Exiliados republicanos españoles en Paraguay: Genaro Escudero Pérez [Primera Parte]

Exiliados republicanos españoles en Paraguay: Genaro Escudero Pérez [Primera Parte]

Exiliados republicanos llegados al Paraguay.

Durante la contienda y una vez terminada esta comienza la diáspora de republicanos, tendrían como destino a distintos países tanto en el continente europeo como americano, donde empezarían una nueva vida tratando de dejar atrás los recuerdos de la guerra, es en este contexto que llegan al Paraguay algunos exiliados, en las páginas siguientes conoceremos sus vidas y aportes una vez asentados en nuestro país.

Genaro Escudero Pérez. Fuente: Archivo María del Carmen Escudero de Riera.

Genaro Escudero Pérez nace el 20 de enero de 1900 en Olite, a cincuenta kilómetros aproximadamente de Pamplona (Navarra), hijo de Genaro Escudero y Patrocinia Pérez, tuvo una hermana de nombre María Luciana, a una corta edad pierde a su padre.

Recibe la educación inicial en la escuela de su pueblo natal bajo la tutela de un profesor que dictaba clases en un aula a niños de seis a catorce años, a los 10 años es enviado a un colegio dirigido por los padres maristas ubicado en Hasparren, País Vasco francés, donde aprende y domina el idioma francés, volviendo a España al inicio de la Primera Guerra Mundial en 1914.

Ya no volvería a cursar los estudios secundarios, a su vuelta tuvo como primera intención ingresar a la Marina, para ser marino mercante, pero acudió al llamado de su madre para que la ayude en la administración de los negocios y bienes familiares.[1].

Más adelante en busca de nuevas oportunidades y dejando atrás ciertos contratiempos se traslada con su familia a París, en esta ciudad su madre se dedica al oficio de sombrerera y Genaro, apasionado por la mecánica, comienza a trabajar en un taller, posteriormente su madre se muda nuevamente a España y se instala en San Sebastián, él queda trabajando en la Ciudad Luz.

Fue justamente en la capital francesa donde conoce, en un café durante una reunión de amigos, a María Antonia Prieto Ansa (Maruja), que a la sazón trabajaba en el rubro de la alta costura, primeramente en la casa Bechoff y luego en Chanel llegando a ser petite main,[2] después se independiza y monta su atelier en la Rue Belles Feuilles nº 14, con quince empleadas, siendo conocida en el mundo de la moda parisina como Marisi, con una clientela selecta que incluía a mujeres argentinas, chilenas y colombianas entre otras nacionalidades.

Transcurrido unos meses de noviazgo, contraen matrimonio en París el 22 de noviembre de 1927, la pareja tuvo cuatro hijos, en 1928 en San Sebastián nace su primera hija María del Carmen, en 1932  su segunda hija llamada Sira, Genaro en 1937 y Francisco en 1939, estos tres últimos nacidos en París.[3]

María Prieto Ansa y Genaro Escudero Pérez en el día de su matrimonio. Archivo María del Carmen Escudero de Riera.

El 14 de abril de 1931 se proclama la Segunda República española[4], tras las elecciones municipales que, se las tenía como un plebiscito a la monarquía, dieron un resultado aplastante a favor de los republicanos en las principales ciudades, lo que provoca la huida del Rey Alfonso XIII ante el peligro del estallido de una guerra civil, asume un gobierno provisional presidido por Niceto Alcalá Zamora.[5]

Al inicio la República española tiene previsto importantes cambios político-sociales como ser: la reforma agraria y militar, las relaciones entre la Iglesia Católica y el Estado, el estatuto de autonomía de Cataluña y el País Vasco, la modificación del sistema educativo y laboral, la ley del divorcio y el reconocimiento de derechos a las mujeres.[6]

Fue así que en los meses siguientes las nuevas autoridades republicanas se abocaron en las cuestiones relativas a la convocatoria a Cortes constituyentes para el estudio de la nueva Constitución, que fue aprobada el 9 de diciembre de 1931, la misma estuvo vigente hasta 1939, que incluyó la mayoría de reformas mencionadas.

Fue en este contexto que Genaro Escudero recibe con mucho optimismo el advenimiento de la Segunda República, muestra de ello es que todavía viviendo en París decide pintar el maletero de su automóvil con los colores de la bandera republicana (rojo, amarillo y morado) y pasea por la ciudad provocando los gritos e insultos de los españoles promonárquicos con quienes se cruza.

Bandera de la Segunda República Española.

Enseguida toma la decisión de trasladarse con toda su familia a España en 1932[7], se  mudan a la ciudad de Pamplona, en la calle Plaza Príncipe de Viana en un edificio nuevo y amplio, instalándose en el cuarto piso donde su esposa de nuevo monta su taller de costura igualando el éxito que había tenido en la capital francesa.

Edificio en Pamplona, ubicado sobre la calle Plaza Príncipe de Viana. Aquí vivió la familia Escudero al volver de París en 1932. Archivo María del Carmen Escudero de Riera.

[1]Testimonio de la señora María del Carmen Escudero de Riera.

[2]Petite Main (Manos Pequeñas), se conoce con este nombre a las costureras y costureros que trabajan en ateliers de alta costura de París, es a su vez el primer rango profesional de los talleres. En Francia estos artesanos son tratados con gran respeto.

[3]Testimonio de la señora María del Carmen Escudero de Riera.

[4]En la reunión celebrada en agosto de 1930 en la ciudad de San Sebastian entre los representantes republicanos y socialistas donde se sentaron las bases para poner fin al régimen monárquico y la composición del futuro gobierno republicano, este acuerdo es conocido como Pacto de San Sebastian.

[5]Niceto Alcalá Zamora (1877-1949) Político conservador y abogado español, ocupó distintos ministerios durante el reinado de Alfonso XIII, como el de Fomento y de Guerra respectivamente, la presidencia provisional de la Segunda República siendo elegido posteriormente para ejercer el cargo por el periodo 1931-1936 año en que fue destituido, fallece en el exilio en la ciudad de Buenos Aires en 1949.  

[6]Beevor, Antony. Ob, Cit. Pág. 29.

[7]Gamarra Doldán, Pedro. Españoles Ilustres en el Paraguay. Editorial Aguilar. Asunción. Pág. 91. 2011.

Fernando Oddone

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *