El Parlante

Periódico Académico de Divulgación, Ciencia & Tecnología y Opinión de la Realidad Nacional, con óptica universitaria y patriótica.

Especiales

Exiliados republicanos españoles en Paraguay: Avelino Rodríguez Elías [Segunda Parte]

Los motivos tenidos en cuenta para que el nombramiento recaiga en la persona de Avelino es que gozaba de un prestigio profesional, intelectual y social, ya que era un periodista reconocido, y tenía cierta experiencia en el campo político y conexiones sociales con figuras influyentes en la ciudad gallega, como ser el sacerdote Emilio Álvarez Martínez, pariente de su esposa. Tal era su influencia en política como en asuntos de interés local que se lo conocía con el apodo de O Resiño (El Reycito) y también aparentemente a las recomendaciones del inmigrante gallego establecido en Asunción, el pontedevrés Camilo Pérez y Pérez[1] que se dedicaba profesionalmente a la importación-exportación, además de ser uno de los promotores del Banco de España y Paraguay, colaborador de la Casa de América de Barcelona y Cónsul de España en Paraguay, por citar algunos cargos que ocupó.[2] 

Otro factor importante fue que en esos, años el Paraguay estaba experimentando un boom en sus exportaciones y el puerto en la ciudad de Vigo se había constituido en uno de los principales de España, transformándose en un lugar estratégico para el comercio de nuestro país.

Imagen extraída del libro Pasión por Vigo. Vida y Obra del cronista Rodríguez Elías del autor Gerardo González Martín.

Ya en el ejercicio de sus funciones como agente consular Avelino demostró ser muy activo, en comparación con su antecesor Joaquín Acuña Soage, quien se desempeñó en el cargo desde 1899 a 1916, para ello dictó conferencias, como la del 10 de enero de 1918 en el Centro Castellano de Vigo denominada Algunas Particularidades del Paraguay, donde señala las bondades del Paraguay y las posibilidades económicas que brindaba el país, es decir, su estabilidad política,[3] sus riquezas, el clima, el territorio con abundantes tierras fértiles, ríos navegables, la existencia de los Saltos del Guiará, ponderando que llegado el día que éstas fueran aprovechadas muchas industrias podrían crearse, también elogió el espíritu de puertas abiertas y flexibilidad de la legislación migratoria paraguaya.[4]

Imagen extraída del libro Paraguay del Paraguay en su primer centenario 1811-1911 de Ramón Monte Domecq.

Pero su actuación consular no se limitaba solo a las conferencias, sino también se extendía a la publicación de artículos en  distintos medios escritos gallegos, como por ejemplo en la revista Vida Gallega en mayo de 1917, donde señalaba las excelentes condiciones que ofrecía nuestro país para entablar relaciones comerciales.

Posteriormente en el Correo de Galicia se refiere en una nota escrita por nuestro biografiado sobre la Sociedad Española de Socorros Mutuos de Asunción, y las donaciones que fueron hechas por los socios para la construcción de la sede propia de la institución, resaltando las realizadas por los establecimientos comerciales Rius y Jorba y la de Pérez y Sanjurjo respectivamente, como demostración palmaria de la solidaridad existente entre la colectividad española asentada en el Paraguay.[5]

Fotografía del Presidente del Paraguay Eduardo Shaerer, quién nombró a nuestro biografiado como Cónsul del Paraguay en Vigo. Fuente Wikipedia.

En 1921 imparte otra conferencia, ésta en el Círculo Mercantil e Industrial de Vigo, denominada Relaciones Comerciales Hispano-Paraguayas, donde da cuenta de la producción nacional en materia de yerba mate, tabaco, maderas finas, plantas medicinales; pieles, plumas y en ñandutí.

También había señalado que durante la Primera Guerra Mundial, España ocupó un lugar de privilegio en lo referente a intercambio comercial con el Paraguay, quedando en segundo lugar, esto debido a la demanda internacional de carne, algodón y tanino que producía nuestro país, y que finalizada la guerra descendió al sexto puesto. Este acercamiento de España a los países latinoamericanos se dio principalmente por el conflicto bélico mundial librado entre los años 1914-1918 que provocó la interrupción de las relaciones comerciales con otras naciones europeas.[6]                                           

Imagen extraída del libro Pasión por Vigo. Vida y Obra del cronista Rodríguez Elías del autor Gerardo González Martín.

Entrada la década de los veinte Avelino forma parte del Cuerpo Consular, creado en 1920,  que quedó constituido en 1927 de la siguiente forma: lo presidía el Cónsul del Uruguay Eduardo García Huertas, como Vicedecano y Primer Tesorero el Cónsul del Brasil Mario S. de Saint Brisson, como Segundo Vicedecano y Secretario actuó el cónsul de México Félix G. Salinas y como Vocales los Cónsules de Panamá y Paraguay respectivamente Javier Puig Rodríguez y Avelino Rodríguez Elías.[7]

Un año antes, el 24 de febrero de 1926, nuestro biografiado fue nombrado por la Corporación Municipal, a propuesta del sacerdote Emilio Álvarez Martínez (O Resiño) mencionado anteriormente, Cronista Oficial de Vigo, nombramiento con carácter perpetuo, es decir, rige durante toda la vida del nombrado, pero Avelino fue despojado del mismo, como veremos mas adelante, una vez iniciada la guerra civil española y la consecuente persecución que sufrió por parte de los sublevados.   

Nota verbal por la cual el Gobierno Español concede el exequatur a Avelino Rodriguez Elías como Cónsul del Paraguay en Vigo. Fotografía Gentileza de Philip Duncan Webb.

De los resultados de las actividades de Avelino Rodríguez Elías como Cónsul del Paraguay en la ciudad olívica, coincidimos en este punto con Philip Duncan Webb, lo más probable es que debido a factores ajenos a él sus funciones comerciales tuviesen un éxito limitado, podríamos citar como ejemplos, el aislamiento geográfico del Paraguay que resultó ser un obstáculo para el fomento de relaciones comerciales, el costo alto de los fletes y la inestabilidad política que caracterizó el primer cuarto de siglo en el país, con cortos periodos de estabilidad, ya que los años inmediatamente anteriores y posteriores a la Primera Guerra Mundial se sucedieron en el país varios golpes de Estado y guerras civiles.[8]       

Soldados y milicianos republicanos en la guerra civil en España. Coloreada. periodistas.es.com

[1]Camilo Pérez y Pérez fue un inmigrante español, proveniente de la ciudad gallega de Pontevedra, se afinca en el Paraguay a fines del siglo XIX, específicamente en 1895, dedicándose al comercio como la mayoría de los españoles, fue propietario de la firma Pérez y Sanjurjo S.A. además se encargó de fomentar las relaciones internacionales a través de la creación del Banco de España y Paraguay, actuó también como corresponsal de la Revista Comercial Iberoamericana Mercurio y posteriormente designado delegado de la Casa de America, ambas instituciones americanistas barcelonesas. Fue nombrado en distintos cargos a comienzos del siglo XX, como ser Vicecónsul Honorario de España en Paraguay, miembro del directorio y presidente interino de las Oficinas de Cambios del Estado y la membresía en distintas entidades como ser: la Sociedad de Seguros La Paraguaya, la Compañía Paraguaya de Frigorífico y Carnes Conservadas, la primera en Paraguay y de la que fue su fundador, del Honorable Consejo Municipal de Asunción; Vocal del Ministerio de Hacienda por elección Popular, Consejero de la sucursal del Banco de España y America con sede en la capital paraguaya y miembro del Directorio de la Cámara y Bolsa de Comercio  de Paraguay, en 1914 presidió la mencionada entidad bancaria que tenía por objetivo principal fomentar y fortalecer el vinculo comercial entre ambos países. Dalla-Corte Caballero, Gabriela. Relaciones hispano-paraguayas durante la Primera Guerra Mundial: el Banco de España y Paraguay en Asunción. Anuario de Estudios Americanos, Numero 73 enero-junio. Universidad de Sevilla. Págs. 261.291. 2016. Monte Domecq, Ramón. La República del Paraguay en su Primer Centenario. 1811-1911. Compañía Sudamericana de Billetes de Banco. Buenos Aires. Págs. 104, 225. 1911.    

[2]Duncan Webb, Philip. La Actuación de Avelino Rodríguez Elías. Cónsul del Paraguay en Vigo (1916-1936). Ponencia presentada en el IX Simposio Internacional de la Asociación Española de Americanistas en la Universidad de Cádiz denominada América y el Mar en 2017. Agradecemos especialmente a Philip Duncan Webb de la Universidad de Santiago de Compostela el facilitarnos su monografía sobre la actuación de nuestro biografiado como Cónsul del Paraguay en Vigo, actualmente Duncan Webb se encuentra realizando una investigación, para su tesis doctoral, sobre la inmigración gallega al Paraguay en los siglos XIX y XX respectivamente.     

Fuente: «España en dos trincheras. La guerra civil en color». Documental.

[3]Estabilidad política  de poca duración y solo durante los mandatos de los presidentes Eduardo Schaerer y Manuel Franco, ya que los primeros años del siglo XX el ambiente político en el Paraguay se caracterizaba por la polarización en las posiciones, lo que daba como resultado golpes de Estado y Revoluciones. En otros términos, la primera mitad del siglo pasado en el país transcurrió con golpes de Estado, guerras civiles y una guerra internacional, la segunda parte estuvo marcada por dictaduras de corte totalitario. Freire Esteves. Gomes. Historia Contemporánea del Paraguay. Editorial El Lector. Asunción. Pág. 434 y sgtes. Verón, Luís. Ob. Cit. Pág. 132.  

[4]Esta conferencia fue editada en formato papel, bajo el auspicio de la Compañía Trasatlántica, empresa naviera, propiedad del Márquez de Comillas, que durante años estuvo ligada comercialmente a la Casa de America de Barcelona, en  sus navíos se transportaron los primeros envíos de rollos de madera paraguaya en 1914, año en que Camilo Pérez y Pérez fue designado delegado de la institución catalana. Duncan Webb, Philip. Ob. Cit.  

[5]Duncan Webb, Philip. Ob. Cit. 

[6]Duncan Webb, Philip. Ob. Cit.

[7]Gonzalez Martin, Gerardo. Ob. Cit. Págs. 99, 100.

[8]Duncan Webb, Philip. Ob. Cit.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *