El Parlante

Periódico Académico de Divulgación, Ciencia & Tecnología y Opinión de la Realidad Nacional, con óptica universitaria y patriótica.

Especiales Fútbol

Un pirata mexicano en los potreros de Asunción

La historia de Luis de La Fuente y Hoyos, más conocido como “El Pirata Fuente”, es de por sí notable. En la década de los años 30, el futbol mexicano aún no estaba familiarizado con la exportación de jugadores de futbol por el mundo. Sin embargo “El Pirata” rompió ese hito cuando a los 20 años salió del país norteño y se instaló en España para jugar por el Racing de Santander, convirtiéndose de esta manera en el primer jugador mexicano en jugar en Europa.

Luis de la Fuente y Hoyos nació un 17 de enero de 1914 en el puerto de Veracruz, México. Fue hijo de Don Segundo de la Fuente González, nacido en Asturias y de Doña Josefa y Hoyos González, también española, siendo el mayor de cinco hermanos.

Su carrera futbolística empieza a los a 15 años defendiendo los colores del Club Aurrerá, primero y luego del Club Real España en donde se coronó campeón en la temporada 33 – 34. Ambos clubes formaban parte de la Liga Mayor, lo que vendría a ser la primera división del futbol mexicano en aquel entonces. Por cosas raras del fútbol los citados clubes desaparecieron.

Fuente: BDFutbol/Foto tomada de internet

Su buena actuación en el Real España fue premiada con una convocatoria la Selección Mexicana para la Copa del Mundo de 1934, en Italia con tan 19 solo años. Sin embargo, su participación en el mayor evento futbolero del mundo no fue como esperaba. Se pasó observando los partidos en desde la banca con casi nulas posibilidades de entrar en acción y mostrar sus habilidades en la alfombra verde.

Luego de la eliminación del mundial la selección mexicana realizó una serie de amistosos por Europa. “El Pirata” tuvo más participación en los partidos sorprendiendo a propios y a extraños, entre ellos los directivos del Racing de Santander y el Valencia. Ambas instituciones pujaron por él, pero los “Los verdiblancos” pusieron “más dinero en el barco” y lo llevaron al Pirata. Fue así que, a sus 20 años, Luis Fuente se quedó con el Racing hasta que inició la Guerra Civil española.

La inestabilidad política del país motivo a Fuente a volver a su país natal. Volvió para reforzar nuevamente al Club Real España, consagrándose otra vez campeón en la temporada 35 – 36. Luego de esa temporada el Club Real España decide cederlo al América, ya que a la directiva le molestaba la vida social que llevaba, considerando que su afectaría a su desempeño futbolístico, pero nada de esto pasó ya que con el elenco “crema” sumó una estrella más a su palmar personal consagrándose campeón de la Copa México en 1938. Los dirigentes del Real España le solicitaron que de nuevo vuelva al club. Fuente volvió al Real, pero por un tiempo breve para jugar la temporada 38 – 39.

Algunos «catedráticos» del fútbol admiten que «El Pirata» Fuente posiblemente fue, si no es el mejor, uno de los mejores jugadores mexicanos de todos los tiempos. Fuente: Google images

Aquí empieza la parte que nos interesa. Luego de volver al Real España y tener un paso breve, sin glorias, Fuente decidió probar suerte en otros clubes. Coincidentemente ese año, 1939, un club paraguayo de nombre “Atlético Corrales” se embarcó a una gira por varios países como Cuba, México, El Salvador, Costa Rica, Colombia, Curasao, Venezuela y Ecuador.

En México el corrales disputó 9 encuentros contra equipos como el América, Asturias, Euzkadi, Necaxa, Atlante y contra la misma selección mexicana. Como los directivos del club paraguayo sabían la situación del pirata lo invitaron para formar parte de la plantilla “eléctrico”. De esta manera un pirata formó parte de la tripulación del barco que volvía a nuestro país para reanudar su participación en el torneo de la liga paraguaya.

Un año y quince días fue la duración de la aventura del corrales fuera de nuestro país, pisando tierras guaraníes el 19 de abril de 1940. Junto al “Pirata Fuente” en sus filas, el Atlético Corrales quedó en el cuarto puesto del torneo en aquel año, siendo el Pirata una pieza clave del equipo en aquella campaña.

Equipo del Club Atlético Corrales durante su gira por Centroamérica. En la imagen se observa al «Pirata Fuente» en el onceno titular durante un partido en México. Fuente: Futbolkitsch

Posterior a jugar en nuestro país regresó nuevamente a su país y meses más tarde fichó por el Vélez Sarsfield argentino. Según comentan, cuando jugó contra el Independiente de Avellaneda en las filas del “Fortinero”, el pirata eclipsó al propio Arsenio Erico. Aquel emocionante encuentro terminó a favor de “la V azulada” por 5 a 3. El pirata anotó dos goles para Vélez.

Luego de pasar por Vélez, volvió a su país para jugar por el Marte y finalmente terminar su carrera en el club de su ciudad natal, el Veracruz en 1954 tras 21 años de carrera. “El Pirata” falleció en 1972 a causa de un paro cardiaco.

Fuente con la casaca del Club Veracruz de México. Los «tiburones» fueron los últimos en verlo jugar de manera profesional al pirata, ya que fue el último club en su carrera. Fuente: Google Images

A modo de anécdota, El médico que practicó la necropsia, comentó que el corazón de Luis de la Fuente era el más grande que había visto en su carrera de doctor y que esa pudo haber sido la razón de su fortaleza y sus descomunales saltos “en el aire”.

El estadio municipal de Veracruz lleva el nombre “Luis de La Fuente y Hoyos” en su honor. Sin lugar a dudas la historia del “Pirata Fuente” y su paso por nuestro país es poco conocida, no obstante es meritorio contar que uno de los jugadores históricos de México pisó potreros paraguayos, dejando un buen recuerdo en aquellos fieles futboleros que alguna vez lo vieron jugar.  

Referencias:

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *