FECHA FELIZ: VICTORIA EN TUYUTI

FECHA FELIZ: VICTORIA EN TUYUTI

150 AÑOS DE LA EPOPEYA GUARANÍ.

___

Guerra Contra Paraguay (1864-1870).
3 de Noviembre, 1867.
Hace 150 Años.

Los Aliados, bajo el mando efectivo del Marqués de Caxias, se recuperaron del desastre dejado por el derrotado Gral. Bartolomé Mitre. Lentamente las tropas de la Alianza fueron reforzadas y reorganizadas, recibieron grandes dotaciones de «esclavos de la libertad» y armamentos modernos que llegaban de Inglaterra, EEUU y Bélgica.

La epidemia de cólera (que afectó a ambos bandos pero con más fuerza a los Aliados) hizo que los paraguayos logren retomar el Fuerte Curuzu, que estaba repleto de enfermos azotados por el tristemente célebre vibrió cholerae. Fue una terrible masacre en Mayo de 1867 y de la que pocos brasileños salieron vivos, gracias a la activa intervención del Conde de Porto Alegre. Además, las salidas esporádicas de jinetes paraguayos castigando a las posiciones aliadas fueron un constante dolor de cabeza para el Alto Mando de la Alianza. Aún así, Caxias no se desanimaba. Lento, meticuloso hasta la exageración, experimentado, siempre caminaba hacia el camino más seguro.

Sabía que el Mariscal Presidente Francisco S. López se hallaba aislado, y que la Fortaleza de Humaitá podía ser rodeada con ayuda de la Escuadra. Paso a paso organizó su plan, hasta que el 1 de Noviembre de 1867, con la captura de la posición paraguaya de Tajy, la legendaria fortaleza estaba prácticamente incomunicada.

Gen. Vicente Barrios. Imagen Fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/Archivo:Gen._Vicente_Barrios.jpg

El «Supremo» también comprendió esto y debió decidir entre: quedar completamente atenazado en Humaitá ó lograr un camino de escape para organizar la nueva resistencia en otra línea defensiva. El Mariscal López optó por lo segundo, pero necesitaba de una gran acción con la cual distraer a los Aliados y ganar tiempo para el repliegue.

Así, 6.000 infantes bajo mando del Gral. Vicente Barrios y 2.000 jinetes liderados por el Cnel. Bernardino Caballero fueron puestos a disposición.

La misión era sencilla: meterse en las líneas de Tuyuti por sorpresa, causar el mayor daño posible a los Aliados (si fuera posible, expulsarlos hasta Paso de Patria) y retirarse capturando todas las provisiones disponibles.

El Gral. Barrios, quien en la Primera Batalla de Tuyuti (24 de Mayo de 1866) cometió el gravísimo error de ser impuntual a su cita, en esta ocasión actuó con precisión encomiable. Antes de que saliera el sol, sus hombres ya se encontraban agazapados en el punto exacto esperando la señal que, cuando se dio, los hizo saltar sobre las incautas vanguardias argentinas que fueron completamente sorprendidas. Fue tan bien lograda la sorpresa que los mercenarios europeos que formaban parte de los batallones argentinos fueron prácticamente rebasados por el empuje.

Mayor Bullo. Fuente imagen: http://bibliotecanacional.gov.py/bn_documento/mayor-sebastian-bullo/#foto

Muchos salieron corriendo por la larga ruta que conectada Paso de Patria con Tuyuti, llegando hasta orillas del Paraná, donde pagaban cientos de libras esterlinas para cruzar hasta Corrientes. El espanto fue total. Los que quedaron atrás murieron a plomo, sablazos ó incendios. Y para colmo de males, muchos de los que posteriormente intentaban huir por la ruta Tuyuti-Paso de Patria eran alcanzados por los jinetes paraguayos y destajados. 

Era una catástrofe. Los paraguayos incendiaron todo el campamento aliado. El Gral. Mitre, quien se hallaba en la retaguardia, ni siquiera atinó a reaccionar. Caxias quedó estupefacto, no podía creer lo que le dijeron: «La Caballería Paraguaya llegó hasta Paso de Patria, mataron cientos, capturaron a unos 250 hombres, entre ellos al Secretario Personal del Conde de Porto Alegre, el Tte. Cnel. Cunha Mattos». ¿De dónde sacaría tanta indomable fuerza ese López?, se preguntaba el futuro Duque…

En efecto, era cierto. La infantería paraguaya se apoderó de innumerables armas, provisiones y unos 14 cañones. Pero cuando alcanzaron los depósitos de alimentos, hubo un desbande que fue aprovechado por el Conde de Porto Alegre para contraatacar. Fue en ese interín que Cunha Mattos termina siendo emboscado junto a sus 250 hombres y capturado…

Cuando Porto Alegre expulsó a los últimos rezagados paraguayos que se desbandaron durante el saqueo de alimentos, vio que nada había para festejar. Los soldados guaraníes hicieron de las suyas una vez más, sorprendieron de nuevo a la Alianza dejándola paralizada y gravemente golpeada.

Según Thompson, 1.200 paraguayos cayeron en la acción mientras que los Aliados perdieron unos 1.900 hombres (sin contar heridos y prisioneros en ambos bandos). Según el Cnel. Theodor Fix del Ejército Francés, las bajas aliadas llegaban hasta 4.000 hombres (3.500 muertos y heridos, unos 500 prisioneros). Los paraguayos perdieron unos 2.500 hombres.

Bernardino Caballero. Fuente imagen: http://www.portalguarani.com/8_pablo_alborno/14206_general_bernardino_caballero_1913_oleo_de_pablo_alborno_.html

Una pequeña victoria táctica, pero una gran victoria estratégica del Mariscal López, quien obtuvo el tiempo necesario para diseñar la ruta de escape de Humaita junto a unos 10.000 soñados que, ante los ojos de las paralizadas fuerzas aliadas, aprovecharon y cruzaron a través de caminos hechos a brazo partido para organizar la nueva resistencia más allá de Humaita. Los Aliados recién a inicios de Febrero de 1868 se recuperarían y retomarían la actividad, cuando el Mariscal López ya había conseguido su plan.

De todas maneras, Humaita terminaría cayendo… Pero ese es otro capítulo.

En imágenes los tres comandantes paraguayos bajo la dirección del Mariscal Francisco Solano López, héroes de la guerra contra la Triple Alianza. 

General Vicente Barrios
Mayor Sebastián Bullo, mortalmente herido en combate
Tte. Coronel Bernardino Caballero

Emilio Urdapilleta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *