Barras Bravas: La Historia Sin Fin

Barras Bravas: La Historia Sin Fin
La Plaza vs Comando, de nunca acabar este dilema entre barras bravas del propio Cerro Porteño, gente inocente que va a la cancha a disfrutar de un partido de fútbol tiene que soportar la violencia de estos inadaptados de mierda, delincuentes y criminales que se escudan en las banderas de los clubes y no es sólo, problema de club de Barrio Obrero, también existen inadaptados, criminales y gente de mierda dentro de la hinchada del Decano.
Pirañitas, tortoleros, drogoncios de toda índole mantuvieron en zozobra a mucha gente al finalizar el partido entre Sol de América y el Ciclón. Una pena, pero los propios hinchas azulgranas fueron víctimas de esta gentuza que entra a los estadios sin ningún tipo de control. Los organizadores deberían actuar con mayor celeridad con la policía para evitar que estos hechos bochornosos enluten el día de mañana las canchas.
Fuente de la imagen: Telefuturo
Imagen: Telefuturo/NPY
La policía junto al Ministerio del Interior y la Asociación Paraguaya de Fútbol deben intervenir como lo hicieron en Engoland en los años noventa del siglo pasado para exterminar de raíz a los Hooligans.
El fútbol es un espectáculo, independientemente del club que seas fanático, la violencia no puede ser permitida bajo ningún concepto, a excepción de las famosas burlas o cargadas que se hagan entre hinchas rivales, esa es la esencia del deporte más popular de este país, fuera del Pikivóley.
La familia paraguaya quiere asistir a la cancha, pero en estas condiciones de inseguridad, nadie querrá ir. Lamentablemente, el problema de las barras bravas sigue siendo una Historia Sin Fin.

El Parlante