamiento de la marea fueron precisas, realizándose de esa forma el desembarco, sin problemas; claro está que la batalla de los acantilados de Omaha fue una excepción, haciendo que los equipos de demolición perdiesen muchas vidas en su intento por destruir las brechas. Sin el conocimiento de estas variables climáticas hubiera sido casi un ataque a ciegas, y las bajas serían irremediablemente superiores en las fuerzas Aliadas.⁷

La importancia del desembarco en Normandía no se traduce en la más importante sino en la puerta de entrada a la victoria final, que se dio meses después con la muerte de Hitler y la rendición alemana. Férreamente los alemanes defendieron sus posiciones en Europa, pero la imposibilidad de aumentar su producción armamentística como de suministrar lo necesario a sus tropas en los frentes de operaciones hicieron que el cerco se fuese cerrando día a día, mostrando de ambos lados, en las batallas memorables, la consiguiente heroicidad de todos sus combatientes.

Once mil soldados, entre muertos y heridos habían logrado, cuando cayeron las tinieblas sobre Normandía y su teatro de operaciones, abrir una brecha en la defensa alemana de unos cincuenta kilómetros.

La liberación de Europa se veía en el horizonte con optimismo.

La caída de Hitler, estaba cerca.

También pueden consultar:

•https://www.nationalgeographic.com.es/historia/grandes-reportajes/desembarco-normandia-imagenes_12771/38

https://www.nationalgeographic.com.es/historia/grandes-reportajes/dia-d-playas-desembarco-normandia_12788/1

https://www.nationalgeographic.com.es/historia/11-magnificas-robert-capa-unicas-fotografias-desembarco-normandia_14326/3

¹Miquel, Pierre. La Segunda Guerra Mundial. (1990) Emecé

²Ibid.

³Ibid.

⁴Ibid.

⁵Ibid.

⁶ Physics Today. https://physicstoday.scitation.org/doi/10.1063/PT.3.1257

⁷Ibid.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *