El Parlante

Periódico Académico de Divulgación, Ciencia & Tecnología y Opinión de la Realidad Nacional, con óptica universitaria y patriótica.

Curiosidades Geología del Paraguay

Adebayor y el Lineamiento Transbrasiliano

Mucho se habló en los últimos días del fichaje estrella del club Olimpia, el jugador de origen togolés Emmanuel Adebayor, que se creía, podía estar al menos en la banca en el importante clásico del fútbol paraguayo que se disputó el pasado domingo y hasta llegó incluso a jugar, en sustitución de Roque Santa Cruz, produciendo en el equipo decano una notoria baja de rendimiento en el ataque. Dadas las circunstancias, ni estuvo en el banco en el juego que perdió Olimpia este sábado ante Nacional.

En varias publicaciones de medios escritos digitales[1] se habló de este futbolista que viene de la lejana África y por cierto, en todo el país hasta se bromeó sobre la situación parecida entre los dos países.

Por lo general, nadie asocia el fútbol con la ciencia y menos que menos con la Geología pero el año pasado un amigo geólogo me explicaba la existencia del Lineamiento Transbrasiliano[2] (LTB) y ahora hablaremos brevemente de él y por qué, la estrella Adebayor, encuentra nuestro país muy parecido al suyo.

Emmanuel Adebayor, en su estreno con Olimpia en el clásico del fútbol paraguayo. Yahoo Noticias

Sin embargo, aunque parezca aguafiestas, no existen prácticamente semejanzas geológicas (en teoría) pero sí, historia geológica que podría acercarnos, al menos de pasada, al constante movimiento de las placas tectónicas que literalmente “mueven al mundo”. Quede esto como hipótesis por medio de la cual, partimos en inicio. Veremos si se cumple finalmente.

Este lineamiento es un corredor muy extenso que recorre América del Sur desde el noreste de Brasil, pasa por Paraguay y se termina de extender hasta Argentina, dominado por una megacizalla, uno de los elementos más grandes del mundo y que genera más transformaciones geodésicas a lo largo y ancho del planeta.

La plataforma Sudamericana contiene a uno de los mayores sistemas transcurrentes (strike-slip) en el mundo, el Lineamiento Transbrasiliano. Se extiende desde las Sierras Pampeanas en Argentina hasta el Océano Atlántico, atravesando el flanco norte de la cuenca del Paraná en Brasil. Esta estructura se manifiesta como una discontinuidad magnética de escala continental (Fairhead and Maus, 2003; Ramos et al., 2010. En Curto et al., 2014).

Figura 1.El Lineamiento Transbrasiliano en América del Sur. Modificado de Commission for the Geological Map of the World, 2016. Lineamiento Hoggar-Kandi en África Occidental. En su extensión máxima alcanza más de 4500 km de longitud en sentido NNE-SSW el Lineamiento Transbrasiliano.

También en África existe un lineamiento que pasa por el país de Adebayor pero es de menor alcance en extensión, pero no por ello, menos importante y de allí, que muchos asocien a Paraguay con Togo no precisamente por estos movimientos de la corteza terrestre, pero sí con su funcionamiento político y social, pobreza extrema, ricos cada vez más ricos, dictadores atroces y muchos niños desnutridos, nada fuera de lo común. Como vemos en el mapa, la línea cruza los países de Argelia, Malí, Níger, Burkina Faso Benín, Ghana y nuestro ―ahora conocido― Togo, lugar donde nació Adebayor; este lineamiento se conoce con el nombre Hoggar-Kandi y se encuentra en el África Occidental.

Cuando América del Sur y África estuvieron hace millones de años unidas, (130 millones de años), este corredor conocido como LTB[3] tenía plena continuidad en el margen africano, pasando por Togo hasta Argelia. Con la deriva continental[4], los continentes fueron separándose y así también, el lineamiento perdió continuidad, sin embargo, sigue existiendo a ambos flancos del Océano Atlántico.

Si bien es cierto, hay zonas muy parecidas por su clima de la República Togoleña, al Paraguay, tenemos una “línea” común a partir de la cual, nuestros territorios se unen, por así decirlo desde la inexistencia misma del género humano, dando continuidad a los efectos milenarios de las colisiones y suturas propias de nuestra actividad geológica a lo largo del orbe.

Como vemos aquí, aparte de las diferencias geográficas, fauna y flora, en todo lo demás podemos pensar que somos iguales, ingresos casi nulos que dan para sobrevivir nada más, a duras penas, corrupción generalizada, enfermedades infecciosas, una dictadura, la del extinto Gnassingbé Eyadéma que gobernó durante 38 años y una constante animadversión hacia las prácticas de prevención, mientras que tenemos los paraguayos, mayor historia futbolística, años de independencia y un ex presidente que duró 35 años en el poder bajo un régimen dictatorial.

Gnassingbé Eyadéma. Crédito Wikipedia

Ambos países tienen vecinos gigantes, Argentina, Brasil por nuestro país, Gana y Burkina Faso por la tierra de Adebayor. Coincidencias políticas: ambos países tienen una transición difícil hacia la democracia, en Paraguay el hijo del secretario privado de Stroessner es presidente, en Togo, el mismísimo hijo del ex dictador, también es presidente.

Al final, no hablamos del jugador togolés Adebayor, que ahora empieza a encontrar marcadas diferencias entre su país y el nuestro, ya que nosotros estamos rodeados de ríos caudalosos infestados de pirañas, y él al menos, entre todas las falencias gubernamentales que presenta el país africano, tiene costas marítimas. Mientras espera en la concentración de la Villa Olimpia para su estreno en Copa Libertadores prueba el tereré, esa fría bebida característica de nuestro querido Paraguay para pasar las tardes calurosas con la sonrisa natural del paraguayo.

Escudo de armas de Togo: Trabajo, Libertad y Patria. Da la casualidad que nuestro escudo y el de ese país contienen al León. Crédito Wikipedia
Faure Gnassingbé, actual presidente de Togo. Hijo del Dictador Gnassingbé Eyadéma. Crédito Wikipedia

Partimos desde la hipótesis de que no teníamos nada en común para entender que sí, había sido. Vimos que tenemos coincidencias por los lineamientos geológicos, y por aspectos políticos por lo que cualquier tipo de comentarios que se puedan realizar con respecto a este jugador, serían meras anécdotas pero nada científico, algo que cae dentro del vox populi, es decir, la polémica del fútbol.

También nos dimos cuenta, y eso es lo más importante, que no debemos jamás menospreciar las diversas transformaciones que ocurren en lo profundo de la corteza terrestre ni las evidencias geológicas presentes.

Nos dimos por enterados de la existencia del LTB pero también algo importante, en el aspecto geológico tenemos mucho en común con Togo, por este lineamiento, entonces, no solo la falta de agua o electricidad invariablemente, deben ser las fuentes de coincidencias y parecidos entre ambos países.


[1]Todos los medios hablaron del fichaje estrella del fútbol paraguayo, algunos diferenciaron épocas y jugadores, para algunos, Sergio Goycochea es la máxima contratación de nuestro deporte rey, pero no el más caro, estamos hablando de una estrella, un embajador de Togo en el mundo. Sin embargo, en este sentido solo me haré eco de la publicación de “La Prensa Futbolera” que saliera publicada en este febrero. Link: https://www.lpf.com.py/2020/02/11/adebayor-no-tendra-problemas-en-paraguay-crecio-sin-agua-ni-electricidad/?fbclid=IwAR3rY-LnPa_Av5B_e0H_hMo8vv6RE3E5B6-PwcvI5W8ZXaaf7yGSfDIX5dg

[2]Schobbenhauss (1975) acuñó el nombre “Lineamiento Transbrasiliano” en su compilado del mapa tectónico de Brasil, señalando que esta estructura atraviesa una gran parte del continente, del noreste de Brasil hacia Paraguay y Argentina (Cordani et al., 2015) (Figura 1).

[3]Por debajo del Chaco se tiene al cratón «Pampia», separado de los cratones del Río de la Plata y Paraná (o Parapanema), por el Lineamiento Transbrasiliano.

El Lineamiento Transbrasiliano es una zona de sutura, de unión, de colisión continental en donde se unen los cratones, y tiene continuidad hasta África Occidental, pasando por el territorio brasileño. Esta estructura de primer orden, en carácter de sutura data de Cámbrico Inferior (circa, 528 millones de años) cuando se formaba Gondwana.

[4]La deriva continental en su momento fue una polémica teoría geológica que generó diversos encontronazos geológicos, la colisión continental se había hecho carne y hueso a través de los geólogos que habían rechazado dicha teoría de manera tajante (y no es para menos ya que cómo podrían demostrar si no tenían las pruebas contundentes que se habían perdido hace millones de años) contra los que la defendían (según ellos las pruebas estaban presentes ante los ojos) y es que es singular dicha aproximación hacia un pasado que no se puede comprobar aparentemente, la deriva continental propuesta por Alfred Wagener y explicada posteriormente por la Tectónica de Placas cuenta que, “los continentes por diversos movimientos en el seno de la corteza terrestre se van uniendo o separando conforme el paso del tiempo”; en el pasado este movimiento “ensanchó” a los continentes en un solo gigante llamado Pangea. Todo el desarrollo posterior de esta inusual teoría quedó dentro de lo que se conoce como Tectónica de Placas en la actualidad.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *