El Parlante

Periódico Académico de Divulgación, Ciencia & Tecnología y Opinión de la Realidad Nacional, con óptica universitaria y patriótica.

De GO Fans Fútbol

Jugadores que hasta hace poco eran cracks: Andrea Pirlo

Andrea Pirlo, un hechicero del fútbol, uno de los armadores de juego más importantes de los últimos veinte años, un gigante del Campo de Marte deportivo. Una diestra imponente, una pegada de exuberancia magistral; el semidiós que hizo feliz a toda una nación futbolera.

De Pirlo se han dicho muchas cosas pero la principal era que no provenía de una familia vulnerable, de una zona carenciada, muy por el contrario, su elección por el fútbol como disciplina deportiva para desarrollarla profesionalmente fue una decisión de fanático y amante del deporte rey, algo que no todos tienen oportunidad de hacer, por ello, se notaba su cepa en cada jugada que armaba para desestabilizar las defensas enemigas sobre el gramado, sus pases eran dardos venenosos lanzados al corazón de los equipos contrarios.

Dotado de un talento especial para los chutes de larga distancia, este cónsul italiano del pasto, definitivamente llevó la excelsitud prodigiosa que caracterizada sus regates y remates, toques de primera y técnica exuberante a niveles nunca antes vistos, jugando por los dos equipos más grandes de Italia en diferentes etapas de su vida, se supo granjear las reticencias de los tiffosi quienes dudaban de si sus habilidades se perderían con el tiempo, cosa que no ocurrió, pues como buen vino que con los años se añeja, a medida que pasaban los años, más aún, su inteligencia y su capacidad de jugar asociadamente con los compañeros de equipo se profundizaban.

Nunca fue un velocista como Messi o Mbappé, pero su falencia natural física la suplantaba con la característica rapidez mental que demuestra que los grandes equipos dotan a sus oncenos de una “cabeza” que piense por el resto, un segundo director técnico que como Mariscal de Campo, desarrolle las ideas del míster de la mejor manera, la fuerza física es importante hoy en día pero si esa fuerza no está acompañada de una técnica depurada y un acompañamiento táctico eficaz y moderno, queda en eso, en una intención de golpear al rival primero y luego defenderse de sus embates, tal y como Paraguay, a través de su selección mostró frente a la Francia del 98, mucha fuerza, voluntad y sacrificio, pero poca inteligencia.

En los últimos años se lo veía con un look un poco “descuidado”, apelando a su sabiduría en el campo de Marte del fútbol se dejaba la barba como los antiguos filósofos griegos, emulando al emperador Adriano que también seguía esa costumbre impuesta por un momento histórico en que los romanos eruditos y sabios, miraban a los antepasados griegos, en señal de entendimiento, era la moda para los seguidores del conocimiento griego.

Si hablamos de jugadas platónicas, imposibles nuestros pensamientos se dirigen a jugadores como Platini, Di Estéfano, Arsenio Erico, Pelé, Garrincha, Zico, Riquelme, Kaká, Ronaldinho Gaúcho, Zidane, Laudrup. Guti o Inhiesta por citar algunos, que dirigían la batuta en los estadios como magos y “armadores”, pero si hablamos de la impronta mágica sumada a la frialdad y una fuerza asentada en la inteligencia y la rapidez para resolver problemas tácticos allí está Pirlo, que incluso, se le agrega, la capacidad para que todos los jugadores en los que estuvo defendiendo colores de clubes importantes e históricos, que lo acompañaban en derredor, se convirtiesen en sus soldados, y con gusto, eran dirigidos por este Duce del Fútbol.

Podrá ser imitado por muchos pero Andrea Pirlo es uno solo, irrepetible, único, inigualable y tenemos la suerte de poder ver sus grandes jugadas, visión de juego inconfundible y goles en plataformas como YouTube, para dar testimonio a las nuevas generaciones, que lo verán en el archivo.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *