Roald Amundsen y la conquista del hemisferio austral

!Comparte!

Un día como hoy, pero del año 1911, el explorador noruego Roald Amundsen y su equipo lograron convertirse en las primeras personas en llegar al Polo Sur, en lo que sería una carrera establecida con el oficial y explorador británico Robert Falcon Scott por la conquista del punto más austral de la superficie terrestre.

En un principio nuestro héroe noruego no tenía en mente ser la primera persona en conquistar el polo norte, sino el polo sur. El viaje ya estaba planeado. Amundsen había acercado su intensión al gobierno noruego para que este le concediera el buque “Fram” para la expedición. Sin embargo todo cambió en 1909.

Amundsen recibió la noticia de que el explorador norteamericano Robert Peary se había adelantado a la expedición del polo norte, por lo que se sintió en desventaja. Entonces para no abortar la expedición decidió cambiar el destino: Polo Sur.

La expedición  empezó. A mitad de camino, para ser más específicos, al llegar a la isla de Madeira, Amudsen envió a través de un telegrama la noticia de la expedición a Robert Falcon Scott, quien también se había anotado a las pretensiones de alcanzar el polo sur en lo que sería el ápice de la carrera por conquistar el sur.

Robert Falcon Scott

A principios de 1911, Amundsen navegó a la Bahía de la Ballena Antártica y estableció un campamento base 60 millas más cerca de los polos en donde se encontraba Scott. Luego, Amundsen y Scott partieron hacia el polo sur desde el campamento base usando un trineo siberiano, un pony siberiano y un perro, en octubre de 1911. Finalmente, la expedición de Amundsen ganó la ‘carrera’ para llegar al polo sur primero el 14 de diciembre de 1911.

El equipo expedicionario encabezado por Robert Sccott

Pero la historia no termina aquí. Mientras Amundsen regresó sano y salvo al campamento base a fines de enero, la expedición de Scott no corrió con la misma suerte suerte. El trineo que utilizó la expedición se averió, los ponys se escaparon y largaron a los perros siberianos, sin embargo decidieron continuar a pie. Recién el 18 de enero de 1912 el equipo se enteró que Amundsen y sus dirigidos habían llegado al polo sur. Era tiempo de volver.

Estatua en homenaje a Roald Amundsen, ubicado en Noruega.

El regreso se había complicado. Luego de mucho andar ya se sentía el agotamiento, el cansancio y por supuesto, el frío y sus salvajes tormentas. Scott era consciente que había grandes posibilidades que él y su equipo podrían no llegar sanos a destino, y así fue. Quedaron atrapados en su tienda, que estaba ubicada a 11 millas del campamento base. Dos miembros del equipo habían fallecido en un principio. Scott aguantó solo algunos días después, hasta que también pereció congelado.

De esta manera paso el tiempo. Amundsen fundó un exitoso negocio de envíos. Luego trató de convertirse en el primer explorador en volar sobre el Polo Norte. En 1925, en un avión, voló a 150 millas de su destino. Amundsen pasó el Polo Norte en un globo volador, tres días después de que el explorador estadounidense Richard E. Byrd lo hiciera en avión.

Posterior al descubrimiento de los registros de Byrd durante el viaje, se descubrió que se había alejado a 150 millas de su destino debido a una fuga de aceite. Estas condiciones hacen que la expedición de Amundsen sea el primer vuelo sobre el Polo Norte. Amundsen perdió la vida en 1928 cuando intentó salvar a varios exploradores cuyo globo cayó en el mar cerca de Spitsbergen, Noruega.

!Comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *