El Diario de Yegros: Solano López en Europa 1853 – 1854

El Diario de Yegros: Solano López en Europa 1853 – 1854

Los historiadores Ricardo Scavone Yegros y el malogrado Alberto Duarte de Vargas, quien falleció de manera intempestiva dejando trunca una extensa obra de investigación con trabajos de importante valía, realizaron un encomiable esfuerzo para recopilar a los famosos Diarios de Viaje escritos, a la manera de una bitácora más o menos detallada, por uno de los edecanes del General Francisco Solano López, el Capitán Rómulo José Yegros (1818 – 1866).

El «Diario de Viaje a Europa 1853 – 1854» fue publicado por la Union Academique Internationale y la Academia Paraguaya de la Historia en Asunción del Paraguay, año 2006. Contiene un prólogo del Prof. Ricardo Scavone Yegros, quien nos brinda varios detalles sobre la obra y sus impresiones personales. Escribió sobre el joven Francisco Solano López Carrillo, quien en 1853 se predisponía para viajar a Europa:

«A pesar de no haber cumplido 26 años de edad, Solano López era un hombre formado con vigor por su padre para colaborar con él en las responsabilidades de la administración del estado. Desde adolescente se le confió el comando superior del ejército… Desde entonces mostró el futuro Mariscal condiciones especiales de mando, así como gran empeño y dedicación en las tareas castrenses» [pág. 14].

Scavone Yegros también nos relata algunos datos sobre este Diario de Viaje, que es la principal fuente de referencia de las actividades de la comitiva paraguaya en su paso por Europa en 1853 – 1855.

«El Diario escrito propiamente por R. J. Yegros había tenido 5 libretas, pero sólo se conservan tres. Una manuscrita por el mismo Yegros (la primera) y las otras dos por otra mano, probablemente fueran dictadas. El manuscrito de Yegros va desde junio de 1853 hasta enero de 1854. Las libretas restantes van desde abril hasta junio de 1854» [pág. 19].

Esta es una información contradictoria, pues el mismo Scavone Yegros nos había dicho que solo la primera libreta está manuscrita por Rómulo José Yegros. Esta va desde el 12 de junio de 1853 hasta el 18 de agosto del mismo año. Las libretas dos y tres, que habían sido dictadas, van desde el 19 de agosto hasta el 31 de octubre de 1853 y desde el 1 de noviembre de 1853 hasta el 13 de enero de 1854, respectivamente. Estas son las «libretas originales» que se han preservado. Las siguientes dos, que habrían estado extraviadas por mucho tiempo, fueron restauradas por Alberto Duarte de Vargas en base a archivos privados pertenecientes a la familia Yegros, entre otras fuentes documentales que habrían servido para su reconstrucción. Podríamos pues hacer la siguiente clasificación:

Libreta 01 (manuscrita por Rómulo José Yegros): desde el 12/VI/1853 al 18/VIII/1853.

Libreta 02 (dictada por Rómulo José Yegros): desde el 19/VIII/1853 al 31/X/1853.

Libreta 03 (dictada por Rómulo José Yegros): desde el 01/XI/1853 al 13/I/1854.

Libretas 04 y 05 (truncas, reconstruidas por Alberto Duarte de Vargas): desde el 01/IV/1854 al 28/VI/1854.

En el Diario de Viaje (que más bien parece ser una bitácora, pues el estilo literario no se adecua a un «Diario») atribuido al Capitán Rómulo José Yegros, tenemos tres lapsos de tiempo que no han sido registrados y que totalizan poco más de siete meses del periplo. Estos son:

Lapso no registrado 01: desde el 14/I/1854 al 31/III/1854 (dos meses y medio).

Lapso no registrado 02: desde el 5/VI/1854 al 11/VI/1854 (una semana).

Lapso no registrado 03: desde el 29/VI/1854 al 11/XI/1854 (cuatro meses y medio).

A pesar de estos «agujeros» y de muchos cuestionamientos que podrían realizarse, la «Bitácora» atribuida al Capitán Rómulo José Yegros cuenta con la descripción más detallada de la travesía de la primera Embajada del Paraguay en Europa en el período independiente, encabezada por el General Francisco Solano López Carrillo y que tuvo como miembros de su comitiva a Don Juan Andrés Gelly y Don Benigno López Carrillo (en calidad de secretarios); al Tte. Cnel. Vicente Barrios, el Cap. José María Aguiar, el Tte. Rómulo José Yegros y el Alf. Paulino Alén (como agregados militares) junto con Pedro Nolasco Decoud y Juan José Brizuela (como agregados diplomáticos, en calidad de cónsules). A ellos se uniría el Sacerdote y Capellán Juan Gregorio Urbieta, entonces Vicario General del Obispado del Paraguay, a quién se pretendía consagrar como nuevo Epíscopo de Asunción (no les acompañaría durante todo el viaje, empero) [página 15].

Es importante hacer unas breves anotaciones sobre Rómulo José Yegros. Este caballero fue primogénito del General Fulgencio Yegros, «prócer» del Paraguay quien tuvo el cargo de Presidente de la Junta Superior Gubernativa además de Cónsul de la República junto al Dr. José Gaspar de Francia. Aunque el General Yegros fue siempre leal a la causa paraguaya, fue complicado por los «porteñistas» que lo enredaron en la trama de la famosa «Conspiración del Viernes Santo» contra el Supremo Francia, quien descubrió el contubernio gracias a la intervención de un sacerdote que debió romper el secreto de confesión para evitar que se cometiera el proyectado magnicidio. Aunque Don Fulgencio Yegros jamás se opuso al Gobierno del Dr. Francia, sin embargo prestó oídos a los «porteñistas» (muchos de ellos eran sus camaradas de armas, otros sus amigos de infancia) que buscaban asesinar al Jefe del Estado y esto causó su ruina, lastimosamente.

El joven Rómulo José Yegros, sin embargo, vivió con su familia prácticamente sin ser molestado por el Supremo Dictador. A pesar de que el «prócer» cayó en desgracia, no hay ejemplo más claro de que la familia del General Fulgencio Yegros era respetada y tenida en alta estima por todos en el hecho de que su primogénito cultivó una amistad cercanísima con el futuro Mariscal Presidente Don Francisco Solano López Carrillo.

Pero también Rómulo José Yegros cometió un error. Se enemistó personalmente con el Sacerdote Manuel Antonio Palacios, futuro Obispo del Paraguay, quien el 16 de marzo de 1863 había sido designado como Obispo Coadjutor (y años después, Obispo Titular) del país. Yegros mantenía una disputa con Palacios por los más diversos motivos y se acusaban mutuamente. Según algunos, la cuestión era por unas haciendas que sus familias se disputaban; según otros, era envidia y recelos personales entre ellos. Lo cierto es que Rómulo José Yegros acusaba al futuro Obispo Palacios de que este descuidaba a su grey y no se comportaba a la altura de sus obligaciones con Dios, celebrando la Santa Misa de manera disoluta e inadecuada. Manuel Antonio Palacios utilizó todo su poder y sus influencias (era amigo de infancia del General Solano López, al igual que el mismo Yegros) para ajusticiar a su rival. Y el futuro Mariscal López terminó poniendo a la palabra del «Obispo Coadjutor» por encima de la del antiguo compañero de armas. Así, Rómulo José Yegros pasó un breve tiempo en prisión (no hay datos exactos, pero habría sido en noviembre de 1863 hasta abril de 1864), acusado de «blasfemo» y «difamador».

No obstante, aprovechando también sus influencias, Rómulo José Yegros «no pasó mal» en la prisión. Y según los relatos orales, el mismo General Solano López le visitaba pidiéndole que se arrepienta de haber actuado de esa manera contra el Obispo Coadjutor. Con un sencillo «auto de fe» saldría fácilmente indultado de su situación de «prisión cuasi-domiciliaria» con la firma del mismo Presidente de la República. Yegros, sin inmutarse, jamás se arrepintió de sus acusaciones contra el Obispo Palacios (el tiempo le daría la razón) y tiempo después, el General Solano López le otorgó el «indulto presidencial» de manera espontánea.

Su otro castigo fue ser degradado. En 1863, Yegros tenía el rango de Mayor del Ejército y era considerado uno de los más formados oficiales. Pero cuando salió de la prisión en 1864, quedó con el cargo de Alférez a medio sueldo. De igual manera, el General Solano López, necesitando de comandantes competentes durante la Guerra de la Triple Alianza, le restituyó al cargo de Mayor de Infantería en 1865, sirviendo bajo las órdenes del entonces Coronel Elizardo Aquino.

Rómulo José Yegros, uno de los héroes de la Guerra de la Triple Alianza contra Paraguay (1864 – 1870), falleció combatiendo al lado de su comandante en la victoriosa Batalla de Boquerón del Sauce (16 – 18 de julio de 1866) en medio de una carga furiosa de infantería y caballería en la que fue alcanzado por la esquirla de un cañonazo. Según cuenta el historiador Ricardo Scavone Yegros, el General José E. Díaz (quien reemplazó al General Elizardo Aquino en la parte final de este cruce triunfante para nuestras armas) ordenó que se recogiera el cadáver de Rómulo José Yegros y que fuera enterrado con honores en el cementerio de Paso Pucú. Además, aunque esto no está confirmado, así como el héroe luqueño Elizardo Aquino recibió los entorchados de General poco antes de morir a causa de sus heridas, el Mariscal López aparentemente habría ascendido de manera póstuma a Rómulo José Yegros al rango de Teniente Coronel.

A continuación presentamos unos resúmenes con nuestras propias descripciones y comentarios en base a los sucesos más notables detallados en el Diario de Viaje en 1853 – 1854, atribuido a Rómulo José Yegros.


PRIMERA LIBRETA (RESUMEN).

12/VI/1853: La Delegación Paraguaya zarpa desde Asunción del Paraguay en la sumaca «Independencia del Paraguay». Atracan brevemente en Villa del Pilar, Paso de Patria, Corrientes (actual Argentina) y el 26 de junio se hospedan en Paraná, capital de Entre Ríos. Allí permanecerían varios días, encontrándose con varios personajes, especialmente los Hermanos Virasoro y la Familia Urquiza. El General Justo José de Urquiza se hallaba entonces en guerra contra Buenos Aires, que se había separado del resto de la Confederación Argentina.

8/VII/1853: Llegan a Buenos Aires luego de un viaje lento. Son recibidos por el Cónsul de Paraguay Don Buenaventura Decoud. En los días siguientes, el Gral. Solano López se encontraría con el Gral. Justo José de Urquiza y diplomáticos de varios países, como los plenipotenciarios de Francia y de Cerdeña. Benigno López Carrillo se había reunido un par de veces con Carlos Loizaga, el famoso legionario.

2/VIII/1853: Parten rumbo a Montevideo y llegan al día siguiente. Mantienen en la Capital del Uruguay reuniones con varios diplomáticos. Se predisponen a abordar el buque «Prince» de la Marina Británica para salir rumbo a Río de Janeiro y zarpan el 8 de ese mes.

14/VIII/1853: Arriban a Río de Janeiro. Son recibidos por el Cónsul del Paraguay Don Manuel Moreyra de Castro. Llega al Gral. Solano López una invitación para reunirse con el Emperador del Brasil Don Pedro II, que es declinada porque el viaje a Europa debe hacerse inmediatamente. Al día siguiente, suben al vapor inglés «Gran Océano» y salen rumbo a la Ciudad de Bahía.

SEGUNDA LIBRETA (RESUMEN).

20/VIII/1853: Desembarcan brevemente en la Ciudad de Bahía y recorren sus lugares turísticos. Al día siguiente parten rumbo a Pernambuco, llegan allí el 22 de agosto.

23/VIII/1853: Parten desde Pernambuco rumbo a Europa. El 30 de agosto arriban a las Islas de Cabo Verde, donde el buque hace repostaje.

06/IX/1853: Llegan a las Islas de Tenerife (España). Desde allí salen rumbo a Portugal, al día siguiente.

10/IX/1853: Arriban a Lisboa, Portugal. Desembarcan y visitan varios lugares, entre ellos el Convento de San Jerónimo. Al día siguiente, se encuentran en trayecto a Southampton.

15/IX/1853: Desembarcan en Southampton, Inglaterra. Se hospedan en el Hotel de Silva. El Dr. Gelly parte en ferrocarril rumbo a Londres. Luego de recorrer la ciudad, el 19 de ese mes el resto de la Delegación va a la capital británica. Se alojan inicialmente en el Hotel Español, luego pasan al Hotel Mivart. En este lugar, el Gral. Solano López se habría encontrado de manera informal con sus vecinos de habitación, los Embajadores de Rusia (Enviado Plenipotenciario Philipp von Brunov) y del Imperio Austríaco (Embajador Conde Franz de Paula von Colloredo Wallsee).

25/IX/1853: Domingo, el Gral. Solano López asiste a la Santa Misa en la «Spanish Chapel» de Londres (probablemente sea el majestuoso Templo Neogótico de St. James Spanish Place, que estaba terminándose entonces) junto a sus compañeros. Es de destacar que Rómulo Yegros se muestra sorprendido en varias ocasiones dentro de su «Diario» respecto a las celebraciones religiosas de los protestantes. «También guardan los domingos», exclama en ocasiones. Sin embargo, según Yegros, ellos no participaron de ninguna de ellas y recién en la católica «Spanish Chapel» volvieron a asistir a la Verdadera Celebración. Ese mismo día, visitaron el «Crystal Palace» que también se hallaba en construcción. El día 27, Lord Clarendon visita de manera informal al Gral. Solano López. El 28, se hospeda en la habitación contigua del Mivart «un Príncipe Austríaco» que no fue identificado. ¿Quizás sería el celebérrimo Klemens von Metternich, quien vivió en esos años en Londres tras un penoso exilio? Parece improbable, pero no imposible.

23/X/1853: Varios días de recorridos, reuniones informales, encuentros con los Hermanos Blyth. El General Solano López asistía regularmente a la Santa Misa en la «Spanish Chapel». Es importante señalar que Sir William Gore Ouseley (1797 – 1866), diplomático británico que mantenía una sincera amistad con el Paraguay, fue uno de los guías de la Delegación del General Solano López durante gran parte del viaje por Europa. El hijo de Sir William Gore Ouseley, cuyo nombre era William Charles Ouseley (1832 – 1859) se había asentado en el Paraguay como comerciante pero falleció por una sobredosis de opio en Asunción.

24/X/1853: Recepción al General Francisco Solano López Carrillo por parte de la Emperatriz Victoria de Inglaterra y su esposo el Príncipe Alberto. El Embajador Paraguayo fue acompañado por Lord Clarendon. Escribe Yegros [pág. 92] que «al llegar al umbral de la sala, había hecho el General López la primera venia y la Reina para contestarle, se había levantado; el Ministro dio dos pasos más para hacerle la segunda venia y la Reina hizo lo mismo. Para la tercera que es la última, dio otros dos pasos y la Reina hizo de igual modo, en donde se encontraron demasiado y que allí había dado ella paso atrás, sentándose en su trono. El Sr. General acabó de hacerle las ceremonias y de referirle un discurso. Acabado esto, vio que a un lado estaba el Príncipe Alberto, marido de la Reina, sentado distante como a dos varas, a quien dio también las venias correspondientes y le refirió otro discurso. El Sr. General había recibido mucho obsequio de los dos y se despidió haciendo las mismas ceremonias al salir, sin volver las espaldas hasta estar fuera de la sala (…). Dijo que era una señora muy afable y de muy buenas maneras».

TERCERA LIBRETA (RESUMEN).

1/XI/1853: Siguen en Londres, hacen paseos por la ciudad, se reúnen principalmente con los Hermanos Blyth así como diplomáticos extranjeros. El Gral. Solano López es invitado, días después, a participar de una fiesta y del nombramiento de un Lord Británico, no identificado. Dicho evento se da el 9 de noviembre y el Embajador Paraguayo se encuentra con «los principales personajes de Londres».

13/XI/1853: Domingo, la comitiva visita la Ciudad de «Grewsin» (sic), que probablemente se trate de Greenwich. Allí visitaron los Palacios Reales. Nolasco Decoud partió rumbo a Liverpool. Nuevas reuniones con los Hermanos Blyth. Al día siguiente, el Gral. Solano López se encuentra con el Lord Mayor de Londres así como con otros lores, quien entonces era Thomas Sidney, MP. El domingo 20, asisten al Divino Sacrificio en el «Spanish Chapel» y al anochecer, el Gral. Solano López participa de otra fiesta a la que le invitaron.

30/XI/1853: Siguen encuentros informales, especialmente con los Hermanos Blyth. La comitiva visita en dos ocasiones el famoso Museo de Cera de Madame Tussauds (que el anotador escribe «Tusó»). También asisten a los populares (pero hoy desaparecidos) Argyll Rooms, donde se dan bailes y festividades.

05/XII/1853: La Delegación Paraguaya se prepara para ir a Southampton. El General Solano López, en esta jornada, luego de un recorrido en ferrocarril, visita a la Emperatriz Victoria y al Príncipe Alberto en su famosa mansión «Osborne House» en la Isla de Wight. Allí recibe todo tipo de atenciones y obsequios. Permanece en «Osborne House» hasta el anochecer y regresa a su hospedaje en el buque privado de la Reina por mar y luego, en la Carroza Real por tierra, siendo escoltado por tropas de la Guardia Imperial por lo que es confundido por el populacho con un noble inglés.

13/XII/1853: Tras participar el día 11 de la Santa Misa en la «Spanish Chapel» y mantener unas últimas reuniones con los Hermanos Blyth, salen rumbo a Southampton en ferrocarril. Se hospedan en el Hotel de Silva (Hotel Español) y al día siguiente, parten en dirección a Francia.

16/XII/1853: Desembarcan en Boulogne (Francia) y se hospedan en el Hotel de los Baños. Luego van a París y se alojan en el Hotel del Príncipe en la Calle Richelieu. El día 19, visitaron la Plaza del Palacio Real de Luís Felipe. Nevaba copiosamente. El 24 asisten al Teatro Italiano, donde se da una función de música.

28/XII/1853: Recepción al General Solano López por parte del Emperador de los Franceses, Napoleón III, en el Palacio de las Tullerías. El Embajador Paraguayo es transportado por una comitiva especial y es invitado por el Emperador a asistir a un desfile militar. Luego, la Delegación Paraguaya asiste a una función del llamado «Circo de Napoleón».

31/XII/1853: Gral. Solano López visita a Ministros de Napoleón III y luego se encuentra con el Arzobispo de París, Su Señoría Ilustrísima R.P. Dominique Auguste Sibour (1792 – 1857) de quién «se vino muy prendado; nos contó que es excelente persona, muy afable y aún joven, a quién dio satisfacción de su misión a Roma y del cuál su Señoría Ilustrísima le dio sus parabienes», según Yegros [pág. 120]. El Arzobispo Sibour fue un prelado de gran cultura, traductor del latín al francés de las obras de San Agustín de Hipona, entre otras. El Jefe de la Iglesia Católica en Francia recomendó al Sumo Pontífice, Papa Pío IX, que sea prudente respecto a la proclamación del dogma de la Inmaculada Concepción de María Santísima, puesto que en tierras galas había mucha resistencia al mismo. Sin embargo, Su Santidad se impuso y tras meses de discusiones, el 8 de diciembre de 1854 por medio de la Bula Papal «Ineffabilis Deus» se definió oficialmente al «Dogma de la Inmaculada Concepción». El Arzobispo Sibour, obediente al Sumo Pontífice a pesar de la enorme oposición en su país ante esta muestra de «Infalibilidad Papal», hizo que la nueva Bula sea oficialmente proclamada en toda Francia. Esto generó una serie de protestas en un sector minoritario del clero franchute y el episodio concluyó con tragedia: el Arzobispo Sibour falleció como mártir de la obediencia a la «Inmaculada Concepción de María Santísima» el 3 de enero de 1857 mientras celebraba Misa, apuñalado por un sacerdote radicalizado y con episodios de locura llamado Jean Louis Verger. Este hombre fue sentenciado a muerte por Napoleón III y ejecutado el 30 de enero de 1857.

01/I/1854: Año nuevo en París, visitas a Embajadores de Inglaterra (Henry Wellesley el Conde Cowley, sobrino del famoso Duque de Wellington) y del Imperio Otomano (quien en estos tiempos habría sido el Pashá Mehmed Cemil Bey, pero no lo pudmos confirmar). En días anteriores y posteriores, se encontraría el Gral. Solano López con diplomáticos americanos como de Uruguay, Bolivia y Argentina.

02/I/1854: Gran Recepción Oficial en el Palacio de las Tullerías. El Gral. Solano López y su comitiva asisten. Napoleón III presenta al Embajador Paraguayo a la Emperatriz Eugenia de Montijo, con la que se había casado el año anterior. Varios Mariscales de Francia se encuentran en el evento.

04/I/1854: Gran baile en el Palacio de las Tullerías, asiste el Gral. Solano López que se encuentra con el Emperador Napoleón III y varios diplomáticos extranjeros, además de Mariscales de Francia y miembros de la Familia Imperial, como la Princesa Matilde y el Príncipe Jerónimo Napoleón. Probablemente, en este baile el Gral. Solano López se habría encontrado con su futura esposa, Elisa Alicia Lynch.

07/I/1854: Gral. Solano López visita personalmente al Príncipe Jerónimo Napoleón Bonaparte de I Monfort (1784 – 1860), derrocado Rey de Westfalia y hermano del celebérrimo Napoleón Bonaparte, el «Gran Corso». Luego asistieron al Teatro Italiano. Aquí, no sabemos a qué «Príncipe Jerónimo Napoleón» se refieren, probablemente sea el padre quien tenía mayor preeminencia política en esos tiempos, porque también estaba el joven hijo que tenía el mismo nombre, «Príncipe Jerónimo Napoleón Bonaparte II de Monfort» (1822 – 1891), quien en 1859 se casaría con la Princesa María Clotilde de Saboya (1843 – 1911), hoy reconocida como «Sierva de Dios» de la Iglesia Católica. Un indicativo de que se trataría del «Papá Jerónimo» y no del «Hijo Jerónimo», es que habitualmente al primero se lo conocía más como «Príncipe Napoleón» mientras que el segundo era llamado «Príncipe de Montfort», con lo que se buscaba evitar confusiones. Aunque no se debe descartar que el Gral. Solano López se haya encontrado con ambos.

13/I/1854: Última anotación oficial de la bitácora atribuida a Rómulo José Yegros. Las posteriores no habrían sido escritas ni dictadas por él. Está redactado que apareció «un carbunclo» en la mano del autor y que por eso se dejaría de llevar apuntes. Mucho se ha especulado respecto a este punto. Autores anti-lopistas elucubraron que de esta manera «simbólica», Yegros había dado a entender que Elisa Alicia Lynch se acopló a la Delegación Paraguaya en esa fecha, traída por Juan José Brizuela bajo órdenes del Gral. Solano López. Esto es pura especulación, no obstante. No hay mención explícita alguna a Elisa Alicia Lynch en el «Diario de Viaje», lo que también es un dato sumamente curioso que nos indicaría que muchas cosas se realizaron «sin dejarse registro alguno».

LAPSO DE TIEMPO SIN REGISTRO 01: 14/I/1854 – 31/III/1854.

LIBRETA TRUNCA (RESUMEN).

01/IV/1854: La Delegación Paraguaya se encuentra en Turín, capital del Reino de Cerdeña (que entonces estaba luchando por la Unificación de Italia, en guerra contra el Imperio Austríaco y los Estados Papales). Visitan el Palacio Real y asisten a la Santa Misa. Al día siguiente, se encuentran con el Rey Víctor Manuel II de Cerdeña (quien se convertiría en el primer monarca de la Italia Unificada en 1861) y asisten a un circo. El 3 de abril, se nombra a Alejandro Favaro como Cónsul del Paraguay ante Cerdeña.

05/IV/1854: Luego de haber visitado al Duque de Génova en la víspera, el Gral. Solano López y su comitiva se encuentran en una Recepción Oficial con la Reina Consorte de Cerdeña, Adelaida de Austria y Saboya de la Casa Habsburgo – Lorena (1822 – 1855), quien se hallaba afectada por dolorosas úlceras estomacales y a la sazón, embarazada. El padre de Adelaida fue Virrey de Lombardía – Venecia (cuya capital era Milán, que entonces estaba bajo poder del Imperio Austríaco) y ella misma era Archiduquesa de Austria. Esta Princesa, hermosa y católica sumamente devota que se hallaba sufriendo con estoicismo su penosa dolencia, habría causado una profunda impresión a la Delegación Paraguaya, con la que fue sumamente obsequiosa. Recordemos que una de las hijas del Mariscal López con Elisa Lynch se llamó «Adelaida». La Reina Consorte de Cerdeña falleció a los 33 años, meses después de haber conocido al Embajador Paraguayo y su comitiva. En este encuentro, los paraguayos habrían recibido varias distinciones.

08/IV/1854: Sábado, desembarcan en Civitavecchia y se dirigen a Roma; llegan esa tarde a caballo y se hospedan en el Palacio del Duque Francisco Cayetano. Al día siguiente, Domingo de Ramos en plena Semana Santa, asisten a la Divina Oblación en la Basílica de San Pedro, presidida por Su Santidad el Papa Pío IX. Durante esos días, los paraguayos participan en casi todas las celebraciones de la Semana Santa, visitando los más importantes templos de la Ciudad Eterna como Santa María la Mayor y San Pablo de Extramuros.

13/IV/1854: Jueves Santo, participan de la Santa Misa presidida por el Sumo Pontífice Pío IX, quien llevó a cabo el «lavatorio de los pies» en medio de un gentío. Visitan la Capilla Sixtina y otros lugares históricos. Al día siguiente, Viernes Santo, asisten a los oficios de la jornada en la Iglesia de San Ignacio, administrada por los jesuitas.

16/IV/1854: Domingo de Pascuas, asisten a la Santa Misa y participan del «Urbi et Orbi». Luego, reciben los miembros de la Delegación Paraguaya las «bendiciones papales». Al final de la jornada, visitan la Iglesia de San Clemente y la de San Juan de Letrán.

18/IV/1854: La Comitiva del Gral. Solano López recibe regalos por parte del Papa Pío IX (rosarios, efigies bendecidas y un cuadernillo con anotaciones sobre dichos presentes así como dedicatorias para la República del Paraguay escritas por Su Santidad) y además, el enviado papal confirma fecha de reunión con el Cardenal Giacomo Antonelli, Ministro y Secretario del Papa, para el día 20.

20/IV/1854: Reunión Oficial del Gral. Solano López con el Cardenal Giacomo Antonelli. Este habría comunicado al Ministro Plenipotenciario del Paraguay que Su Santidad se hallaba en un período de descanso luego de sus febriles actividades durante la Semana Santa y que sólo en las semanas siguientes volvería a atender a encuentros diplomáticos. El Gral. Solano López se mostró muy satisfecho con el Cardenal Antonelli, pero le mencionó que ya no podían prolongar mucho más su estadía en Roma. Cabe señalar aquí que ciertamente, la Delegación Paraguaya eligió una «mala época» para visitar al Sumo Pontífice, más aun en los duros tiempos de revoluciones políticas que le tocaba vivir a Su Santidad.

23/IV/1854: Domingo, asisten a Santa Misa en la Basílica de San Pedro, presidida por el Papa Pío IX. Este vuelve a bendecir estampas y rosarios para la Delegación Paraguaya, que se los presentó. Pero el Cardenal Antonelli confirmó al Gral. Solano López que el Papa se hallaba aún indispuesto para reuniones diplomáticas.

26/IV/1854: Miércoles, el Gral. Solano López se reúne con el Cardenal Giacomo Antonelli y le anuncia la partida de la Delegación Paraguaya. El Ministro y Secretario del Papa intenta convencer al Embajador de Paraguay para que permanezca unos días más y que el Papa lo recibiría. El Gral. Solano López se rehúsa cordialmente y el día 27, la Comitiva está preparándose para abandonar Roma.

28/IV/1854: Salen de la Ciudad Eterna, se hospedan en el Hotel Holandés de Civitavecchia. Al día siguiente pasan por Génova, cruzan por la Villa Monte Romano y se hospedan en el Hotel Águila Negra de Santa Rosa de Viterbo. El 30 de abril, pasan por Villa Piascono y Aguas Radiantes, alojándose en el Hotel de la Puerta de Villa Rodicofoni (sic). El Gral. Solano López durmió en la misma habitación donde estuvo secuestrado el Papa Pío VII por tropas francesas en 1804.

01/V/1854: Llegan a la Ciudad de Siena y de allí parten vía ferrocarril rumbo a Florencia, entonces capital del Gran Ducado de Toscana. Al arribar a la famosa villa florentina, se hospedan en el Hotel de Nueva York. Recorren un par de días en Florencia, visitando su celebérrima Catedral Santa María de las Flores. El Gral. Solano López, sin embargo, permanece hasta altas horas de la noche respondiendo y enviando correspondencias. El Dr. Gelly se separa del grupo y va a visitar la Ciudad de Pisa, regresando al día siguiente. Al atardecer del 3 de mayo, llegan en tren a la Ciudad de Livorno y se acomodan en el Hotel de San Marcos.

04/V/1854: A la mañana, parten a la Ciudad de Génova y preparan su salida rumbo a Marsella, Francia. Se alojan en el Hotel de Francia. En el buque «Languedoc» zarpan esa misma tarde y arriban a la mencionada ciudad gala el día 7 de mayo. Se hospedan allí en el Hotel Bauvan y son visitados por cónsules de Bolivia y Uruguay. Permanecen en Marsella por tres días.

11/V/1854: Jueves, salen en barco rumbo a Barcelona y sufren de una terrible tormenta náutica en el Golfo de León. Estuvieron a punto de hundirse y se salvaron de milagro, según los anotadores. Llegaron el día 12 a Barcelona y agradecieron a Dios por haber salvado sus vidas. Se hospedan en el Hotel Cuatro Naciones y son visitados por el Gobernador Civil. A la noche asisten al Teatro Lírico de la ciudad.

14/V/1854: Salen el día anterior a caballo y llegan a Zaragoza. Se hospedan en el Hotel de Europa. Parten rumbo a Madrid la noche siguiente.

17/V/1854: Arriban a Madrid luego de hospedarse la noche anterior en la Posada San Martín. Toman alojamiento en el Hotel Vizcaíno. Anuncian su llegada y el día 19, se trasladan a un departamento en la Calle San Jerónimo.

21/V/1854: Asisten a Santa Misa, luego el Gral. Solano López visita de manera informal al Ministro Secretario de Su Majestad Católica, Don Ángel Calderón de la Barca. Al día siguiente, van a la Plaza de Toros de Madrid en donde permanecen el día entero disfrutando del espectáculo.

24/V/1854: Días de reuniones informales, entre ellas destaca una con el Embajador de Inglaterra John Hobart Craddock el II Barón Howden, dublinés casado con la Princesa Catalina Bagration de Rusia (1783 – 1857), mujer de belleza e ingenio legendarios en su juventud y con enorme influencia en los círculos aristocráticos europeos. Ella conoció, entre otros, al escritor Johann Wolfgang von Goethe y quizás al mismo Napoleón Bonaparte y además habría sido amante del Príncipe Klemens von Metternich de Austria, el diplomático más brillante del siglo. Esta dama, símbolo del romanticismo decimonónico, fue testigo del famoso Congreso de Viena en 1814 – 1815.

28/V/1854: Santa Misa en la Iglesia de los Italianos. Se reúnen con el Capellán del Conde Montelivar. En los días siguientes, el Gral. Solano López mantiene febril actividad política y diplomática, trabajando en comunicaciones, reportes, tratados y acuerdos con el Gobierno de Su Majestad Católica.

01/VI/1854: Reunión con el Ministro Secretario Don Ángel Calderón de la Barca, con quien el Gral. Solano López mantiene intensas tratativas. No llegan a acuerdo alguno, pero habrían asistido juntos a la Santa Misa el domingo 4.

05/VI/1854: Delegación Paraguaya se encuentra de manera informal con una comitiva de la Reina de España, que se encontraba en un desfile.

LAPSO DE TIEMPO SIN REGISTRO 02: 05/VI/1854 – 11/VI/1854.

21/VI/1854: Luego de varios días de actividades diplomáticas y recorridos, el Gral. Solano López se reúne en la casa del Sr. Jacinto de Albistur, encargado de asuntos políticos del Reino de Su Majestad Católica. Dos días después, se encuentra con el Presidente del Congreso de Diputados de España Don Francisco Martínez de la Rosa (1787 – 1862), con quien mantiene una excelente relación. También se habría reunido en estos días con Don Manuel Pezuela de Cevallos el Marqués de Viluma (1797 – 1892), que acababa de ser nombrado Embajador de España ante el Imperio Francés. El Marqués de Viluma, en quién el futuro Mariscal puso enormes esperanzas para zanjar los inconvenientes con el Reino de España, era un monarquista y ferviente católico que tenía cierta amistad con el «Movimiento Carlista». La Delegación Paraguaya también tuvo tiempo de encontrarse, el día 23, con el Ministro Plenipotenciario del Brasil.

26/VI/1854: Luego de recorridos por Madrid, el Gral. Solano López anuncia su partida de España. Se encuentra brevemente con el Ministro Secretario Don Ángel Calderón de la Barca, luego asiste a una cena en la casa de Doña Rosa Cordal. El Martes 27, la Delegación Paraguaya abandona Madrid, rumbo a Francia. No se llegó a acuerdo alguno con España.

FIN DEL DIARIO ATRIBUIDO A RÓMULO JOSÉ YEGROS.

LAPSO DE TIEMPO SIN REGISTRO 03: 29/VI/1854 – 11/XI/1854.


Las informaciones sobre la parte final del viaje las obtenemos de los «Semanarios» de Asunción, de fechas 27 de enero, 3 de marzo y 10 de marzo de 1855.

La Delegación Paraguaya parte rumbo a Asunción el 11 de noviembre de 1854. El General Francisco Solano López Carrillo llegó en lancha al «Buque Tacuarí», que esperaba en el Puerto de Burdeos (Francia), con toda su tripulación ya preparada. En el trayecto de retorno, el día 13 atracan en Vizcaya (España) y llegan el 15 en Lisboa (Portugal), donde permanecen por diez días, cuatro de ellos en cuarentena a causa de una epidemia de cólera que se reportó en Burdeos. No contamos con datos sobre lo hicieron en esos diez días en Lisboa.

El 24 de noviembre de 1854, salieron de Portugal y tras un periplo que incluyó a las islas de Madeira y de Cabo Verde, el 16 de diciembre de ese año alcanzan Pernambuco, Brasil. Hacen repostaje y descansan allí un par de días, luego zarpan y llegan a Río de Janeiro el 22 de diciembre. Allí reciben todo tipo de atenciones y se enteran de que «el Paraguay está de moda» en todas partes.

Desde el 22 hasta el 27 de diciembre, permanecieron en la Capital del Imperio del Brasil, recorriendo varios lugares como el Jardín Botánico, recibiendo todo tipo de atenciones y visitas. El Gral. Solano López se encontró con el Emperador Don Pedro II en la Nochebuena y tuvo con él una recepción oficial en Navidad, en la que se brindó y celebró por la Independencia del Paraguay. El día 26, el Embajador Paraguayo presenta su despedida al Monarca Brasileño y en la jornada siguiente, parten rumbo a Buenos Aires. ¡Las fiestas navideñas de 1854 con el Emperador del Brasil jamás habrían generado como sospecha que, diez años después, los aires serían de guerra!

El 30 de diciembre llegan a Montevideo (Uruguay), donde permanecen hasta el 2 de enero de 1855. Reciben visitas de Cónsules de Paraguay y de otros países. El 3 de enero desembarcan en Buenos Aires (Argentina), donde permanecen hasta el 14. En esos días (lo que no está reportado por el Semanario), habría nacido el joven Juan Francisco López Lynch, el heroico «Panchito». El día 16 de enero, fondean en la Ciudad de Paraná, capital de Entre Ríos y luego de una breve estadía en dicho lugar, llegan el 20 en la Ciudad de Corrientes. Esa misma mañana zarpan rumbo a Asunción. Al pasar por Villa del Pilar, todo el país recibe a la exitosa Delegación Paraguaya con ambiente festivo.

El domingo 21 de enero de 1855 concluyó el viaje. El Gral. Solano López con su comitiva desembarca en Asunción en medio de alborozo popular y vítores. Se celebra Santa Misa y Te Deum en la Catedral y luego, la Delegación se dirige al Palacio Presidencial donde los espera Don Carlos Antonio López para recibir los reportes del periplo.

Palacio de Greenwich (Placentia), grabado del siglo XVII.
El Palacio de Placentia, también conocido como Palacio Real de Greenwich, que habría sido visitado por el Gral. Solano López y su Delegación en su paso por Inglaterra en 1854. [Grabado del Siglo XVII. Royal Museums].

Emilio Urdapilleta