En las Legendarias Lomas Valentinas – Primera Parte

En las Legendarias Lomas Valentinas – Primera Parte

Ytororó (el «Arroyo Sangriento») y Avay (las «Colinas de la Muerte») fueron verdaderos despeñaperros para los aliados, que pasaron las de Numancia para atravesar esos pasos, defendidos con furia implacable por los soldados del Ejército Paraguayo.

El «Arroyo Sangriento» se tragó a 2.000 cadáveres brasileños, sin contar a los heridos, en una acción de escarmiento que salió a pedir de boca para los dirigidos por el Mariscal Presidente Francisco Solano López Carrillo. Y en las «Colinas de la Muerte», dejaron el pellejo, matando al morir, los guerreros capitaneados por el Gral. Bernardino Caballero, quien salvó el pescuezo por un inexplicable milagro, dejando atrás a 3.500 de los suyos, muertos o prisioneros.

Bandera de Uruguay en 1868 Fragmento del cuadro «Lomas Valentinas» del pintor Diógenes Hequet. Wikipedia.

Desangrados y desmoralizados, llegaban los aliados hasta las proximidades de las Lomas de Cumbarity, llamadas «Ita Yvaté» por los guaraníes, donde se hallaba el cuartel general del Ejército Paraguayo, que ganaba en ferocidad y desesperación lo que perdía en hombres y armas.

Es que desde 1868, las fuerzas de la Alianza poseían armamentos modernísimos, proveídos desde las fábricas internacionales (con muy poco respeto, o intento de respeto, de las leyes de la neutralidad por parte de los proveedores). Mientras, Paraguay debía bastarse a sí mismo, ingeniándose para ponerse a la altura, o al menos, equipar siquiera parcialmente a sus cuadros. Así mismo, aunque ambos lados sufrían por deficiente alimentación, los guaraníes sólo podían recurrir a los recursos de su propia tierra, que cada vez tenía menos agricultores, pues todos los hombres e incluso muchas mujeres, estaban empeñados en la contienda.

Los 60.000 aliados de la «Dezembrada», reducidos a 40.000 por las feroces batallas y las penurias, rodeaban lentamente la posición defendida personalmente por el Mariscal López, con los últimos 10.000 de su legendario ejército, el que resistía ya por 4 años contra fuerzas del mundo entero. Entre ellos, como se había apuntado, empezaron a aparecer niños y mujeres trabajando en la retaguardia e incluso, empuñando los fusiles.

Y así, empezaba a escribirse la leyenda de «Ita Yvaté», en esa Epopeya de los Siglos que conocemos como «Guerra de la Triple Alianza Contra Paraguay».

(Continuará).

El ejército oriental en la batalla de «Lomas Valentinas» (Paraguay), Jefe Comandante Eduardo Vázquez : Galería del Centro de Guerreros del Paraguay. http://bibliotecadigital.bibna.gub.uy/jspui/handle/123456789/7528

Emilio Urdapilleta

Un comentario en «En las Legendarias Lomas Valentinas – Primera Parte»

  1. 591235 120120 Youre so cool! I dont suppose Ive read anything like this before. So good to find somebody with some original thoughts on this subject. realy thank you for starting this up. this web site is something that is needed on the web, someone with slightly originality. beneficial job for bringing something new to the internet! 401807

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.