El Parlante

Periódico Académico de Divulgación, Ciencia & Tecnología y Opinión de la Realidad Nacional, con óptica universitaria y patriótica.

Análisis Fútbol

Tito Torres encima que marca un golazo, le anulan: Crónica de un fracaso anunciado

Lo vimos bien a Olimpia. Muchas jugadas de peligro generaron los dirigidos por Garnero pero más aún, Derlis González, en el primer tiempo, pero, así también, fallaron demasiado. Era el momento en donde Olimpia ya tenía que meter un gol, sin embargo, la defensa de Delfín estuvo maciza y demostró orden en el fondo, esperando al rival y viendo qué podía hacer de contragolpe. El central uruguayo de apellido Alé era infranqueable, anuló a Roque, es muy bueno y se lo debería tener en cuenta.

Tito Torres jugó bien. Iba a ser héroe nacional, si ese gol (legítimo, por cierto) no era anulado. Richard le hizo trabajar al menos al arquero, y metió muchas ganas como siempre, se nota que su mística está intacta, pero necesita otro compañero más, aparte de Rodrigo Rojas, para ofrecer mejores resultados en el ordenamiento del equipo a nivel de mediocampo. El error garrafal más grande que hizo, fue la falta que terminó en el gol de Alé, que demás está decir, fue un regalo de la defensa de Olimpia que no siguió a ninguno de los jugadores de Delfín. Pitta solo se animó a mirar cómo pasaba el balón cerca de él y observa su dirección hacia el gol, como lo hizo también, Aguilar, de floja actuación.

Otro que jugó bien también fue Ale Silva y Antolín Alcaraz, que se movimentó siempre a espaldas de los delanteros cetáceos. Después de mucho tiempo se lo vio a Silva haciendo un buen partido y metiéndole ganas, aparentemente está en franca mejoría, pero veremos.

El error de Olimpia estuvo en la parte táctica que trató de imponer el DT, que demostró falta de ideas y una repetición sobresaliente en los centros cuando la justa medida de los hechos futbolísticos que le rendirían resultados satisfactorios estaba a ras del suelo, y, parte esencial, en el aspecto psicológico. Decimos psicológico, porque se notó demasiado que los jugadores estaban ansiosos por el gol y que tenían una voluntad de hierro para salvar el partido, lograr la clasificación y salvar la cabeza de Garnero, que si algo bueno ha demostrado en estos años es su capacidad para congeniar con sus jugadores.

Durante la mayor parte del segundo tiempo jugaban a lo que salga, iracundos atacaban sin orden y sin jugar, más que atropellando y esas cosas sabemos, no generan buenos augurios, caso contrario a los ecuatorianos, que nunca perdieron el orden, y tampoco jugaron desesperados, a pesar que Olimpia bombardeaba con balones los últimos minutos del partido.

Además de eso, la lentitud de sus jugadores le pesó mucho al Decano. No tiene jugadores rápidos, y eso fue aprovechado por la visita, que sí tenía jugadores hábiles, como es el caso de Orozco, que fabricó varias faltas en el área del onceno franjeado, gracias a la lentitud de Otálvaro, que, dicho sea de paso, tuvo un pésimo partido.

Arriba, Roque y Derlis muy flojos. Olimpia no tuvo peso ofensivo en todo el partido. A pesar de que Derlis generó jugadas en el primer tiempo, como habíamos mencionado más arriba, en el segundo se fue apagando. Roque, muy pobre. Ya no da para partidos de máxima exigencia como éste, pero sí, debe ser aprovechado entrando desde el banco. Garnero hace cambios inentendibles. Le mete a Pitta, que demostró que sirve para el campeonato local, pero a nivel internacional, todavía está verde; el cambio era Pitta por Ale Silva y Brian Montenegro por uno de los centrales y no tenía que ingresar ese inútil del colombiano que no ganó una por arriba. Lo quita a Rodrigo Rojas, el único que hacía cambios de frente. Lo de Trovato se siente todavía. Hay una mufa a nivel internacional.

Los demás delanteros que jugaron, tampoco aportaron mucho. En fin. Mala noche para el franjeado.

No hay que dejar de ver lo que no se ve, la directiva es la culpable por mantener una plantilla ya vieja, sin recambios de valor potable. Tenían que haber contratado buenos centrales y un arquero de primer nivel para afrontar los desafíos internacionales. El técnico, es terco, ciertamente, pero no es el único culpable. El gol anulado ahora es repetido una y otra vez en YouTube, en los canales de aire y en el cable, en vídeos de WhatsApp y en la retina de los que vieron el partido. Tito Torres encima que marca un golazo, le anulan: Crónica de un fracaso anunciado

La eliminación es el efecto de una soberbia futbolística galopante a nivel dirigencial. Hay que avisarles a los jugadores que la Virgen de Schönstatt o la Virgencita de Caacupé, no siempre te favorecerá con victoria deportiva sin ánimos y sin ideas. También, vale ayudarla, comprando bien y dejando de lado a los inservibles o a los que no mojan la camiseta

Garnero debe salir del club. Su equipo no responde, y ya cumplió su ciclo. Además, no es autocrítico, y parece que le resbalan las críticas periodísticas o los consejos directivos, y también, lo sabemos, hay que aceptarlo, poco o nada le importa lo que la hinchada franjeada opina de él. No da para copas. Ya lo demostró contra Junior, Liga de Quito, y ahora, Delfín. Con Garnero, deben salir varios jugadores que también, ya cumplieron su ciclo en Olimpia. Denle una placa conmemorativa a Garnero, eríjanle una estatua por el Tetracampeonato y díganle: GRACIAS. Es hora que den un paso al costado los Jinetes de la Derrota Franjeada.

Si Brunotte omite las críticas, este año, Olimpia no gana nada.

Por H y GO

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *