Los estromatolitos

Los estromatolitos

Para desentrañar el pretérito geológico de nuestro planeta, las investigaciones que hacen al estudio de las ciencias de la tierra se valen fundamentalmente de las rocas, los minerales y los fósiles.

Estos elementos siempre conllevan una historia que narrar y se requiere de los intérpretes apropiados para que sea posible develar el contenido de información natural inherente en ellos.

Las incertidumbres de cierta afirmación (o negación) van disminuyendo en la medida que aparecen las evidencias acerca del mismo. Cuando nos retrotraemos al “tiempo profundo” o en el “inconsciente” de la tierra con sus millones de años, en muchas ocasiones, la complejidad de los análisis y estudios aumentan porque los registros de los materiales terrestres han desaparecido o fueron modificados por una tierra siempre dinámica y cambiante.

No obstante, muchos de esos rastros, remanentes, sellos o huellas en las rocas observables en el presente, han servido para conocer con mayor detalle acerca de los diferentes aspectos de la evolución de la tierra. Entre aquellos tantos elementos terrestres aludidos, considerados como pequeños retazos historiográficos de un rompecabezas gigantesco, se menciona a los estromatolitos, cuya etimología proviene del griego στρώμα strōma = cama/alfombra y λίθοlitho = piedra.

Las algas azules y verdes, desde su proliferación en el Arqueano, han creado una fascinante variedad de estructuras calcáreas. Los estromatolitos son los productos resultantes de la interacción de algas cocoides o filamentosas y de los procesos sedimentarios.

En efecto, las algas (siempre en medios acuosos), en colonias, se reúnen como un entramado gelatinoso en forma de “trampa mecánica” para los clastos de sedimentos muy finos en suspensión para que ocurra un posterior entrelazamiento y fijación entre ambos formando estructuras laminares (estromatolitos) y no laminares (trombolitos), oncolitos y lineamientos coagulados. Al transcurrir los millones de años, esta asociación de algas sedimentos se petrifica y convierte en un tapizado terrestre, o roca alfombra.

Cuando una costra de algas es recubierta por una capa de sedimento, los filamentos penetran el material y colonizan la superficie para formar otra costra de algas y se forman laminas intercaladas de sedimentos y colonias de algas verde-azules.

La disponibilidad del sedimento es un factor importante en el proceso y, junto con el tipo y gradiente de crecimiento de la costra de algas, controlarán el tipo de estructura resultante. Los estromatolitos se forman en ambientes marinos y lacustres salinos. Considerados como evidencia individual, rara vez sirven para resolver un problema geológico en particular y se requiere realizar asociaciones con fósiles y estructuras sedimentarias concomitantes en el estrato. Pueden variar en tamaño, desde milímetros a metros de espesor.

Aparecieron durante el Paleoarqueano (~3.400 millones de años) y actualmente existen. Su proliferación máxima se reporta durante el Proterozoico Medio. Tuvieron su declive durante el Paleozoico Inferior, coincidente con la aparición de los invertebrados predadores de algas y destructores de los depósitos de estromatolitos incipientes formados en los fondos marinos o lacustres.

En Paraguay se han reportado estromatolitos del tipo Conophyton, característico de ambientes marinos. Así mismo, en algunos estratos calcáreos del departamento de Concepción, los trombolites se encuentran acompañados por invertebrados del tipo Cloudina, también marinos, y que sirven de fósiles guía para una edad de 550 – 542 millones deaños; del Proterozoico Superior (Ediacariano).

Ante lo expuesto, no cabe duda que, durante ese lapso en la historia de la tierra, la superficie que hoy ocupa el departamento de Concepción (al menos en donde se exponen esos estratos calcáreos fosilíferos) se encontraba bajo una transgresión marina.

Realizando un recuento, se ha verificado que los registros paleontológicos en Paraguay son muy amplios a lo largo de las eras geológicas, y los mencionados en este apartado se constituyen como los de mayor antigüedad.

Así mismo, por medio de estas estructuras sedimentarias fosilíferas se determina la procedencia de los calcáreos cavernosos en Concepción, relacionados genéticamente con la transgresión marina (y no la única) más primitiva en nuestra superficie nacional reportado hasta el presente.

Fuente de las imágenes: Trombolitos en el departamento de Concepción. Warren L., 2012)

El hallazgo de este tipo de estructuras fosilíferas resulta del mayor interés para investigaciones geopaleontológicas. Esto, por encontrarse en ese nivel cronolitoestratigráfico específico, su muy escasa ocurrencia en las rocas nacionales y la valiosa información paleoecológica extraíble a partir de investigaciones futuras.

Los lugares de exposición, sin dudas, deberían constituirse en candidatos a geositios dignos de ser preservados por tratarse de un patrimonio natural nacional.

Leonardo Da Vinci (1452-1519), una de las mentes universales más prodigiosas dijo alguna vez, en otra de sus rutilantes intervenciones, arribando a conclusiones geológicas a partir de observaciones paleontológicas: “Nos basta el testimonio de las cosas que se produjeron en aguas saladas y que ahora aparecen en las altas montañas, situados, a veces, lejos del mar”.

Bibliografía
HOLMES A., HOLMES D. 1978. Geología Física. Pág. 289. 3°Edición, Ed. Omega S.A., Barcelona. ES.

SOLARI M. Estromatolitos y Trombolitos: Fósiles vivientes en Torres del Paine, Patagonia. Grupo de Geopatrimonio, Sociedad Geológica de Chile.

WARREN L., 2012. Tectônica e Sedimentação do Grupo Itapucumi (Neoproterozoico, Paraguai Septentrional) – Tesis Doctoral. Universidad de São Paulo.

WRAY J., 1977. Calcareous Algae. Development in Palaeontology and Stratigraphy 4. Elsevier Scientific Publishing Company. Amsterdam, Oxford, New York.

Moisés Gadea

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *