Exiliados republicanos españoles en Paraguay: Fernando Oca del Valle [Tercera Parte]

Exiliados republicanos españoles en Paraguay: Fernando Oca del Valle [Tercera Parte]

Como veníamos diciendo en el apartado anterior, Oca del Valle fue un gran docente; entre sus alumnos fueron Jacinto Herrera, Nelly Prono que trabajaron en cine y teatro, Carlos Gómez, Walde Insfrán, Leandro Cacavelos, Raúl Duarte, Chela Claude, Emilio Bigi, Aide Reisoffer, Ernesto Báez[1] que posteriormente formó su propia compañía teatral con Reisoffer y Carlos Gómez donde practicaban teatro popular,[2] otra actriz destacada y alumna suya fue Mercedes Jané, protagonista de La Barca sin Pescador, también posteriormente funda su propia compañía, los españoles Amador García Acebo y Juan Patrón, Ethel Stark, los hermanos Torres y Ninica Segura y entre los actores jóvenes que ingresaron en la década de los cincuenta son María Elena Sachero y Mario Prono a quienes dejó, una vez retirado, la dirección de la compañía teatral. 

José Marcos, exiliado republicano al igual que Fernando Oca del Valle y amigos entre sí, en su papel de empresario teatral trajo al Paraguay en agosto de 1944 a Margarita Xirgu y su compañía para una breve temporada de quince días en el Teatro Municipal, la presencia de la actriz española creó mucha expectativa en Asunción, estro se refleja en los periódicos capitalinos principalmente El País y en menor medida en La Tribuna, desde el 1º de agosto se publicaron notas periodísticas relativas con el acontecimiento, se conocía el éxito de la Compañía de Margarita Xirgu por Sudamérica. Las entradas se agotaron con mucha anticipación, los espectadores las reservaban para todos los estrenos sin preocuparse por los precios ni los títulos de las obras, pareciera ser que lo único que interesaba era ver actuar a Margarita Xirgu,[3]el Centro Catalán de Asunción preparó un acto para recibir a la actriz, donde la misma asistió y pronunció algunas palabras.

Elenco completo de la Tejedora de Ñanduti con Fernando Oca del Valle, apareciendo sentado, en la segunda fila, extremo derecho. Año 1956. Imagen Crédito: Agencia IP

Margarita Xirgu debuta con Doña Rosita la Soltera, incluso se llegó a representar de nuevo la obra mencionada en función matinée, atendiendo a numerosos pedidos de jóvenes, extendiéndose a una temporada popular, a precios reducidos con el fin de hacer accesible a todo público el teatro, esto fue posible gracias a la cooperación de la Compañía de Margarita Xirgu y la empresa del Teatro Municipal, también llevó a escena otras obras de Federico García Lorca como Yerma, Bodas de Sangre, La Zapatera Prodigiosa, Mariana Pineda con clásicos como La Dama Boba de Lope de Vega junto con obras de Jacinto Benavente y Ángel Guimerá, y por último El Embustero en su Enredo de José Ricardo Morales[4] y El Adefesio de Rafael Alberti, éstos últimos amigos de Xirgu, después de iniciada la temporada teatral solo se publican notas periodísticas donde solo anunciaban las obras que serían llevadas a escena en lugar de críticas teatrales propiamente dichas, es decir, no señalan en ninguna línea sobre el elenco completo de actores, la escenografía, situación que era distinta en países como Argentina, Chile y Perú en que la sección dedicada a las obras teatrales se encontraban más consolidadas.[5]

Pero el hecho para destacar del paso por el país de la Compañía de Margarita Xirgu es que hizo notar de forma palmaria la renovación que se estaba desarrollando en el ámbito teatral paraguayo, es decir, se avanzó considerablemente en lo relativo al nivel dramatúrgico como escenográfico, se introdujeron propuestas teatrales contemporáneas, así como la necesidad crear la conciencia de formar un público que guste del teatro como condición sine qua non para que el teatro de desarrolle, además la Compañía del Ateneo recibió la influencia teatral de la Compañía de Xirgu y por último que gracias a ésta el público paraguayo pudo conocer la obra de Federico García Lorca, en otros términos, su primer contacto con la literatura lorquiana no fue a través de la lectura sino con la puesta en escena de sus obras.[6] Otras Compañías teatrales españolas que llegaron por aquella época al país fueron la de María Guerrero y la de Pedro López Lagar.[7]   

En 1944 se lleva a escena Dueña y Señora, obra de autoría de los españoles Leandro Navarro y Adolfo Torrado, contó con los papeles principales a Nelly Prono, Leandro Cacavelos y Aníbal Romero, fue la única obra representada en forma oficial en el año mencionado. Para el año 1947 se estrenan dos obras de Ernesto Báez como ser la Familia Quintana y La Señora del Ministro, esta última cuyo estreno resultó complicado debido al estallido en marzo de la Guerra Civil,[8] sumándose como señala Aníbal Romero el boicot que llevaron a cabo los partidarios del gobierno, principalmente por el grupo Guión Rojo liderado por Natalicio González,[9] ya que en la obra se lo ridiculizaba, a pesar de ello la obra siguió en cartelera hasta que la situación se hizo insostenible debido a la guerra intestina.[10] 

Fue en esta época que Fernando Oca del Valle abandona la dirección de la Compañía teatral, según Aníbal Romero nuestro biografiado fue perseguido y asediado por los testaferros del régimen del Gral. Higinio Morínigo agregándose a eso el estallido de la guerra civil en el país, y teniendo en cuenta las represalias de la que podía ser objeto como extranjero decide trasladarse con su familia a la Argentina.

 Recién en 1952 Oca del Valle retoma la dirección de la compañía, de la cual no se había distanciado del todo, con la puesta en escena de Duda, que estuvo protagonizada por Nelly Prono y Salim Girala. Para el año 1953 vuelve a reestrenar Nuestra Natacha, con algunas variantes como ser la escenografía realizada por Francisco Torné Gavaldá y en el reparto ya se había incorporado María Elena Sachero.[11]  El trabajo de Oca del Valle también incluyó representaciones de teatro leído en el Rotary Club de Asunción, como por ejemplo la sesión de La Cena de los Cardenales del escritor portugués Julio Dantas en 1953.

En junio de 1954 llevan a escena Celos del Aire, de José López Rubio, con buena crítica, también tuvo buena acogida la obra Sombra Querida, aquí ya formaba parte del elenco Amador García Acebo,[12] que se había unido el año anterior, su performance fue alabada por la prensa especializada, que en ese entonces daba sus primeros pasos y comenzaba a ponderar lo referente a la escenografía, el uso de luces y el vestuario de los actores.

El elenco de El Ateneo representó sobre las tablas, en agosto de 1956, la primera zarzuela paraguaya estrenando La Tejedora de Ñandutí[13] obra del dramaturgo Manuel Frutos Pane y el compositor Juan Carlos Moreno González, es una opereta costumbrista inspirada en la zarzuela española, una combinación de teatro, danza y música con características propiamente paraguayas, que fue Director Artístico del Ateneo y que a su vez había reemplazado al Remberto Giménez, a la que le siguieron María Pacurí en 1958, Las Alegres Kygua Verá en 1961 y Paloma Pará en 1964, para ello contó con la colaboración de numerosas personas entre ellas el mencionado Carlos Basterreix como director de orquesta, el coro dirigido por Isis de Bárcena Echeveste, los maestros Carlos Villagra, Juan Carlos Dos Santos, participaron en ellas la soprano Kikina Zarza y el barítono Oscar Barreto Aguayo, siempre con la dirección de Fernando Oca del Valle, contando con la colaboración del pintor acuarelista, el también español Francisco Torné Gavaldá[14] como escenógrafo del Teatro Municipal por más de veinte años y del Ing. José Marcos como empresario teatral.[15] 

 La zarzuela fue a fines de los años sesenta entrando en decadencia, esto se dio a que la cesión gratuita del Teatro Municipal a los elencos trajo aparejado su multiplicación, por lo que las cabezas de elenco se convirtieron en empresarios y pagaban una suma de dinero fija por actuación a los artistas, lo que conllevaba arriesgar un capital del que carecían y teniendo en cuenta que para su representación se necesitaban muchos artistas y músicos en escena y debido a los altos costos que esto demandaba y a que la temporada se redujo a 10 o 12 días, las producciones bajaron en calidad y por ese motivo fue decayendo en el gusto del público hasta que éstos últimos dejan de asistir a las salas de teatro.[16] 

 En 1958 dirige la obra Cristo, estrenada en semana santa, escrita por Enrique Volta Gaona, que trata de la redención humana por el sacrificio del hijo de Dios, con buena crítica y éxito comercial. En ella actuaron entre otros Alberto Lares, Adolfo Cuellar, Azucena Zelaya, Myriam Celeste, Mario Prono, Amador García Acebo, Juan Carlos Hermosa, César Álvarez Blanco, a Fernando Oca del Valle lo elogiaban por la dirección, ya que consiguió naturalidad en las interpretaciones dándole un clima místico, logrado de comienzo a fin. En el mismo año, antes de empezar la función de Ha Llamado un Inspector, del autor inglés J. B. Priestley, la comuna de la capital brindaba un homenaje a la Compañía de Comedias del Ateneo Paraguayo por su décimo séptimo aniversario en la persona de su director Fernando Oca del Valle por su incansable labor cultural, quien recibió del Presidente de la Junta Municipal Dr. Rogelio Valdez y de los concejales Dr. Hilario Gómez y el Ing. José Marcos un pergamino, éste último lee la resolución municipal, seguidamente el entonces Presidente del Ateneo Paraguayo Dr. Juan Max Boettner habla de la trayectoria de la institución y agradece el reconocimiento recibiendo aplausos del público presente.[17]


[1]Ernesto Báez terminó enfrentado a Oca del Valle en los años cincuenta debido a la concepción teatral que ambos tenían. Báez optó por el teatro popular y Oca del Valle por un teatro más universal, la polémica llegó a los periódicos y revistas de la época, aunque unos años después los desacuerdos, que llegaron incluso al plano personal, desaparecerían. En 1956 Ernesto Báez y su esposa volvieron a trabajar como invitados en la Compañía del Ateneo para el estreno de la primera zarzuela paraguaya La Tejedora de Ñandutí obra de Juan Carlos Moreno González y Juan Manuel Frutos Pane que tuvo un gran éxito. Almada-Roche, Armando. Báez o la Importancia de Llamarse Ernesto. Suplemento Cultural de ABC Color. Domingo 10 de noviembre de 2013. Págs. 2, 3.  Asunción. En esta entrevista Ernesto Báez realiza un recuento de su trayectoria como actor y su paso por la compañía teatral del Ateneo Paraguayo. Peiró Barco, José Vicente. Ob. Cit.   

[2]Una vez fundada su compañía teatral se dedicaron a llevar a escenas obras del teatro popular, tanto en castellano como en jopará. Ernesto Báez cumplió la función de director hasta su fallecimiento, llegaron a representar en forma esporádica algunas obras en Buenos Aires, donde no tuvieron mucha repercusión debido al carácter localista del teatro popular. Peiró Barco, José Vicente. Ob. Cit. 

[3]Yousfi López, Yasmina. Ob. Cit. Págs. 101, 110. Plá, Josefina. Ob. Cit. Pág. 135. En forma equivocada Josefina Plá señala como llegada de Margarita Xirgu al Paraguay el año 1946, en realidad fue en 1944.   

[4]Yousfi López, Yasmina. Ob. Cit. Pág. 107. De la misma autora La Recepción de El Embustero en su Enredo en Sudamérica: 1944-1946. Laberintos: Revista de Estudios sobre los Exilios Culturales Españoles. Número 16. Valencia. Pág. 299 y sgtes. 2014. 

[5]Yousfi López, Yasmina. Ob. Cit. Págs. 105, 108. 

[6] Yousfi López, Yasmina. Ob. Cit. Págs. 164, 165.

[7]Plá, Josefina. Ob. Cit. Pág. 150.

[8] La Guerra Civil fue un conflicto armado que transcurrió entre los meses de marzo y agosto de 1947, tiene como antecedente inmediato la ruptura del gobierno de coalición formado durante el mandato de Higinio Morínigo, entre el Partido Colorado y el partido Concertación Revolucionaria Febrerista, provocando la salida de éste último y poniendo fin a la etapa conocida como la Primavera Democrática que había durado un semestre y en la que se habían restablecido los derechos fundamentales como la libertad de expresión y se permitió el retorno de los exiliados políticos, pero la alianza entre el Gral. H. Morínigo y el Partido Colorado, y su grupo paramilitar Guión Rojo liderado por Natalicio González, trayendo como resultado un conato de golpe de Estado en diciembre de 1946. En enero de 1947 los miembros del Febrerismo se unen al Partido Liberal y al Partido Comunista encabezando un levantamiento contra el régimen de Morínigo que se transforma en una guerra civil, teniendo como consecuencia la división de las Fuerzas Armadas, en las que una parte importante de la Marina y de la Infantería se unen a los sublevados, instaurando un gobierno militar en Concepción, ciudad que fue bombardeada por la aviación gubernamental, que contó con el apoyo del gobierno argentino. Los rebeldes se dirigen a la capital, pero son detenidos en Villeta, el gobierno ya había organizado y armado a los Pynandí (los descalzos) siendo los revolucionarios cercados por los batallones de Asunción y los que volvían de Concepción en agosto de 1947, poniendo final a dicha guerra intestina. Fuente Wikipedia.   

[9]J. Natalicio González (1897-1966) político y escritor paraguayo nacido en Villarrica el 8 de septiembre de 1897, realizó sus estudios primarios y secundarios en su ciudad natal para proseguirlos en la capital, donde posteriormente se dedica al periodismo y a la actividad política afiliándose a la Asociación Nacional Republicana (Partido Colorado). Estuvo al frente del sector llamado participacionista, con el que llegó al poder después de cuarenta años en la oposición, ocupó el cargo de Embajador del Paraguay en la República Oriental del Uruguay, más tarde como ministro de Hacienda en el gabinete del gobierno del Gral. Higinio Morínigo. En las elecciones resulta ganador y asume la presidencia de la República en agosto de 1948, pero a los cinco meses es derrocado por su ministro de Defensa el Gral. Raimundo Rolón, debido a esto marchó al exilio donde continuó sus actividades periodísticas y editoriales respectivamente, había fundado la editorial Guarania. En 1966 se lo había nombrado Embajador del Paraguay en México donde fallecería el 6 de diciembre de 1969, ese mismo día se suicidaba su esposa Lidia Frutos Alderete que fue una conocida educadora. Verón, Luis. Ob. Cit. Págs. 164, 165. Benítez, Luis G. Ob. Cit. Págs. 298, 299.           

[10]Yousfi López, Yasmina. Ob. Cit. Pág. 171. 

[11]Yousfi López, Yasmina. Ob. Cit. Pág. 175.

[12]Amador García Acebo (1922-1995) actor y poeta español, nacido en Asturias en 1922, realizó sus estudios en España, al estallar la guerra civil lo llaman para servir en la retaguardia, posteriormente presta el servicio militar por más de dos años, llega a nuestro país en 1951, para en 1953 unirse al elenco de la Compañía del Ateneo de la mano de Fernando Oca del Valle, donde se destaca en sus interpretaciones en las zarzuelas paraguayas, llegó a trabajar en Casa Boston S.A., en la farmacia Oriental y en la empresa Giménez Calvo donde permaneció 35 años hasta su jubilación, también incursionó en la poesía publicando varios libros. Contrajo matrimonio con la conocida actriz paraguaya Ethel Stark Rivarola, una de sus hijas es la actriz Lourdes García, Amador García Acebo fallece en Asunción en 1995. Gamarra Doldán, Pedro. Ob. Cit. Págs. 101, 102. 

[13]Boettner, Juan Max. Música y Músicos del Paraguay. Bernardo Garcete Saldívar Editor. Cuarta Edición. Asunción. Págs. 219, 278. 2008. Martínez Domínguez, Manuel. Ob. Cit. Pág. 135.  La Opera de la Universidad del Norte en los años 2005 y 2010 realizó nuevas versiones de algunas de las zarzuelas paraguayas más conocidas, la primera fue María Pacurí y la segunda La Tejedora de Ñandutí respectivamente, ambas con éxito y representadas en la capital e interior del país con gran concurrencia de público y con la participación de Rebeca Arramendi, Lorena Gómez, David Portillo, la puesta en escena de Edda de los Ríos y la música del maestro Diego Sánchez Haase, entre otros.  

[14]Francisco Torné Gavaldá (1917-2008) nace en Cataluña, a los 15 años comienza sus estudios de dibujo y pintura para posteriormente, por influencia de su maestro, especializarse en acuarela. Debido al estallido de la guerra civil posterga sus actividades artísticas hasta 1941, año en que las retoma en la ciudad de Barcelona, donde forma parte de la agrupación de acuarelistas catalanes, llega al Paraguay en 1951 y es al año siguiente que expone en Asunción, extendiéndose a otros países como a la Argentina y Perú. En 1955 fue nombrado profesor en el Centro Cultural Paraguayo Americano (CCPA) y escenógrafo del Teatro Municipal, retorna a España en 1983 radicándose primeramente en Madrid y luego en Zaragoza, falleciendo en 2008. Gamarra Doldán, Pedro. Ob. Cit. Pág. 165. Plá, Josefina. Ob. Cit. Pág. 153.

[15]Testimonio del Dr. Juan Manuel Marcos.

[16]González Delvalle, Alcibíades. Vida, Esplendor y Muerte de las Zarzuelas y las Veladas. Suplemento Cultural Diario ABC Color. Domingo 21 de junio de 2009. Asunción. Pág. 1. 

[17]Agradecemos especialmente al ex Presidente y actual Director General del Ateneo Paraguayo el Prof. Lic. Manuel Martínez Domínguez por facilitarnos copias de los boletines informativos y recortes periodísticos sobre las actividades culturales de la institución en el periodo que investigamos. 

Fernando Oddone

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *