El buzo que quiere rescatar la historia

!Comparte!

INTRODUCCIÓN:

Lo había conocido hace varios años atrás gracias a los grupos de Redes Sociales en los que se defendía la verdadera Historia del Paraguay, la contada por nuestros compatriotas y los hombres sinceros que buscan la verdad más allá de las imposturas de los vencedores. Era un amplio grupo de amigos que se conformó y nuestro interés era difundir y rescatar, desde la historia y la cultura, los elementos perdidos u ocultos de nuestra nacionalidad.

El Buzo Profesional Amado Arias en la Hidrovía Paraguay-Paraná. Foto gentileza Amado Arias

Perdí el contacto con la mayoría de los integrantes de ese grupo. Pero con el amigo en cuestión, Amado Arias, sigo hablando y las veces que tenemos tiempo intercambiamos informaciones, anécdotas, datos interesantes y no muy difundidos sobre nuestra historia.

Además, Amado Arias es un apasionado de las tradiciones orales, las versiones de la historia que son transmitidas de generación en generación por los lugareños de los pueblitos escondidos del país, allí donde el tiempo ha marchado muy lentamente, a pasos de tortuga, en donde el ayer parece mucho más cercano a la actualidad que en nuestras dinámicas y alocadas ciudades deshumanizantes.

Siempre fue una persona sencilla, de corazón noble y humilde. Al charlar con Amado uno siente que se comunica con esos paraguayos antiguos, con trato afable y palabra alegre, que prefieren que sus actos y obras hablen más que sus discursos. Siempre permanece en silencio y escucha atentamente, absorbe todo lo que se dice y de repente, lanza sus dardos y sorprende, muestra el bagaje de conocimientos, obtenidos en el mismo campo de las acciones, que lleva en su interior.

Muchas veces me había comentado que en su trabajo como Buzo Profesional de la Marina, encontró en el lecho de nuestros ríos a varios buques que sin duda alguna, pertenecen a la época de la Guerra de la Triple Alianza contra Paraguay.

El Buzo Profesional Amado Arias en la Hidrovía Paraguay-Paraná. Foto gentileza Amado Arias

Lamentaba que en ese entonces nadie le escuchaba porque la versión oficial de la historia impuso por la fuerza que Paraguay sólo hundió al «Río de Janeiro» (buque insignia de la Escuadra Brasileña en el Río de la Plata) y al «Eponina» (vapor que transportaba tropas y heridos).

Recuerdo que le animaba, diciéndole que lo que decían los «neo-legionarios» era mentira, que demasiadas fuentes demuestran que sus descubrimientos como Buzo Profesional estaban avalados por fuentes y testimonios de la época, que durante la Gran Guerra hemos hundido más buques aliados de los que ellos quieren aceptar o reconocer («Fidelis» , «Lindoya», «Itajahy» y otros barcos innominados son mencionados en varias fuentes).

Amado no perdía las esperanzas y seguía firme en sus convicciones hasta que finalmente encontró un grupo de personas dispuestas a ayudarle en su plan de reflotar todos los buques de la época, paraguayos y aliados, para exhibirlos, quizás restaurarlos junto a los ya existentes en Vapor Cue. No pongo los nombres de las personas que van a ayudarlo a pedido de Amado, que quiere preservar sus identidades. Pero muchas de ellas ya se hicieron públicas…

En estos días le solicité una entrevista, especialmente porque gracias a él y otros individuos fue «redescubierto» el Vapor Paraguarí, uno de los buques que formaba parte de la Flota Paraguaya. No tuvo problemas, y estas fueron las respuestas que dio a mis preguntas.

ENTREVISTA:

P: ¿Hace cuánto te dedicas al buceo profesional?

R: Desde el año 1998 cuando me tocó el servicio de la Marina en la Dirección de Hidrografía y Navegación (DHN), dependiente del Comando de la Armada. Desde entonces no lo solté. Ya pasaron 21 años.

P: ¿Qué te motivó a hacer ese importante e intrépido trabajo?

R: Bueno, siempre me gusto lo anormal. Si la NASA estuviera en Paraguay quizás hubiera sido astronauta. En ese entonces los hombres ranas solo existían en la películas para mí. Y cuando lo descubrí acá en nuestro país fue fantástico. En esos años habían muy pocos buzos en el país, pero en poco tiempo vendría el auge de la navegación en esta región y la Hidrovía Paraguay-Paraná se instalaría mas fuerte con bandera paraguaya ya que los marinos paraguayos históricamente fueron los mejores y nuestros barcos atracaban en los puertos más importantes del mundo, a pesar de no tener litoral marítimo, desde la época de Don Carlos A López. Eso también aumentó la demanda para el Servicio de buceos en la actualidad, y aquí estamos.

El Buzo Profesional Amado Arias en la Hidrovía Paraguay-Paraná. Foto gentileza Amado Arias

P: ¿Cómo te hiciste amante de la Historia del Paraguay?

R: ¡Es imposible no amarla! A cualquier entendido le hubiera gustado tener nuestra historia, pero no todos tienen ese privilegio de ser paraguayos. Basta estudiar lo que fue el Paraguay desde 1810 a 1870 y tendremos una idea fantástica de verdadera grandeza incomparable y muchas veces incomprendida hasta por nosotros mismos. Y evidentemente nuestra raza y nuestro gen sobrevivieron, porque esa misma sangre del soldado paraguayo demostró 66 años después de la Guerra Grande (1864-1870) de lo que era capaz en la Guerra del Chaco. El mismo espíritu de nuestro pueblo contra la Triple Alianza, la misma bravura y la misma decisión para recuperar nuestro Chaco de manos bolivianas. Preferían morir en combate como sus hermanos mayores, padres o abuelos y lo hacían con gusto, con entusiasmo, hasta vencer o morir. ¡La raza paraguaya no es cualquier cosa!

Batería paraguaya en Angostura dirigida por los comandantes Carrillo y Thompson, obra de J.I Garmendia.

P: ¿Qué tipo de tesoros o reliquias ya encontraste en tus exploraciones?

R: El solo hecho de haber tocado una embarcación de 150 años de antigüedad ya es un tesoro para mí, más todavía tratándose de un barco de la GTA. Pero si se refiere a metal precioso, no llegué a encontrar. De por ahí aparece algún ancla vieja o pedazos de hélice de algún barco moderno o cosas así. Hay que tener en cuenta que bucear en nuestras aguas no es tan fácil como en el mar. Casi siempre se hace al tacto todo por la falta de visibilidad. A excepción del Paraná, que tiene más transparencia.

El Buzo Profesional Amado Arias en la Hidrovía Paraguay-Paraná. Foto gentileza Amado Arias

P: ¿Cuándo surgió la idea de reflotar los buques hundidos durante la GTA?

R: Bueno. Todo comenzó en el año 2001 cuando estaba reflotando una barcaza de la empresa RIOPAR en el lugar conocido por los navegantes como el paso Curupayty, justo dónde empieza la trinchera de Curupayty. Viví 4 meses allí dónde el Gral. Díaz y sus valientes demostraron al mundo de que esta hecho el paraguayo, esa historia todos la conocen. Pero fue ahí donde la poca gente que cruzaba por el lugar entre cazadores, pescadores carboneros etc., me comentaron de un barco a pocos km de ahí en el monte. Ellos lo conocían como el Río de Janeiro. Organicé una expedición en mi día libre y fuimos al lugar por la trinchera de Curupayty abriendo picadas por el monte hasta que llegamos a un barco en el medio de la nada en un riacho seco (el Riacho Curuzú). En ese entonces yo no sabía nada de nuestra historia como muchos de los paraguayos. Ni siquiera conocía nada de Curupayty a pesar de que vivía ahí. Todo comenzó ahí, después fueron apareciendo más datos. Por lo menos 4 barcos de la Alianza se encuentran en un radio de aproximadamente 30 kilómetros. Cuando digo de la Alianza no significa que sean precisamente brasileros. Algunos de ellos ya los toqué buceando. Pero hay que reflotar para identificar a qué país invasor corresponden.

El encorazado Río de Janeiro, lanzado 1866 y hundido por una mina el mismo año en el río Paraná. Adolf Methfessel (1836-1909) – Old painting

P: Los brasileños tienen el Cañón Cristiano. Los paraguayos tenemos al Acorazado Río de Janeiro. ¿Qué pensás sobre eso?

El cañón cristiano. Foto: www.forte.jor.br

R: Voy a ser corto y preciso con este tema. El Cañón Cristiano y muchos otros objetos fueron robados del Paraguay. Lo que no pudieron llevar lo destruyeron. El Cristiano pesa 12 toneladas, el Acorazado Río de Janeiro pesa cerca de 850 tonelada y fue hundido en combate con tecnologías paraguayas fabricadas en Asunción e Yvycuí. No tienen el mismo valor, la diferencia es abismal. Así como ellos tienen nuestros tesoros, que robaron de manera indigna, nosotros tenemos a su Nave Insignia que la hundimos con nuestras manos de manera legítima. No corresponde cambiarlos. Si lo reflotamos, el Río de Janeiro será para siempre nuestro.

El Encorazado Rio de Janeiro echado á pique por un torpedo paraguayo, frente a Curuzú, el 3 de setiembre de 1866. Francisco Fortuny & Ortega. S. C. – SOTO, José C. (director), Album de La Guerra del Paraguay, [Buenos Aires] : [s.n.], 1893-1896, Vol. I

P: ¿Quiénes son las personas que te están apoyando en tu actual emprendimiento?

R: Son muchos compatriotas anónimos y el apoyo moral muchas veces es más valioso. No los quiero nombrar pero ellos saben quiénes son.

P: ¿Qué buques de la época de la Guerra Grande crees que encontraste?

R: En total tengo identificadas 8 naves de la GTA de las cuales la mitad serían de la Alianza. No quiero citar sus posibles nombres o banderas porque solamente teniéndolos afuera podremos confirmar con certeza.

P: ¿Te gustaría tener un museo donde exponer tus descubrimientos?

R: Personalmente no. Sí me gustaría que las instituciones del Estado Paraguayo se encarguen de restaurar y proteger cada pieza que salga del interior de los barcos o de sus alrededores y que nada pase a manos privadas. Y mucho menos que salga del país.

P: Finalmente, sé que sos un gran admirador del Mariscal López. ¿Podrías decir por qué?

R: Sencillo es. No conozco en la Historia Universal un hombre que haya amado tanto a su Patria como nuestro Mariscal López, quién luchó con valentía y heroísmo hasta sacrificar su propia vida y que pudiendo rendirse y salvar su pellejo prefirió la muerte, seguir la misma suerte de sus soldados y de su pueblo, que le admiraba tanto como yo lo admiro. ¡El Mariscal López es invencible, es insuperable!

EPÍLOGO:

No queda mucho más que añadir. Simplemente, expresar agradecimientos a ese Buzo que, con el espíritu de los antiguos bogavantes paraguayos, lucha para rescatar nuestra historia del olvido y la desidia eterna a la que la hemos auto-condenado. ¡Ojalá Amado nunca desfallezca y algún día logre su objetivo!

INFORMACIONES RELACIONADAS:

*Crónica (Asunción), 6 de Noviembre de 2019. Link: http://www.cronica.com.py/2019/11/07/rio-refloto-buque-guerra-del-70/

*ABC Color (Asunción), 7 de Noviembre de 2019. Link: https://www.abc.com.py/nacionales/2019/11/07/buscaran-rescatar-embarcaciones-de-la-guerra-contra-la-triple-alianza-aprovechando-descenso-del-rio/?fb_comment_id=2749081745111230_2749591528393585#!

*Noticias Py (Asunción), 10 de Noviembre de 2019. Link: https://npy.com.py/2019/11/el-buzo-paraguayo-que-quiere-reflotar-buques-de-guerras/

http://www.cronica.com.py/2019/11/07/rio-refloto-buque-guerra-del-70/

!Comparte!

3 comentarios en “El buzo que quiere rescatar la historia

  • el 13/11/2019 a las 5:02 pm
    Permalink

    Existe una diferencia enorme
    No tenemos acá el Rio de Janeiro como dice el periodista
    El rio de janeiro VINO acá, nadie fue a buscarlo
    Acá se le mandó al fondo del Rio
    Y ahí va a quedar
    El CAÑON CRISTIANO ellos lo robaron y tienen que devolverlo algun dia

    Respuesta
  • el 13/11/2019 a las 6:19 pm
    Permalink

    Felicitaciones por tu espíritu de patriotismo… Fuerza ánimo y adelante!!! Me encantaría que más cada día surgan comobud.

    Respuesta
  • el 13/11/2019 a las 7:38 pm
    Permalink

    Me encantaria unirme al grupo, esta super, yo sigo con retazos la guerra de la triple alianza. Esto que se propone Amado Arias es sensacional

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *