El Parlante

Periódico Académico de Divulgación, Ciencia & Tecnología y Opinión de la Realidad Nacional, con óptica universitaria y patriótica.

Efemérides

St. Patrick´s Day/Lá Fhéile Pádraig

Todos estamos familiarizados en los últimos años con las fiestas de San Patricio ya que existe un grupo de ciudadanos paraguayos que llevan adelante un proyecto hace años para los festejos por el centro de Asunción de esta festividad en honor del santo de origen irlandés. Pues hoy, en el año 461 después de Cristo este misionero cristiano, obispo y nada más y nada menos que Apóstol de Irlanda moría en Saul, Downpatrick, donde estaba asentada la roca de su primera Iglesia.

Muy poco se sabe sobre la vida de este santo la verdad, y es que la única válida, de algún modo, carta histórica testimonial proviene de él mismo, en el libro que tituló “Confessio” o “Confesiones” donde se relata la legendaria vida de este santo en modo autobiográfico.

Nació en Gran Bretaña, por extrañas circunstancias fue hecho prisionero y convertido en esclavo de una tribu de irlandeses, más allá del Muro de Adriano; una vez que escapó de su cautiverio escuchó una vez una voz durante el sueño que le explicaba la necesidad de volver a esos parajes, “volviendo a caminar entre aquellos mortales una vez más” para convertir a sus incrédulos habitantes a la religión cristiana, oficial por aquel siglo en todo el Imperio Romano; todo ello era explicado según la carta que se le había entregado en dicho sueño por un tal Victoricus que se titulaba “La voz de los irlandeses”.

Crédito: Milenio

Para lograr lo que la voz de dios le proclamaba como destino ineludible se unió a la Iglesia Católica, estudió para ser sacerdote en Gran Bretaña y tiempo después fue ordenado Obispo. En el año 433 llegó hasta el país irlandés donde predicó con suma prestancia y magnífico ahínco el Evangelio de Cristo, produciendo un fuerte impacto en las ciudades de Irlanda al llevar a cabo un gran proyecto de construcción de Iglesias.

Un hombre heroico dedicado al servicio de los más vulnerables, después de casi 40 años de predicar en la más austera pobreza, dando ejemplo con sus actos, la vanagloria de su Dios y la fe de su Iglesia, viajando por sombríos bosques y por iluminadas llanuras, como obrero de Cristo trabajó como un emperador en la iglesia primigenia en esas bárbaras tierras. Luego de tantas idas y vueltas, vicisitudes de la vida, falleció en la paz del Señor el 17 de marzo el que hoy en día es recordado como el Santo Patrón de Irlanda.

Numerosas leyendas y mitos sobre su vida y su personalidad han circulado desde entonces, uno de cuales ha sido el que más popularidad alcanzó y se incrustó en el corazón y orgullo de múltiples generaciones de irlandeses, que es aquella que cuenta que utilizó el famoso trébol de las tres hojas para explicar a los feligreses el significado de la Santísima Trinidad.

Lo más notable es que los irlandeses recuerdan siempre a su santo patrono no de manera triste sino con fiestas y abundante bebida espirituosa, algo que es el derecho humano fundamental de cada irlandés, el beber incontables cantidades de cerveza en recordación de su santo, costumbre que se fue extendiendo a varias partes del mundo y ni cortos ni perezosos, los paraguayos también conformamos esta red global de celebraciones de Saint Patrick. Una señal de que una celebración religiosa no necesariamente debe ser seria y de paso, entender un poco, cuál es el carácter irlandés.

San Patricio/Missouri History Museum. Wikimedia.

La famosa fiesta de Saint Patrick con su no menos famoso desfile por las calles de New York (que ha quedado eternizado en diversas cintas cinematográficas como State Of Grace/Tiro de Gracia) se originó en Estados Unidos, pero la primera organización de dicha festividad se celebró un 17 de marzo de 1601 en una colonia española bajo los auspicios y dirección de Ricardo Artur; luego de ello se extendió a Boston en 1737 y más tarde, a la Gran Manzana.

Esta celebración representa una forma de mantener siempre en mente el legado irlandés-americano y sirve para que desde otros países veamos a Irlanda como lo que es, un inconmensurable territorio de sorpresas que encanta al que tiene oportunidad de visitarla y tomarse una buena Irish Beer.

Así que ahora, sacá tu Guinness de la heladera y tomátela para festejar, aunque sea solo o con algún ser querido, la memoria de ese hombre que con su fe, levantó una nación.

Fuente: Daily History

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *