De la incertidumbre a la gloria: el 2018 franjeado

De la incertidumbre a la gloria: el 2018 franjeado

El año 2017 terminó para Olimpia, con más errores que virtudes, y sobre todo con muchas dudas, sobre lo que sería la temporada 2018 en ámbitos futbolísticos.

El decano, apenas clasificado al repechaje de la Copa Libertadores apostó en grande y de manera seria en Daniel Garnero como entrenador, pensando en un futuro lleno de triunfos como hoy en día, es el presente decano.

El estratega, tuvo el valor de agarrar un club que perdía muchas figuras, como los casos de Néstor Ortigoza, Walter González y Cristian Riveros por citar algunos nombres; a eso se le sumaba la duda que generaba la continuidad o no en el campamento franjeado del emblema, Roque Santa Cruz.

Lo primero que hizo el entrenador argentino y de manera correcta fue asegurarle un rol protagónico como líder del equipo, al siempre noble Santa Cruz, quién motivado por el proyecto deportivo decidió seguir en el laureado Rey de Copas.

El semestre, igualmente arrancó complicado, con eliminación tempranera en la tercera fase de la siempre deseada Copa Libertadores.

No obstante, esta vez la directiva encabezada por Marco Trovato, hizo uso de la paciencia y «bancó» en un momento difícil al DT argentino, estrella de un tiempo del gran Independiente de Avellaneda.

Pronto empezaron a llegar los resultados con un equipo que jugaba de manera holgada y mostraba una superioridad ejemplificadora ante los demás equipos paraguayos.

Fue tan bueno el primer semestre, donde el decano consiguió el campeonato apertura, que tan sólo perdió un encuentro y logró consagrarse campeón varias fechas antes de la culminación del certamen, con un Camacho exuberante, autor de 14 conquistas, en solo el primer semestre.

En el segundo semestre el objetivo fue volver a campeonar, ya con mayor tranquilidad por la calma que genera haber ganado un título en el año; el franjeado se tomó el Clausura como una chance para sentar un precedente, en el que mostraban una superioridad abrumadora frente al resto de los conjuntos.

Fue en este semestre plagado de lesiones, donde el decano mostró una rotación interesante con jugadores, que reemplazando a los conocidos «titulares» llegaron a niveles extraordinarios, haciendo que ausencias como las de los Richard´s, Mendieta o Camacho, muchas veces, fueran irreconocibles a simple vista.

freepng.es

Jugadores como Hernesto Caballero, Hugo Quintana, Julián Benítez, Jorge Ortega, entre otros, demostraron para qué estaban haciéndose importantes cuando se los necesitó.

El Clausura fue idéntico al Apertura; un Olimpia dominante sacando una abismal diferencia contra sus rivales de siempre; mostrando un fútbol de alto vuelo que no se veía disparejo, sea quién sea el jugador que esté en cancha.

Ahora, queda mirar lo que será la definición de la Copa Paraguay, para ver si el Rey obtiene su triple corona e insinuar con anhelo el año 2019, donde Olimpia podrá jugar la Copa Libertadores desde un sitial más cómodo, fase grupos.

El decano ya aseguró la continuidad de sus máximas figuras y se concretó la llegada del «hijo pródigo», Juan Rodrigo Rojas.

Estas movidas señalan que la comisión directiva, jugadores y cuerpo técnico están en la misma sintonía e idea; «Vamos por todo».

Jose Dielma

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *