Exiliados republicanos españoles en Paraguay: Guillermo Cabanellas de Torres [FINAL]

!Comparte!

BNE (Ofensiva republicana en el frente del Ebro). 25 de julio de 1938. Fuente: Elespañol.com

Es en 1938 que Guillermo Cabanellas ingresa a trabajar en el ámbito periodístico capitalino en el diario El País[1], cuyo director-propietario en ese entonces era Policarpo Artaza, oficio que le ayuda a conocer mejor el Paraguay, pudiendo de esta forma adentrarse en su realidad, llegando a ejercer como Jefe de Redacción en enero de 1940 (mismo cargo en el diario La Razón)[2]

BNE (Despedida de las Brigadas Internacionales en Tarragona). 23 de septiembre de 1938. Fuente: Elespañol.com

Es aquí que conoce y traba amistad con el también exiliado republicano español, el escritor gallego Avelino Rodríguez Elías, a quien califica de extraordinario periodista unido indisolublemente a el periódico Faro de Vigo, considerándolo un maestro y uno de los más entrañables amigos que tuvo en tierra paraguaya, otros compañeros de trabajo fueron Pedro Sayé, Sindulfo Martínez, Néstor Romero Valdovinos y Ernesto Báez.

El coronel Casado y el comunista Wenceslao Carrillo, tras exiliarse en Londres. 5 de marzo de 1939. Fuente: Elespañol.com

Rememora que con estos dos últimos el ambiente laboral parecía más el camerino de un teatro de comedias que la seria redacción de un diario, de cuyas ocurrencias disfrutaban los que trabajaban en la redacción, antes de que llegaran al público a través del Teatro Municipal o de los micrófonos radiales.[3]

Algunos artículos escritos por nuestro protagonista y publicados en El País versaban sobre temas históricos, literarios y de opinión como ser La Mujer Paraguaya, En Torno a la Fiesta de la Raza, Reflejos de una Ciudad, Los Caminos son los Pulmones de los Pueblos y El Día de los Héroes, éste último apareció en el diario La Razón de Asunción.

BNE (Desfile de la victoria, 19 de mayo de 1939). 1 de abril de 1939. Fuente: Elespañol.com

Otro exiliado republicano amigo suyo fue Genaro Escudero Pérez a quien conoció en Asunción una vez nuestro biografiado se instala en la capital, mantiene amistad con el abogado y escritor paraguayo Santiago Villarejo Rusconi,[4] relación  de amistad que perduró incluso una vez Guillermo Cabanellas se traslada a vivir a Buenos Aires, prueba de ello es que el escritor paraguayo prologa su libro Figuras, Paisajes y Leyendas Guaraníes publicado en Buenos Aires en 1974.

Según nuestro protagonista la razón principal por la que escribió este libro es para simbolizar la gratitud que sentía debía a nuestro país, al que un día de 1938 llegaba derrotado pero no vencido.[5]

Guillermo Cabanellas de Torres.

Durante los años que vivió en el país Guillermo Cabanellas tuvo una intensa labor intelectual ya que escribió una serie de libros que abarcan las áreas jurídicas, históricas y literarias, entre ellas podríamos citar: El Aborto y su Punibilidad, la excelente biografía titulada El Dictador del Paraguay Dr. Francia, la idea de escribir este libro nació de sus conversaciones con el Dr. Hipólito Sánchez Quell ya que existían cuestiones en las que divergían y esto le sirvió de acicate para investigar sobre el prócer paraguayo, Los Caminos y los Pueblos editado por la Oficina de Prensa y Propaganda del Ministerio de Gobierno y Trabajo del Paraguay, fue asesor técnico y literario del Álbum Gráfico de la República del Paraguay que fuera editado por D. Augusto Paredes en 1941.[6] También colaboró con escritos en diarios y revistas internacionales como ¡Aquí Está!, Leoplán[7], Nova Galicia de Argentina y La Mañana de Montevideo.             

Es en el año 1944 que abandona Asunción y se muda a la ciudad de Buenos Aires[8] donde se radica definitivamente, en cuanto a los motivos de su traslado a la capital argentina es que en la misma había mayores y mejores posibilidades laborales, también que las leyes migratorias de la Argentina a fines de los años treinta eran muy rígidas[9] para posteriormente ir suavizándose los requisitos de ingreso al país y dejándose a un lado las trabas legales (en un primer momento las autoridades argentinas le habían exigido un certificado de buena conducta) sumado a que su esposa Carmen de las Cuevas no se adaptaba al clima de nuestro país,[10] y el rumor, hasta ahora no comprobado por quien escribe estas líneas, de la animadversión del in illo tempore Presidente del Paraguay el Gral. Higinio Morínigo hacia su persona.

Los comienzos en la ciudad bonaerense fueron difíciles como bien refiere su hija Ana María Cabanellas de las Cuevas ya que…la gente todavía no se dio cuenta lo que pasaban los exiliados…no venían y ataban los perros con chorizos. Tuvieron que trabajar mucho y luchar desde abajo y no fueron gente feliz, extrañaban lo suyo, estaban acá sin quererlo… ellos habían dejado allá sus vidas, sus carreras, sus familias porque  sino los mataban… creo que fue muy duro para ellos… no sé, a mi padre le truncaron todo… nadie puede saber que es un exilio si no lo vivió.[11] 

Revalida su título de abogado y comienza a ejercer la profesión en el ámbito del derecho del trabajo,  patrocinando tanto a empleadores como a trabajadores, ayudando al desarrollo y sistematización de la por entonces novísima rama jurídica.[12]

En simultáneo con la labor jurídica comienza la de traductor y editor de libros, para ello alquila una oficina en el barrio porteño de Once para empezar a trabajar antes que una vivienda propiamente dicha, primeramente él y su esposa se alojan en casa de unos familiares, cuando el negocio editorial empezó a ser rentable pudo mudarse a una casa en el barrio capitalino de Palermo, en las inmediaciones de la Avenida de Las Heras, cerca de donde vivían otros exiliados como el poeta Rafael Alberti y su esposa María Teresa León, Niceto Alcalá Zamora[13] (con éste y sus hijos, además de con Leandro Pita Romero,[14] Guillermo Cabanellas trabó estrecha amistad), Manuel Ossorio y Florit también con éste lo une la amistad e incluso llegan a coincidir en el ejercicio y la docencia en la misma rama del derecho laboral, llegando a prologar Guillermo Cabanellas el diccionario de ciencias jurídicas, políticas y sociales escrito por Ossorio y Florit,[15] y antiguos residentes como Gonzalo Losada.[16]   

Guillermo Cabanellas de Torres.

Procede a la apertura de la librería Norte, que más adelante vendería al poeta y librero Héctor Yánover,[17] para fundar en 1944 la editorial Atalaya, en un principio todo el trabajo de selección, edición y venta de los textos recaía en su persona, también recibió la ayuda como traductora de su esposa Carmen de las Cuevas, principalmente cuando se trataban de libros de literatura[18], algunas obras escritas por Guillermo Cabanellas fueron editadas por su sello como El Aborto, su problema social, médico y jurídico (1945), Proa al Exilio (1946) que es una novela de los exiliados en América, siendo publicada bajo el seudónimo de William C. Towers, y el Diccionario de Derecho Usual (1946), también llega a editar dos libros de su amigo Avelino Rodríguez Elías como ser Mujeres de todos los Tiempos y el Delito Colectivo, cuya autora es Concepción Arenal,[19] pero incluyendo un estudio biográfico del periodista y escritor gallego quien llegó a conocer personalmente a la escritora mencionada.

En 1945 nuestro biografiado da a la luz el libro Los Fundamentos del Nuevo Derecho, obra ya comenzada en España en 1935 y que debido a la contienda civil española se perdieron los originales pero lo vuelve a escribir gracias a algunos apuntes conservados.[20] 

Para el año 1950-1951 Guillermo Cabanellas se ve obligado a cerrar la editorial Atalaya debido a que el ejercicio de la profesión de abogado le absorbía todo el tiempo y ya no podía dedicarlo a la editorial.  A fines de la década de los cincuenta sigue aportando a la literatura jurídica títulos como Derecho Constitucional Laboral (1958) en co-autoría con Eugenio Pérez Botija y Derecho Sindical y Corporativo (1959), el primero publicado en Madrid y el segundo en Buenos Aires. Es miembro fundador en la capital argentina de la Asociación Argentina de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social en 1957.[21]   

A comienzos de la década del sesenta ejerce la cátedra universitaria como profesor titular en la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires (UBA) en las asignaturas de Política Laboral y Social (1962-1970) y de Derecho del Trabajo (1960-1970), en esta última reemplazó en el cargo al Prof. Dr. Alfredo Lorenzo Palacios[22]. Otras casas de estudios bonaerenses donde enseñó fueron la Universidad de El Salvador y la John F. Kennedy (Decano del Dpto. del Trabajo y Profesor Emérito) extendiéndose a otros países como Ecuador, República Dominicana, Perú y Venezuela respectivamente.

Es también en estos años que vuelve a España después de más de dos decenios de ausencia, el primer viaje lo realiza en 1961, para posteriormente volver en 1966, 1968, 1969, 1971 y 1973 respectivamente, aprovecha estos viajes para recorrer los escenarios donde se desarrollaron distintas batallas de la Guerra Civil Española y recolectar información sobre la contienda bélica que plasmaría con posterioridad en sus libros, pero se quejaba de los obstáculos con que tropezaba cualquier investigador en España para indagar en los archivos oficiales y también que:

He podido comprobar también que la pasión sigue adulterando parte de la Historia de la Guerra Civil, por lo que esclarecer la verdad, más que un propósito, constituye un desafío o una aventura.[23]  

A la par de la enseñanza y del ejercicio de la profesión su labor como especialista del derecho laboral es fecunda, ya que da a conocer distintas obras como Introducción al Derecho Laboral en dos tomos (1960), Diccionario Militar, Aeronáutico, Naval y Terrestre en cuatro tomos (1963-1964) en colaboración con el Dr. Luía Alcalá-Zamora y Castillo, Derecho de los Conflictos Laborales (1966), Derecho Normativo Laboral (1967), Derecho de los Riesgos Laborales (1968), Compendio de Derecho Laboral (1968) en dos tomos y por último completa, en diez tomos, una de sus obras jurídicas más importantes, El Tratado de Derecho Laboral (1960-1968), que lo ubica con justicia entre los doctrinarios más influyentes de la rama del derecho del trabajo en Latinoamérica. También perteneció al consejo directivo de la revista Gaceta del Trabajo y en varias ocasiones ejerció la función de conjuez[24] de la Suprema Corte de Justicia de Buenos Aires.

A comienzos de los años setenta funda la editorial Heliasta con sus hijos Ana María y Guillermo, ambos abogados, especializada en libros jurídicos, donde publica sus obras Tratado de Política Laboral y Social en tres tomos con la colaboración del Dr. Luís Alcalá-Zamora y Castillo (1972), Repertorio Jurídico, de Locuciones, Máximas y Aforismos (1974), la novena edición del Diccionario de Derecho Usual en cuatro tomos (1974), Figuras, Paisajes y Leyendas Guaraníes (1974) y la segunda edición de La Guerra de los Mil Días,en dos tomos (1975) que versa sobre la guerra civil española. En 1977 publica otro libro sobre la contienda intestina en España, titulado Cuatro Generales en dos tomos, y en 1978 La Guerra Civil  y la Victoria. Guillermo Cabanellas se mantuvo siempre identificado con la Segunda República y con su nacionalidad española, la cual nunca cambió, pero agradecido al continente americano que lo acogió.       

El 27 de septiembre de 1972 fue el principal impulsor y primer presidente, de la fundación de la Asociación Iberoamericana de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social, fijando como uno de sus objetivos principales la cooperación entre todos los juristas que en los diferentes países se consagran al estudio y aplicación del derecho laboral, la Asociación Iberoamericana de Derecho del Trabajo, buscará dentro del área de una comunidad con problemas y situaciones afines que exigen igual tratamiento, para ello se encarga de organizar encuentros y congresos, constituir filiales en todos los países de Iberoamérica, propiciar y fomentar la unidad de todos sus asociados, etc.[25] 

Guillermo Cabanellas de Torres y Carmen de las Cuevas. Imagen: Wikipedia.

El 19 de octubre de 1995 y en atención a la importancia de la figura del Dr. Guillermo Cabanellas para el desarrollo del derecho laboral en Latinoamérica, se crea la persona jurídica Asociación Iberoamericana de Juristas de Derecho del Trabajo y la Seguridad Social Guillermo Cabanellas (AIJDTSSGC), conformada por especialistas en derecho laboral, avocados a la investigación, estudio y difusión de esta rama jurídica, etc.[26]  

En 1979 expande sus negocios en el ámbito editorial con la adquisición del conocido sello Claridad [27] que había sido fundado en 1922 por Antonio Zamora, realizaba personalmente la supervisión técnica de los libros editados con el objetivo de entregar un producto de primera calidad, con la ayuda de sus hijos. A comienzos de los años ochenta nuestro protagonista se encontraba preparando la tercera edición de su Tratado de Derecho Laboral, en plena actividad tanto profesional como académica y en la organización, en la ciudad de Buenos Aires, del congreso iberoamericano de derecho laboral, cuando cae enfermo y termina falleciendo, rodeado de su familia, amigos y colegas iuslaboralistas, el 13 de abril de 1983 como consecuencia de una pancreatitis.[28]                    


[1]El País fue un periódico de la capital que funcionaba en la casona sobre la calle Benjamín Constant  que lanzó su primer número el 14 de octubre de 1935, siendo su antecesor el diario El Orden propiedad de Gualberto Cardús Huerta, Policarpo Artaza quien ya tenía bastante experiencia en el ámbito periodístico y que había trabajado en éste último lo adquiere con la condición de cambiar el nombre, convirtiéndose en su director-propietario. Tras el golpe de Estado del 17 de febrero de 1936 el periódico es cerrado por el gobierno presidido por el Cnel. Rafael Franco, una vez depuesto éste en agosto de 1937 vuelve a salir a la luz, tras la muerte del Presidente José Félix Estigarribia en un accidente aéreo y la oposición del periódico al régimen del Gral. Higinio Morínigo, por Decreto Nº 4.838 del 27 de enero de 1941, obliga a entregar  la dirección del diario a Leopoldo Ramos Jiménez, en 1946 es atacada la sede del diario por simpatizantes del gobierno siendo a la sazón su director el Dr. Rafael Oddone. En marzo de 1947 dirigía el vespertino el Dr. Justo Prieto, ante el estallido de la Guerra Civil y la declaración de Estado de Guerra en todo el territorio nacional, el diario designa a un nuevo director recayendo el nombramiento en el redactor, y también exiliado republicano español, Avelino Rodríguez Elías, para ser reemplazado días después por un representante del gobierno. Su último director en 1968 fue el Dr. Emilio Saguier Aceval, cuando fue vendido a Constantino Rojas que en 1973 le da el nuevo nombre de Última Hora. Crichigno, Juan. Diarios del Paraguay. Edición del Autor. Págs. 366,367, 369. Asunción. 2010. González de Bosio, Beatriz. Periodismo Escrito Paraguayo 1845-2001 de la Afición a la Profesión. Segunda Edición. Intercontinental Editora. Pág. 203. Asunción. 2008.          

[2]Plá, Josefina. Ob. Cit. Pág. 146.

[3]Cabanellas, Guillermo. Figuras, Paisajes y Leyendas Guaraníes. Págs. 17, 18, 19, 20.

[4]José Santiago Villarejo Rusconi (1907-1996) fue un abogado, periodista, narrador y ensayista nacido en Asunción, autor de Ocho Hombres, novela publicada en 1934 en Buenos Aires, cuya portada fue realizada por el ilustrador paraguayo Juan Ignacio Sorazabal, que versa sobre la Guerra del Chaco, el mismo participó de la contienda como Oficial de Regimiento. Posteriormente publica otras obras como Cabeza de Invasión, Ojoooh La Sayyuvy, la serie de relatos Eutimio Salinas, varios cuentos, ensayos aparecidos en periódicos y revistas, fue publicada en forma póstuma Cuentos de la Guerra y de la Paz en 1999. Fallece en Asunción en 1996.   

[5]Cabanellas, Guillermo. Figuras, Paisajes y Leyendas Guaraníes. Pág. 25.

[6]Testimonio del Dr. Guillermo Cabanellas de las Cuevas. Plá, Josefina. Ob. Cit. Pág. 146. Gamarra Doldán, Pedro. Ob. Cit. Págs. 55, 56.

[7]Fue una revista literaria y de contenido periodístico, publicada por la editorial Sopena de Argentina. El primer número apareció en 1934, su objetivo principal era proponer un plan para la lectura, de ahí derivaba su nombre, en principio se publicaba mensualmente y más adelante en forma quincenal, su último número fue publicado en 1965. Fuente Wikipedia. Centurión, Carlos R. Historia de la Cultura Paraguaya. Tomo II. Biblioteca Ortiz Guerrero. Pág. 514. Asunción. 1961.  

[8]Josefina Plá erróneamente señala como fecha de su radicación en la Argentina el año 1942. Plá, Josefina. Ob. Cit. Pág. 146.

[9]Hay que tener en cuenta que para el final de la Guerra Civil Española las leyes migratorias argentinas eran muy restrictivas y solo se podía ingresar con la Carta de Llamada o con un contrato laboral, la única excepción hecha a la ley fue la que favorecía a los vascos dada por el Presidente Ortiz ya que el mismo tenía ascendencia vasca.   

[10]Testimonio del Dr. Guillermo Cabanellas de las Cuevas. Ortuño Martínez, Beatriz. Ob. Cit. Pág. 73.

[11]Testimonio de Ana María Cabanellas de las Cuevas. Ortuño Martínez, Beatriz. Ob. Cit. Pág. 158.

[12]Testimonio del Dr. Guillermo Cabanellas de las Cuevas. 

[13]Niceto Alcalá Zamora (1877-1949) Político conservador y abogado español, ocupó distintos ministerios durante el reinado de Alfonso XIII, como el de Fomento y de Guerra respectivamente, la presidencia provisional de la Segunda República siendo elegido posteriormente para ejercer el cargo por el periodo 1931-1936, año en que fue destituido días después de estallar la sublevación del 18 de julio que deviene posteriormente en la guerra civil, fallece en el exilio en la ciudad de Buenos Aires en 1949.  

[14]Leandro Pita Romero (1898-1985) nacido en La Coruña fue un político, diplomático, escritor y periodista español. Al proclamarse la Segunda República forma parte del frente electoral impulsado en Galicia por Santiago Casares Quiroga llamado Federación Republicana Gallega, con posterioridad deja esta agrupación y va al Partido Republicano Radical encabezado por Diego Martínez Barrio y Alejandro Lerroux. Fue nombrado Ministro de Marina, siendo el más joven de la república española, también ejerció como Ministro de Estado (Relaciones Exteriores), Ministro sin Cartera y después como primer embajador de la Segunda República española ante el Vaticano. La sublevación militar lo sorprende en su ciudad natal, y a pesar de ser un político moderado y un católico practicante debe abandonar España y se exilia, primeramente en Portugal y luego en Argentina, en la capital porteña trabaja como abogado y periodista, llegando a escribir para diarios y revistas La Prensa, Crítica, El Mundo, La Capital y Leoplán. Fuente Wikipedia.  

[15]Ossorio y Florit, Manuel. Diccionario de Ciencias Jurídicas, Políticas y Sociales. Vigésimo Séptima Edición. Editorial Heliasta. Págs. 9, 10 y 11. Buenos Aires. 2000. 

[16]Gonzalo Losada Benítez (1894-1981) nacido en la capital española el 6 de mayo de 1894, una vez concluidos sus estudios universitarios en la Universidad Central de Madrid consigue un empleo en la Papelera Española para posteriormente pasar a trabajar en la editorial Espasa-Calpe. En 1928, ya casado y con hijos, es enviado a Buenos Aires donde se une a otras personas para dirigir la sucursal de la editorial en la Argentina, es en este tiempo que nace la conocida colección Austral bajo la dirección de Guillermo de Torre (cuñado del escritor Jorge Luís Borges), una vez estalla la Guerra Civil Española y teniendo desavenencias con el directorio establecido en España que se inclinó al bando franquista y teniendo en cuenta que Losada era simpatizante republicano, en agosto de 1938 vende su auto e hipoteca su casa fundando con Guillermo de Torre, Luís Jiménez de Asúa, Francisco Romero, Pedro Henríquez Ureña, entre otros, la editorial Losada. Se convierte en el punto de encuentro de los simpatizantes y exiliados republicanos en la ciudad porteña como Diego Abad de Santillán, Rafael Alberti, María Teresa León, Miguel Ángel Asturias, también entabló amistad con Pablo Neruda, la editorial se convirtió en una de las más importantes de Latinoamérica ya que publicaba a los mejores escritores del momento, editando las obras de la Generación del 27, su catalogo de libros estuvo prohibido un tiempo en España. Losada fue fundador de la Cámara Argentina del Libro la cual presidió, se retira en 1979 y fallece en Buenos Aires en el año 1981. Larraz, Fernando. Semblanza de Gonzalo Losada Benítez. Disponible en www.cervantesvirtual.com/obra/gonzalo-losada-benitez-madrid-1894—buenos-aires-1981-semblanza/.       

[17]Héctor Yánover (1929-2003) fue un escritor y librero argentino nacido en Córdoba, que muy joven se traslada a la capital argentina, teniendo como primer trabajo el de cuidador nocturno en una librería de la Avenida Corrientes. Publicó libros de poemas, el primero en 1951 con el titulo de Hacia Principios del Hombre y otro en 1958 con el nombre de Elegía y Gloria, en 1956, con un préstamo de su suegro, abre su primera librería, posteriormente adquiere la librería Norte de Guillermo Cabanellas, que con la atención personalizada de Yánover, se transforma en un punto de encuentro para lectores y escritores. En la segunda mitad de la década de los setenta durante la dictadura cívico-militar que sufre la Argentina, se exilia en España, a su regreso en los años ochenta formó parte del directorio del Fondo Nacional de las Artes, en el año 1989 se desempeña como director de Bibliotecas Municipales y posteriormente como director de la Biblioteca Nacional. Falleció en Buenos Aires en octubre de 2003 debido a una enfermedad pulmonar. Fuente Wikipedia.    

[18]Carmen de las Cuevas cursó los estudios secundarios, estudió francés y taquigrafía, fue según su hija, una persona llena de inquietudes, una autodidacta que leía mucho y que escribió libros publicados con seudónimo, además de diccionarios y esas cosas. En 1945 nace su hija Ana María y en 1950 su hijo Guillermo Cabanellas de las Cuevas respectivamente. Testimonio de Ana María Cabanellas de las Cuevas. Ortuño Martínez, Beatriz. Ob. Cit. Págs. 117, 118. 

[19]Concepción Arenal (1820-1893) nacida en la ciudad de Ferrol (Galicia) fue una periodista, escritora, abogada y visitadora de prisiones y pionera del feminismo en España. Queda huérfana de padre a los 9 años por ello se traslada a Cantabria con su madre y hermanas, en 1830 fallece una de ellas, en 1834 se muda a Madrid donde estudia en un colegio para señoritas. Cumplido los 21 años se disfraza de hombre, se corta el pelo, viste levita, capa y sombrero para poder ingresar como oyente en la Facultad de Derecho de la Universidad Central de la capital española, pero es descubierta, y gracias a los buenos oficios del rector de la citada casa de estudios, y tras rendir unos exámenes es autorizada a asistir a clases de 1842 a 1845. En 1848 contrae matrimonio con el abogado y escritor Fernando García Carrasco, que fallecería de tuberculosis en 1857 y con quien tuvo dos hijos Fernando, nacido en 1850 y Ramón en 1852. Posteriormente publica el libro Manual del Visitador del Pobre, traducido a varios idiomas, que llama la atención de Antonio de Mena y Zorrilla, Director General de Establecimientos Penales, y del Ministro de Gracia y Justicia Rodríguez Vaamonte que la nombra inspectora de la cárcel de mujeres en 1864, siendo la primera mujer nombrada para el cargo, más adelante publica libros de poesías y otros títulos como Oda a la Esclavitud, El Reo, el Pueblo y el Verdugo, La Ejecución de la pena de Muerte y El Delito Colectivo. Fallece el 4 de febrero de 1893 en la ciudad de Vigo (Galicia). Fuente Wikipedia.

[20]Cabanellas, Guillermo. Los Fundamentos del Nuevo Derecho. Editorial Américalee. Buenos Aires. Pág. 9 y  sgtes. 1945. 

[21]La Asociación Argentina de Derecho del Trabajo y la Seguridad Social (A.A.D.T y S.S.) es una persona jurídica fundada en Buenos Aires el 9 de septiembre de 1957 con el objetivo de promover y difundir estudios referentes al derecho del trabajo y la previsión social, alentar el progreso de la legislación laboral, colaborar con los organismos del Estado y organizar un sistema de conciliación y arbitraje privado para la solución de conflictos en el ámbito laboral. Sus fundadores fueron los Dres. Juan D. Pozzo, Jorge Ratti, Julio Martínez Vivot, Ernesto Krotoschin y Guillermo Cabanellas de Torres entre otros. Fuente www.aadtyss.org.ar.   

[22]Alfredo Lorenzo Palacios (1878-1965) nació en Buenos Aires el 10 de agosto de 1878, fue abogado, político, legislador y docente universitario. Se une al Partido Socialista muy joven, siendo electo diputado en las elecciones de 1904, primer legislador socialista de América, autor de gran parte de la legislación laboral, convencional constituyente en los años 1956 y 1957 e impulsor del artículo 14 bis de la Constitución Argentina que asegura derechos laborales a los trabajadores. Tuvo una vida austera, en la casa donde vivió (que fue salvada por amigos de ser rematada en varias ocasiones) funciona en la actualidad la Fundación Alfredo Lorenzo Palacios, en la que se encuentra tanto su biblioteca como mobiliario que le perteneció, falleciendo el 20 de abril de 1965. Fuente Wikipedia.   

[23]Cabanellas, Guillermo. La Guerra de los Mil Días. Tomo I. Págs. 77, 78. Cuatro Generales. Tomo I.  Págs. 17, 18.

[24]Es llamado así el abogado que en ejercicio de la profesión, y sin pertenecer a la organización judicial e incluido en una lista, es llamado para actuar en un caso determinado para suplir cuando todos los integrantes del tribunal se encuentran excluidos por recusación o excusación. Ossorio y Florit, Manuel. Diccionario de Ciencias Jurídicas, Políticas y Sociales. Editorial Heliasta. Buenos Aires. Pág. 217. 2000.    

[25]Más información en la página web de la Asociación Iberoamericana de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social www.aidtss.org.

[26]Más información en la página web www.aijdtssgc.org

[27]La editorial fue fundada el 30 de enero de 1922 en Buenos Aires por el periodista y político español Antonio Zamora (1896-1976) con el nombre de Cooperativa Editorial Claridad, el nombre tuvo su origen en el movimiento intelectual francés vinculado a Henri Barbusse, Clarté. En un principio se encontraba situada en calle Boedo y debido a la vinculación del grupo literario con la editorial durante sus primeros años fue llamada El Grupo de Boedo, la misma estaba conformada por escritores como Roberto Arlt, Nicolás Olivari, Elías Castelnuovo, etc. La visión que tenía Zamora era que una editorial no debía ser vista solo como una empresa comercial, sino como una especie de universidad popular, de ahí que la divulgación fue uno de sus principales propósitos de la misma. En la actualidad su especialidad son los diccionarios, aunque publica libros sobre otros temas. Hoy día además de éste se sumaron otros sellos como Heliasta, Unaluna y Tobogán, éstos últimos publican libros infantiles, todos bajo la denominación y administración de Editorial Claridad, dirigida por Ana María Cabanellas de las Cuevas, hija de Guillermo Cabanellas de Torres. Fuente Wikipedia. Véase la página web de la editorial www.grupoclaridad.com.   

[28]Testimonio del Dr. Guillermo Cabanellas de las Cuevas.

!Comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *