El Parlante

Periódico Académico de Divulgación, Ciencia & Tecnología y Opinión de la Realidad Nacional, con óptica universitaria y patriótica.

En Exclusiva Especiales Guerra Civil Española Historia del Paraguay

Exiliados republicanos españoles en Paraguay: Guillermo Cabanellas de Torres [Primera Parte]

Guillermo Cabanellas de Torres nace el 25 de junio de 1911 en Melilla,[1] ciudad situada al norte de África a orillas del mar Mediterráneo, donde su padre se encontraba prestando servicios castrenses, hijo del General Miguel Cabanellas Ferrer y Elisa de Torres, su infancia transcurrió en distintas ciudades por los traslados y la Guerra de Marruecos, cursa la enseñanza primaria en la antigua Universidad Alcalá de Henares, a la sazón Colegio de Escolapios, la adolescencia, debido a que su padre fue nombrado Gobernador Militar, en Menorca donde cursó la secundaria en el Instituto de Segunda Enseñanza de Mahón (capital de Menorca) y los finalizó en el Instituto del Cardenal Cisneros de Madrid, pretendió ingresar a la academia militar pero éstas habían sido cerradas durante la dictadura del Gral. Miguel Primo de Rivera.[2]

Ernest Hemingway y Joris Ivens durante el rodaje de su documental sobre la Guerra Civil.
Fuente: Elespañol.com

Estudia la carrera de abogacía en la Universidad de Salamanca donde concluye sus estudios a los 18 años con el grado de licenciado, durante esta etapa de su vida universitaria su actuación fue constante ya que fue director del periódico estudiantil Universidad,[3] Presidente de la Asociación Profesional de Estudiantes de Derecho, dirigente de la Federación Universitaria Escolar y uno de los fundadores de la Unión Federal de Estudiantes Hispanos.

Participa también en la Confederación Internacional de Estudiantes de Derecho y concurre como representante de España al congreso de la Confederación Internacional de Estudiantes reunido en Bruselas en 1930. Fue miembro de los Colegios de Abogados de Madrid, Guadalajara, Toledo y Ciudad Real, es en la Universidad Central de Madrid donde obtiene el grado de doctor en derecho.[4]

Guillermo Cabanellas de Torres.

Se afilia la Partido Socialista Obrero Español (PSOE) en 1930, participa en el movimiento revolucionario del 15 de diciembre del mismo año, la llamada Sublevación del Aeródromo de Cuatro Vientos,[5] por lo que fue encarcelado y posteriormente liberado.

También colabora en el movimiento que lleva el 14 de abril de 1931 a la proclamación de la Segunda República española, tras las elecciones municipales que se tenían como un plebiscito a la monarquía, dando un resultado aplastante a favor de los republicanos en las principales ciudades, lo que provoca la huida del Rey Alfonso XIII ante el peligro del estallido de una guerra civil, asume un gobierno provisional presidido por Niceto Alcalá Zamora, tanto con éste último como con sus hijos traba amistad nuestro biografiado.

Al inicio la República española tiene previsto importantes cambios político-sociales como ser: la reforma agraria y militar, las relaciones entre la Iglesia Católica y el Estado, el estatuto de autonomía de Cataluña y el País Vasco, la modificación del sistema educativo y laboral, la ley del divorcio y el reconocimiento de derechos a las mujeres.[6]

Libro sobre la Guerra Civil de Guillermo Cabanellas de Torres.

Fue así que en los meses siguientes las nuevas autoridades republicanas se abocaron en las cuestiones relativas a la convocatoria a Cortes constituyentes para el estudio de la nueva Constitución, que fue aprobada el 9 de diciembre de 1931, la misma estuvo vigente hasta 1939, que incluyó la mayoría de reformas mencionadas.

Es en esta época que Guillermo Cabanellas es nombrado Secretario del Gobierno General de los Territorios Españoles del Golfo de Guinea, ejerciéndolo por un año aproximadamente, ocupó otros cargos como Secretario del Jurado Mixto Nacional de Teléfonos y el de Secretario Jurídico de la Delegación Marítima de la Provincia de Murcia y secretario en un juzgado laboral, a partir de 1932 se dedica al ejercicio de la profesión de abogado en Madrid y Ciudad Real.

BNE (Azaña, Negrín y Miaja visitan el frente del centro en noviembre de 1937). Fuente: Elespañol.com

Es por ese tiempo de su experiencia en la Guinea Española y de su paso por el juzgado laboral es que surge su interés por la, por entonces, poco desarrollada rama del derecho laboral, en África pudo observar la necesidad de otorgar determinadas protecciones al trabajador tendiente a evitar que su trabajo se convirtiera en su desgracia,[7] esto se plasma por escrito en su libro Esclavos. Notas sobre el África Negra, publicada en 1933 (aquí describe las durísimas condiciones laborales aplicadas en las colonias y busca soluciones a esos abusos), del mismo año es el libro La Revolución Social,  y en 1934 edita la obra titulada Enjuiciamiento en los Jurados Mixtos.

El ambiente político y social entre los años 1933-1936 se torna inestable debido al rechazo de los partidos conservadores a las reformas llevadas a cabo por la República, las cuales durante el llamado Bienio Negro o Rectificador[8] fueron dejadas sin efecto y vueltas a poner en marcha una vez obtenido el triunfo electoral del Frente Popular en febrero de 1936, donde es elegido Presidente de la República Manuel Azaña, en esta elección Guillermo Cabanellas se presenta como candidato a diputado por el Partido Socialista en las provincias de Guadalajara y Ciudad Real.

Museo del Prado (Camión militar evacuando a Valencia ‘La familia de Carlos IV’, de Goya)
Fuente: Elespañol.com

Es en estas circunstancias que algunos de los principales generales, con meses de antelación, conspiran y preparan la sublevación con la ayuda de civiles conservadores y promonárquicos contra el gobierno republicano, entre ellos Francisco Franco, que en principio se muestra dubitativo pero después decide sumarse a la insurrección.

Entretanto el 12 de julio de 1936 falangistas armados asesinan a tiros a un oficial de la Guardia de Asalto republicana, Teniente José Castillo, en represalia y en actitud irresponsable, al día siguiente los compañeros de Castillo secuestran y matan al político monárquico José Calvo Sotelo[9], este suceso lo utilizan los conspiradores militares como argumento de que se necesita con urgencia la intervención militar para salvar, supuestamente a España del caos y el comunismo donde la dirigían las autoridades republicanas.[10]

BNE (Mandos republicanos delante de los ataúdes de los fusilados en Torrejón de Ardoz).
Fuente: Elespañol.com

En Madrid el 16 de julio de 1936 nuestro protagonista contrae matrimonio con Carmen de las Cuevas, dos días después estalla la sublevación militar que lo sorprende con su esposa y su padre,  el Gral. Miguel Cabanellas Ferrer, en la ciudad de Zaragoza, lugar donde este último ejercía el cargo de jefe de la V División Orgánica[11], sus hermanas llegan el 18 de julio, en cambio sus hermanos Miguel y Emilio se encontraban en Madrid, logrando refugiarse en la embajada de México para, en abril de 1937, trasladarse a Francia, en cambio su hermano Virgilio se encontraba en Gijón, siendo liberado por el Ejército sublevado una vez terminada la campaña del norte.[12]             

Guillermo Cabanellas de Torres y Carmen de las Cuevas. Imagen: Wikipedia.

[1]Ciudad que formaba parte del Protectorado Español en Marruecos, cuya extensión comprendía al norte por el Rif, al sur por el Cabo Juby, incluyendo el Sáhara Español, la Guinea Española, siendo sus principales ciudades Melilla, Ceuta y Tetuán, ésta última era la capital del protectorado, éste duraría hasta 1956-1958. Fuente Wikipedia.     

[2]Testimonio del Dr. Guillermo Cabanellas de las Cuevas.

[3]El equipo de redacción de Universidad estaba integrado por Guillermo Cabanellas, su hermano Emilio Cabanellas, Jesús López Alonso, Félix Martínez de Diego y Juan Domínguez. Cabanellas, Guillermo. Cuatro Generales. Preludio a la Guerra Civil. Tomo I. Editorial Planeta. Págs. 17, 25, 187. Barcelona. 1977. Es en este libro, publicado en dos tomos, donde aborda los prolegómenos del golpe militar y desde que éste se lleva a cabo hasta su conversión en una guerra civil. La idea de escribirlo le surgió, como el mismo lo relata, de una charla que había tenido en Barcelona con historiadores en 1973, también buscando esclarecer hechos que fueron decisivos para la historia contemporánea de España y que los últimos sobrevivientes que en una u otra manera participaron en la Guerra Civil Española desaparecieran físicamente, lo comienza y termina en la Argentina, en su quinta Bosque Viejo a pocos kilómetros de la capital porteña, contando con la ayuda de su esposa.  

[4]Testimonio del Dr. Guillermo Cabanellas de las Cuevas.

[5]Ésta tuvo lugar tres días después de la fracasada Sublevación de Jaca, su realización ya se había previsto por el movimiento cívico-militar tras la firma del Pacto de San Sebastián que pondría fin a la monarquía borbónica, cuando éste aeródromo en las afueras de Madrid es tomado por el Gral. Gonzalo Queipo de Llano y el Comandante Ramón Franco quienes leen un manifiesto afirmando que la República se había proclamado, con la intención de soliviantar a los madrileños, no consiguiéndolo, por lo que dieron por finalizado el conato. Los altos mandos militares mencionados huyen a Portugal y de ahí a París, siguiendo sus actividades conspirativas contra la monarquía, una vez proclamada la Segunda República los indulta. Fuente Wikipedia. 

[6]Beevor, Antony. Ob, Cit. Pág. 29.

[7]Testimonio del Dr. Guillermo Cabanellas de las Cuevas.

[8]Se refiere al periodo político durante de la Segunda República comprendido entre las elecciones de noviembre de 1933 y las de febrero de 1936, en que gobiernan partidos conservadores como ser el Republicano Radical presidido por Alejandro Lerroux, la Confederación Española de Derechas Autónomas (CEDA) con José María Gil Robles como su máximo dirigente, este ultimo primero lo apoya en las Cortes y luego forma parte del gobierno. Thomas, Hugh. Ob. Cit. Pág. 148. Moradiellos, Enrique. Ob. Cit. Pág. 62.  

[9]José Calvo Sotelo (1893-1936) abogado y político monárquico autoritario español, fue ministro de Hacienda, entre 1925 y 1930, durante la Dictadura del General Miguel Primo de Rivera, fue diputado y dirigente principal del partido Renovación Española que propugnaba un régimen monárquico autoritario, fue asesinado el 13 de julio de 1936. 

[10]La novela de Camilo José Cela publicada en 1969 titulada: Vísperas, Festividad y Octava de San Camilo del año 1936 en Madrid, da un panorama general del ambiente que se vivía en la capital española al momento del estallido de la sublevación militar devenida posteriormente en guerra intestina. Cela se encontraba en Madrid por esa fecha recién convaleciente de tuberculosis, logró escapar a la zona dominada por los sublevados y se une a sus filas, es herido en batalla y hospitalizado en Logroño. 

[11]Los generales cabecillas unos días antes del levantamiento habían enviado a sus familias al exterior, por ejemplo Emilio Mola los envió a Biarritz, Francisco Franco los traslada a Francia a bordo de un vapor alemán, Gonzalo Queipo de Llano a Málaga. Al igual que el anterior libro mencionado más arriba, la idea le surge en setiembre de 1936 cuando viajaba de Salamanca a Burgos con su padre, éste con la excepción de algunas notas tomadas en el curso de viajes realizados a España o México, fue escrito íntegramente en la Argentina en su quinta Bosque Viejo, dedicándole a esta labor más de cinco años, una vez cumplido el ejercicio de la profesión y la docencia. Cabanellas, Guillermo. La Guerra de los Mil Días. Segunda Edición. Tomo I. Editorial Heliasta. Págs. 89, 93, 416. Buenos Aires. 1975.    

[12]Cabanellas, Guillermo. Cuatro Generales. La Lucha por el Poder. Tomo II. Editorial Planeta. Barcelona. Pág. 346. 1977.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *