El Parlante

Periódico Académico de Divulgación, Ciencia & Tecnología y Opinión de la Realidad Nacional, con óptica universitaria y patriótica.

Especiales Guerra Civil Española Historia del Paraguay

Exiliados republicanos españoles en Paraguay: Avelino Rodríguez Elías [Tercera Parte]

Conjuntamente con sus funciones consulares Avelino cumplió la de edil en el Ayuntamiento de Vigo, formando parte de la Comisión de Policía e Higiene, fue justamente en sus años de gestión municipal que la ciudad olívica designa a una de sus calles con el nombre de Paraguay.

En abril de 1924 llegaban a Vigo las lápidas que señalarían el nombre del vial, las mismas habían sido un obsequio de dos gallegos residentes en nuestro país, ellos fueron Victoriano Abente y Lago[1] (hermano mayor del poeta y periodista Victorino Abente y Lago)[2] y José L. Lema, poco tiempo después se procedió al descubrimiento de aquellas placas.

Con el advenimiento de la dictadura del Gral. Miguel Primo de Rivera,[3] se produce el cese de los Ayuntamientos y/o Corporaciones Municipales, trayendo aparejada la destitución de sus representantes, de esta forma Avelino deja de ser edil junto con otros 24 concejales en la sesión del 1 de octubre de 1923.[4] En julio de 1926 Avelino, ya nombrado Cronista Oficial de Vigo, había reiterado a las autoridades municipales su proyecto, originariamente lo hizo en 1909, para la creación de un museo con la finalidad de promover la cultura y la historia local, en 1933 el Ayuntamiento tomaría posesión efectiva del inmueble donde se asentaría el museo durante el periodo del alcalde socialista Emilio Martínez Garrido, que en agosto de 1936 sería fusilado por los sublevados franquistas, el Museo Municipal Quiñones de León en principio tenía prevista su inauguración para el 26 de julio de 1936, pero se vio retrasada por el estallido el día 18 de la sublevación militar, realizándose la inauguración oficial el 22 de julio de 1937, ya encontrándose Avelino y su familia en la ciudad de Asunción.[5]            

A fines del año 1926 la familia Rodríguez Miguelez recibiría dos duros golpes ya que pierden a otros dos hijos con pocas semanas de diferencia, el 21 de noviembre muere a causa de una pleuresía con 25 años María Ramona Rodríguez Miguelez y el 5 de diciembre del mismo año se produce el deceso de María del Socorro Rodríguez Miguelez de 19 años victima de una meningitis, como bien señala su biógrafo Gerardo González Martín, probablemente la religiosidad del matrimonio ayudó a superar momentos tan difíciles.[6]

Prisioneros del Ejército Republicano. El fotógrafo Mario Blanco eternizó las instantáneas de la Guerra Civil

En enero de 1929 se establece oficialmente el Rotary Club[7] de Vigo, nuestro protagonista se encontraba como uno de sus primeros miembros o simpatizantes junto con otras prestigiosas personalidades viguesas, lo que no se puede precisar con exactitud es el grado que llegó a ejercer en la organización rotaria.

Esta condición de rotario le jugaría en contra a Avelino al momento de la sublevación de una parte de los militares españoles en el verano de 1936, ya que éstos últimos la consideraban una organización con influencias masónicas y lo utilizaron de excusa para su injusta detención como relataremos más adelante.[8] 

En mayo de 1932 en un acto presidido por el ya mencionado religioso Emilio Álvarez Martínez (O Resiño) y otras personalidades locales se funda el Centro de Hijos de Vigo, posteriormente llamado Centro Vigués, que según su reglamento interno no tenía carácter religioso, político ni recreativo y con las siguientes finalidades como ser la de honrar la memoria de los benefactores de Vigo, conservar las tradiciones viguesas, contribuir al realce y buen nombre de Vigo y proponer a las autoridades las iniciativas que consideren oportunas, etc.

Esta entidad tuvo una fuerte influencia en la vida política y social en la ciudad olívica, no por la cantidad de sus asociados sino por las personalidades de peso que la dirigían, entre los que predominaban comerciantes, profesionales liberales y propietarios cuyas orientaciones políticas, salvo excepciones, se encuadraban en la derecha.[9] Avelino formó parte de la primera junta directiva de la institución como vocal y en varios periodos posteriores, además estuvo al frente de la sección de Historia, Arqueología y Heráldica.[10]

El 14 de abril de 1931 se había proclamado la Segunda República española[11], tras las elecciones municipales que, se las tenia como un plebiscito a la monarquía, dieron un resultado aplastante a favor de los republicanos en las principales ciudades, lo que provoca la huida del Rey Alfonso XIII ante el peligro del estallido de una guerra civil, asume un gobierno provisional presidido por Niceto Alcalá Zamora.[12]

Al inicio la República española tiene previsto importantes cambios político-sociales como ser: la reforma agraria y militar, las relaciones entre la Iglesia Católica y el Estado, el estatuto de autonomía de Cataluña y el País Vasco, la modificación del sistema educativo y laboral, la ley del divorcio y el reconocimiento de derechos a las mujeres.[13] Fue así que en los meses siguientes las nuevas autoridades republicanas se abocaron en las cuestiones relativas a la convocatoria a Cortes constituyentes para el estudio de la nueva Constitución, que fue aprobada el 9 de diciembre de 1931, la misma estuvo vigente hasta 1939,  incluyendo la mayoría de reformas mencionadas.

El ambiente político y social se torna inestable debido al rechazo de los partidos conservadores a las reformas llevadas a cabo por la República, las cuales durante el llamado Bienio Negro o Rectificador[14] fueron dejadas sin efecto y vueltas a poner en marcha una vez obtenido el triunfo electoral del Frente Popular en febrero de 1936, donde es elegido Presidente de la República Manuel Azaña. 

Es en esta coyuntura que algunos de los principales generales, con meses de antelación, conspiran y preparan la sublevación con la ayuda de civiles conservadores y pro-monárquicos, contra el gobierno republicano, entre ellos Emilio Mola, Gonzalo Queipo de Llano, José Sanjurjo, Manuel Goded y Francisco Franco, que en principio se muestra dubitativo pero después decide sumarse a la insurrección.

Entretanto, el 12 de julio de 1936 falangistas armados asesinan a tiros a un oficial de la Guardia de Asalto republicana, Teniente José Castillo, en represalia y en actitud irresponsable, al día siguiente los compañeros de Castillo secuestran y matan al político pro monárquico José Calvo Sotelo[15], este suceso lo utilizan los conspiradores militares como argumento de que se necesita con urgencia la intervención militar para salvar, supuestamente, a España del caos y el comunismo donde la dirigían las autoridades republicanas.[16]

El 17 de julio de 1936 estalla en las guarniciones del Marruecos español una sublevación de militares contra el gobierno legalmente constituido de la Segunda República[17], esto se extendería a la península con el correr de las horas, hecho que se da al amanecer del 18 de julio[18], transcurrida casi una semana de la sublevación los militares no logran tener un dominio territorial absoluto ya que la rebelión es detenida por un sector leal del ejército con la ayuda de milicias obreras armadas.

Este fracaso en parte inesperado por los sublevados, ya que contaban con el efecto psicológico de una acción eficaz, rápida y brutal para el éxito del plan[19], esta situación trae aparejada la división de España en dos, y como bien refiere Enrique Moradiellos, fue el empate equilibrado de éxitos y fracasos lo que convirtió el golpe militar en una guerra civil de incierta duración y resultado[20], pero de una violencia creciente.  

En Galicia el lunes 20 de julio se recibieron noticias preocupantes, en Vigo se declaró la huelga general quedando la ciudad paralizada, pero al mediodía sale del cuartel un contingente de infantería a recorrer las principales vías de la ciudad portando un bando donde se proclamaba el Estado de Guerra, al llegar al centro de la ciudad y proceder a la lectura del escrito tienen un altercado con la multitud que se encontraba allí, en su mayoría trabajadores, disparando los militares contra la muchedumbre resultando el número de ocho muertos y varios heridos.[21]

Este y otros incidentes fueron rápidamente sofocados por los militares que de esta forma tuvieron el dominio de la situación sin muchos inconvenientes, tomando los edificios tanto de la Gobernación como del Ayuntamiento, el escritor austriaco Stefan Zweig fue testigo de esto, el mismo se encontraba de paso por Vigo camino a Sudamérica para asistir a un congreso del PEN Club Internacional, relatándolo con las siguientes palabras:

Sin embargo, y para mi sorpresa, entramos en el puerto de Vigo e incluso se nos permitió a los pasajeros bajar a tierra durante unas horas. Vigo se encontraba entonces en poder de los franquistas… No obstante, en aquellas pocas horas pude ver cosas que me dieron motivos justificados para reflexiones abrumadoras. Delante del Ayuntamiento, donde ondeaba la bandera de Franco, estaban de pie y formados en fila unos jóvenes, en su mayoría guiados por curas y vestidos con sus ropas campesinas, traídos seguramente de los pueblos vecinos. De momento no entendí para que los querían… Pero al cabo de un cuarto de hora, los vi salir del Ayuntamiento completamente transformados. Llevaban uniformes nuevos y relucientes, fusiles y bayonetas; bajo la vigilancia de unos oficiales fueron cargados en automóviles igualmente nuevos y relucientes y salieron como un rayo de la ciudad. Me estremecí.[22] 

Entre los factores que jugaron a favor de los sublevados se podría referir en primer lugar a la débil resistencia opuesta por las autoridades republicanas locales que se negaron a armar a los ciudadanos, a la escasez misma de armas y a la confianza por parte de los dirigentes socialistas de que los militares se mantendrían leales al gobierno republicano.

Una vez los militares rebeldes tuvieron el control total de la ciudad su atención se centró en la normalización de las actividades económicas, administrativas,  para ello contaron con la colaboración de la burguesía industrial y comercial de Vigo cuyos miembros coparon los puestos en la Comisión Gestora que se hizo cargo del Ayuntamiento tras el levantamiento, y los primeros se abocaron a la captura y represión de los dirigentes del Frente Popular que consideraban peligrosos.[23] La represión tomó diversas formas como ser: multas, expulsión del lugar de trabajo, confiscación de bienes, prisión, la ejecución tras un juicio sumarísimo donde el imputado no tenía oportunidad a la defensa y por último a los tan conocidos y mortales paseos,[24] que no era otra cosa que el simple fusilamiento siendo los infortunados llevados, generalmente por la noche, a los cementerios, descampados o en las cunetas al costado de las carreteras para su ejecución dejando expuestos los cadáveres a la vista de todos. 

Es en este ambiente dominado por la violencia que Avelino es detenido arbitrariamente por los sublevados, hay que tener en cuenta que no se trataba de una persona peligrosa y que en ese entonces nuestro protagonista era un hombre de 64 años. En cuanto a los motivos de su apresamiento los mismos fueron de distinta índole como confundir su carácter de rotario con la de masón, se lo llegó a relacionar al Socorro Rojo Internacional[25] y por último la delación, esta era práctica común en ese tiempo y consistía en denunciar anónimamente a cualquier persona ya sea por envidia o para ajustar algún tipo de disputas personales.    

Es llevado a la improvisada prisión denominada El Frontón de Magallanes donde permaneció por ocho días en condiciones insalubres y bajo constantes amenazas de ser fusilado o paseado, mientras tanto los sublevados seguían hurgando en sus antecedentes tratando de encontrar algo de lo que pudieran acusarlo. Su prima Felisa Oya Gómez recordaba la visita que le había hecho en compañía de Sofía, una de las hijas de Avelino, para entregarle su dentadura postiza que había dejado para su reparación en un dentista local, la comunicación de los detenidos y sus parientes se realizaba en un inmenso pasillo con la permanente presencia de un soldado, donde pudo corroborar las condiciones insalubres del lugar, relató que allí se orinaban en calderos que llegaban a rebosar y a su vez era el lugar donde ponían las colchonetas de dormir perdidas.[26]


[2]Victorino Juan Ramón Abente y Lago (1846-1935) poeta y periodista español nacido en Mugía (La Coruña, Galicia) el 2 de junio de 1846, llega al Paraguay en 1867 a la Villa Occidental, la actual Villa Hayes, trasladándose a la capital en 1869, cuando la ciudad se encontraba ocupada por los ejércitos aliados durante la guerra del 70. Una vez asentado en Asunción se dedica al periodismo y a la creación de su obra poética, entre ellas podríamos citar El Oratorio de la Virgen de la Asunción, La Tejedora de Ñandutí, La Quygua Verá y las Epístolas dirigidas a su amigo Alejandro Guanes, entre otras. Tanto su estilo como su obra se la puede enmarcar entre la segunda parte del romanticismo paraguayo, que se inicia con las posguerra y con el posromanticismo. Sus poemas fueron recopilados en un libro por su nieto Cándido Samaniego Abente con el titulo de Victorino Abente y Lago. Antología poética: 1867-1926, publicada en 1984. Victorino Abente y Lago fallece en Asunción el 22 de diciembre de 1935. Gamarra Doldán, Pedro. Ob. Cit. Págs. 19 y 20. Plá, Josefina. Ob. Cit. Págs. 106, 107, 116.     

[3]Miguel Primo de Rivera y Orbaneja (1870-1930) militar y político español, ingresa muy joven a la academia militar, posteriormente es destinado a Marruecos, Cuba y Filipinas siendo ascendido al grado de general. En septiembre de 1923 encabeza un golpe de Estado contando con la aprobación del Rey Alfonso XIII, una de sus primeras medidas es dejar en suspenso la Constitución de 1876 e instaurar un directorio militar entre 1923-1925, para reemplazarlo por uno civil presidido por él mismo. Desarrolló una política económica intervencionista y proteccionista con inversión en obras públicas e infraestructuras, produciéndose un crecimiento en la economía. En 1925 con la operación de desembarco de Alhucemas se pone fin a la llamada Guerra del Rif y en 1927 establece la Asamblea Nacional Consultiva, a la que se considera la primera Cámara  de carácter corporativista en Europa en el periodo de entreguerras, que llegó a elaborar un anteproyecto de carta política fuertemente influenciada por el autoritarismo y el antiliberalismo. A fines de enero de 1930 crece en demasía su impopularidad y tras perder el apoyo del monarca y del ejército dimite y se traslada a la ciudad de París donde fallece el 16 de marzo de 1930. de Madariaga, Salvador. España. Ensayo de Historia Contemporánea. Sexta Edición. Editorial Hermes. Buenos Aires. Pág. 389 y siguientes. 1955. Fuente Wikipedia.         

[4]González Martín, Gerardo. Ob. Cit. Pág. 110.

[5]González Martín, Gerardo. Ob. Cit. Págs. 74, 80, 82 y 83.

[6]González Martín, Gerardo. Ob. Cit. Págs. 31, 32 y 33.

[7]Rotary International, organización internacional fundada el 23 de febrero de 1905 en Chicago (EE.UU.) por el abogado Paul Harris y tres amigos suyos con el objetivo de formar un circulo de profesionales dedicados a diversos campos con la finalidad de intercambiar ideas y forjar lazos de amistad, estos objetivos se fueron extendiendo gradualmente al servicio humanitario en las comunidades, fomentar la buena voluntad y la paz en el mundo. El Rotary se encuentra integrado por clubes rotarios que llevan a cabo proyectos tendientes a abordar algunos problemas como el analfabetismo, pobreza, el hambre, el deterioro del medio ambiente, etc. La organización se encuentra presente en más de doscientos países, entre ellos el Paraguay. Fuente Wikipedia y la pagina web del Rotary International www.rotary.org/es

[8]González Martín, Gerardo. Ob. Cit. Págs. 64, 65 y 126. 

[9]Fernández González, Manuel. La Dinámica Sociopolítica en Vigo durante la Segunda República. Tesis Doctoral. Universidad Santiago de Compostela. Facultad de Geografía e Historia. Santiago de Compostela. Págs. 322, 323 y 324. 2005. 

[10]González Martín, Gerardo. Ob. Cit. Págs. 66, 67. 

[11]En la reunión celebrada en agosto de 1930 en la ciudad de San Sebastián entre los representantes republicanos y socialistas donde se sentaron las bases para poner fin al régimen monárquico y la composición del futuro gobierno republicano, este acuerdo es conocido como Pacto de San Sebastián.

[12]Niceto Alcalá Zamora (1877-1949) Político conservador y abogado español, ocupó distintos ministerios durante el reinado de Alfonso XIII, como el de Fomento y de Guerra respectivamente, la presidencia provisional de la Segunda República siendo elegido posteriormente para ejercer el cargo por el periodo 1931-1936 año en que fue destituido, fallece en el exilio en la ciudad de Buenos Aires en 1949.  

[13]Beevor, Antony. Ob, Cit. Pág. 29.

[14]Se refiere al periodo político durante de la Segunda República comprendido entre las elecciones de noviembre de 1933 y las de febrero de 1936, en que gobiernan partidos conservadores como ser el Republicano Radical presidido por Alejandro Lerroux, la Confederación Española de Derechas Autónomas (CEDA) con José María Gil Robles como su máximo dirigente, este ultimo primero lo apoya a Lerroux en las Cortes y luego forma parte de su gabinete. Thomas, Hugh. Ob. Cit. Pág. 148. Moradiellos, Enrique. Ob. Cit. Pág. 62.  

[15]José Calvo Sotelo (1893-1936) abogado y político monárquico español, fue ministro de Hacienda, entre 1925 y 1930, durante la Dictadura del General Miguel Primo de Rivera, fue diputado y dirigente principal del partido Renovación Española que propugnaba un régimen monárquico autoritario, fue asesinado el 13 de julio de 1936. 

[16]La novela de Camilo José Cela publicada en 1969 titulada, Vísperas, Festividad y Octava de San Camilo del año 1936 en Madrid, da un panorama general del ambiente que se vivía en la capital española al momento del estallido de la sublevación militar devenida posteriormente en guerra intestina. Cela se encontraba en Madrid por esa fecha recién convaleciente de tuberculosis, logró escapar a la zona dominada por los sublevados y se une a sus filas, es herido en batalla y hospitalizado en Logroño. 

[17]La Primera República Española, fue el régimen político, de corta duración, vigente en España desde su proclamación por las Cortes el 11 de febrero de 1873, hasta que la pronunciación del General Arsenio Martínez Campos, del 29 de diciembre de 1874, dio comienzo a la restauración de la monarquía borbónica. En cambio, la Segunda República Española  fue el régimen proclamado el 14 de abril de 1931, tras la huida del Rey Alfonso XIII, hasta el 1 de abril de 1939 una vez terminada la guerra civil e instaurada la dictadura del General Francisco Franco.

[18]Thomas, Hugh. Ob. Cit. Pág. 243 y sgtes.

[19]Beevor, Antony. Ob. Cit.  Pág. 81 y sgtes.

[20]Moradiellos, Enrique. Ob. Cit.  Pág. 105.

[21]Fernández González, Manuel. Ob. Cit. Págs. 640, 641.

[22]Zweig, Stefan. El Mundo de Ayer. Memorias de un Europeo. Editorial Acantilado. Barcelona. Págs. 282, 283. 2002. 

[23]Fernández González, Manuel. Ob. Cit. Págs. 642, 643. 

[24]Esta expresión tuvo su origen de las películas provenientes de Hollywood (Let´s take a ride o Let´s take a walk), que significa: vamos a dar un paseo/ una caminata), en tiempo de la dictadura del Gral. Miguel Primo de Rivera (1923-1930) se construyeron gran cantidad de salas de cine, una muestra de la influencia del cine estadounidense en la cultura popular en la España de la época. Thomas, Hugh. Ob. Cit. Pág. 301.   

[25]Socorro Rojo Internacional fue un servicio social internacional organizado y puesto en funcionamiento por la Internacional Comunista de 1922, fue creada para actuar con independencia de cualquier organización  o confesión religiosa. Condujo campañas de apoyo a los prisioneros comunistas reuniendo apoyo material y humano, siendo disuelto en 1947. Fuente Wikipedia. 

[26]González Martín, Gerardo. Ob. Cit. Pág. 128.  

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *