Un mundo por explorar: Areguá, más que frutillas y pesebres

!Comparte!

Más allá de la frutilla y la cerámica, desde el cacique Tapaicuá y Domingo Martínez de Irala, hasta la actualidad, Areguá, ha sido tierra de grandes hechos históricos, en distintos ámbitos, literatura, artes, cine, ecología, arquitectura, etc.

La particular avenida del lago alberga casonas coloniales entre un empedrado columnar y un bello corredor de árboles, indican la ruta a la Santísima Candelaria, en lo alto de la loma. Invitando a un panorama excelso de los cuatro santos: San Miguel, Santo Domingo, San Roque y la Virgen de la Merced (Las Mercedes).

Las calles recuerdan a las letras de Casaccia, a la babosa Angélica, su casa, el camino al ferrocarril, las chiperas, la cerámica, la frutilla, el arte, el chisme, momentos vivos a la vista del visitante. Pero, no es sólo frutilla y cerámica, es también paisajes, arte, ecología, cine, literatura, música, personajes, ciencia , que a través del tiempo fueron adornando su rica historia.

Potencial destino turístico, para todo público, recientemente reconocida como Ciudad Creativa por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación la Ciencia y la Cultura. A 30 km de Asunción, hay actividades para toda la familia, para los amantes del arte, la literatura, fotografía, historia, geología , playa, pesca, arquitectura y más. A continuación le contamos la historia y todo lo que puede encontrar en la hermosa y romántica Areguá.

El verde corredor que lleva del lago Ypakarai a la Iglesia de la Canderlaria https://circuitossolidarios.org/ciudades/aregua/

Un poco de historia…

Las tierras denominadas Tapaicuá a orillas del Lago Ypakaraí fueron fundadas en 1538 por Domingo Martínez de Irala, bajo el nombre de Areguá. El nombre según algunos pobladores proviene del guaraní “ári” que significa por encima, haciendo referencia a la loma y “gua” es origen, por lo que Areguá podría significar quien viene de lo alto o que reside en las alturas. Esta versión historiográficamente, podría ser factible ya que los indígenas mbya guaraní de la tribu del cacique Tapaicuá residían en el terreno que hoy corresponde a la Iglesia Nuestra Señora de la Candelaria, según se confirma en la página web de Portal Guaraní (1).

En los inicios de la colonia, la ciudad fue estancia de los Mercedarios que evangelizaron a la primera población aregüeña. En su mayoría estaba conformada por monjes de la orden religiosa católica de la Merced, indígenas y esclavos, casi no habían españoles ni religiosos. La consecuencia de esa situación fue que, en principio, la población sea mayoritariamente zambal, es decir, proveniente de la unión entre nativos y esclavos de origen africano.

En 1576 aproximadamente llega a Areguá Juan de la Torre quien empezó a fabricar ladrillos para la construcción de las casas, según se informa en la página web de Portal Guaraní (1). Se instalaban las olerías generalmente a orillas del arroyo Yukyry. Más tarde alrededor del año 1880 Ricardo Pérez introduce la alfarería con el torno a pedal.

El Cerro Koi es una peculiar formación geológica en Areguá Fotografía: Silvia Paniagua. Gentileza Geología del Paraguay

El Cerro Koi:  uno de tres en el mundo

Al ingreso por el lado de la ciudad de los mitos, Capiatá, encontramos el cerro Kõi, declarado patrimonio de la humanidad. Este monumento geológico es mundialmente reconocido, por sus hexagonales columnas que se apilan hacia el cielo.

Esta formación geológica tiene fama mundial por existir en sólo tres partes del mundo, en Canadá, Sudáfrica y Paraguay. Las piedras que forman el cerro se llaman aresniscas columnares y se encuentran a 200 metros sobre el nivel del mar. En 1993, fue declarado Monumento Natural y su protección está lacrada en la ley 179/93, teniendo en cuenta que hasta en esos tiempos las peculiares rocas eran dinamitadas para la realización de construcciones y empedrados.

Fotografía: Silvia Paniagua. Gentileza Geología del Paraguay.

De hecho,  gran parte de las calles del centro de Areguá fueron hechas con piedras areniscas columnares, por lo que la Municipalidad mantiene su forma original, en las avenidas que recubren el casco histórico.

El Cerro Kõi puede ser un lugar ideal para los amantes del senderismo, la naturaleza y la aventura. Consta de 5 miradores que suben de altura a medida que avanzan. El monumento puede ser visitado por toda la ciudadanía paraguaya y extranjeros, sólo es necesario presentarse de 8 a 16 hs., con cédula de identidad o pasaporte para ingresar al predio. Un dato importante es que se prohíbe el ingreso bebidas alcohólicas y mascotas.

Ecología, arte y solidaridad en la Bio- Escuela Popular El Cántaro

Por otro lado podemos encontrar la Bio- Escuela Popular El Cántaro, con una arquitectura peculiar, en cercanías de la ex Estación del tren, que posee un modesto y pequeño museo. La edificación de El Cántaro, con forma de iglú, y otra, completamente ecológica hecha con materiales reciclados, paredes de adobe, techo de paja, ventanales de maderas rescatadas, muros de botellas de vidrio y plástico.

Gran parte de la costrucción fue realizada con adobe y meteriales reciclados
https://www.launion.com.py/el-cantaro-una-bioescuela-que-da-mucho-de-que-hablar-77649.html

Cuentan con una vasta biblioteca con más de 3000 volúmenes de libros, un escenario pequeño, un tatakuá, algunas computadoras, además de ofrecer cursos de todo tipo, de teatro, guitarra, vocalización, mosaicos, ñandutí, etc, ofreciendo algunos materiales. Otro dato interesante a destacar es que los alumnos que van a los cursos no pagan las clases con dinero, sino con trabajo comunitario, juntando basuras en las calles, barriendo las veredas o ayudando al mantenimiento de la escuela, en su momento los alumno incluso colaboraron en la construcción del local, siendo guiados por los profesionales a cargo.

También los alumnos que ya terminaron los cursos donan los productos que elaboraron para la venta, con el fin de mantener la escuela. La bio-escuela se mantiene además con el patrocinio de padrinos y el almacén de arte. Los cursos son impartidos por profesores pagados por los padrinos o voluntarios. La finalidad de los cursos es generar un primer empleo para los jóvenes que quieran emprender a través del arte.

Tierra de talento y más arte…

Recorriendo el verde camino, hasta un cartel que nos indica la ruta a la antena al mundo, la estación terrena, llegamos también al Museo del Mueble, para los amantes de la historia del arte, antropología o quienes simplemente quieran conocer.

Para quienes quieran seguir visitando museos, pueden ir a la afamada Casa Amarilla museo y hospedaje, al Centro Cultural del Lago, donde encontrarán, pinturas, esculturas, entre otras, de la artista Ysanne Gaget, el Centro de Producción Artesanal (CEPROCA), el almacén del Cántaro que ofrece artesanías principalmente indígenas, la casa Casaccia o el Castillo Carlota Palmerola que abre sus puertas en el primer domingo de cada mes.

Desde 2010 el Museo del Mueble muestra obras de arte y mobiliarios históricos.
https://www.ultimahora.com/siglos-historia-del-pais-contados-mobiliarios-n1146342.html

Una opción para quienes quieran recorrer la ciudad con guía pueden comunicarse a la Secretaría Nacional de Turismo (SENATUR) sede Areguá al (0291) 433 500.

Areguá, casa mimada de los mejores literatos de la historia del Paraguay. Perteneciente a la generación del 1900 se recuerda al mejor escritor de la ciudad Gabriel Casaccia, entre sus obras más importantes destacan La Babosa, Los Exiliados, El Pozo y otros cuentos.

La película Mangoré protagonizada por Damián Alcázar, fue rodada en Areguá. Múltiples locaciones de la ciudad adornaron la pantalla grande. Entre ellas la Casa Amarilla, Casa Villa Gisela, entre otras.

Iglesia de Areguá. https://circuitossolidarios.org/iglesia-de-aregua/

Fuentes:

1.http://www.portalguarani.com/126_ysanne_gayet/14656_breve_resena_historica_de_aregua_y_su_alfareria_ysanne_gayet_.html

!Comparte!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *