El Parlante

Periódico Académico de Divulgación, Ciencia & Tecnología y Opinión de la Realidad Nacional, con óptica universitaria y patriótica.

Anarquismo Liberal Ensayo Historia del Paraguay Historia del Siglo XX Periodo Liberal Revoluciones del Paraguay

Jaristas vs Gondristas; ni ganadores perfectos ni perdedores acabados – Cuarta Parte/Final

El final de una era

En medio de todo este despelote, (mencionado en la parte 3 de esta investigación) fallece el 26 de Febrero de 1912 en la capital, el ex presidente de la nación general Bernardino Caballero es su quinta –hoy Parque Caballero– el gobierno de Rojas ordena los honores correspondientes.

Fuente: Arami Grupo Empresarial. Portal Guaraní.

Como si fuera un homenaje al ilustre fallecido, percatándose los colorados de la total orfandad, y en “honor” al fallecido jefe, deciden ni cortos ni perezosos derrocar a don Liberato y tomar el poder para los republicanos de manera inmediata. “Lindos nenes”.

Los hombres decididos tienen la virtud de crear situaciones insólitas e inesperadas. El doctor Cayo Romero Pereira, el mayor Eugenio Alejandrino Garay y otros oficiales de filiación coloradas dan el golpe final al enclenque gobierno de Liberato Rojas, obligado a renunciar y parte rumbo al exilio definitivo  junto a su hermano Emiliano, quien se hizo humo con quinientos mil pesos oros del tesoro nacional, repitiendo la “hazaña” de José Díaz de Bedoya, aquel triunviro que cambió su alto cargo por el dinero conseguido por la venta de la platería, para quedarse a residir en Buenos Aires a disfrutar de la fresca viruta en mayo de 1870. Si de nefastos hablamos.

Cecilio Báez. Con él comienza el desastre liberal de las revoluciones consiguientes.
Albino Jara, del que la facción «jarista» fue una de las más virulentas.
Manuel Gondra, fundador del «gondrismo»
Mario Usher
Don Liberato Marcial Rojas Cabral.
Alfredo Aponte

La punta del ovillo se les había perdido a los liberales, y en la confusión generalizada los republicanos instauraron un gobierno que duró nada más que veinte y dos días. Los colorados no solo tienen el record de tener un presidente por más tiempo, el de Stroessner que duró casi treinta y cinco años sino también el más corto.

El flamante presidente doctor Pedro Pablo Peña, médico y profesor universitario, fue escogido en la ocasión de su curul en el parlamento nacional, para ser elevado a la primera magistratura de la nación.

Fuente: Abc Color

El doctor Pedro P. Peña, que tuviera un cursus honorum formidable en su profesión, en la catedra y en distintos gobiernos completaba su curriculum político con la presidencia de la nación, en este verdadero dantesco periodo de nuestro proceso político.

Era época de guapos y compadritos en la política del Paraguay. No había lugar ni tiempo para gente de pensamiento y espíritu (como ahora). Los doctores y literatos fungían de oficiales y se enganchaban a los distintos frentes, pues había para todos los gustos.

Los Jaristas en la retaguardia del frente Sur de los revolucionarios Gondristas; estos repartidos en el Norte –Concepción– al mando directo de don Manuel, y al Sur (en Villa Franca) batiendo Paraguarí y las Misiones, con montoneras a cargo de los caudillos liberales de esas zonas.

Ni los astros estaban alineados – ni los dioses estaban a favor, ni era tiempo ni lugar – para que los colorados queden atornillados al sillón de López. El tiempo que le tocó “en suerte” gobernar el Paraguay al doctor Peña, no le dio chance para dar ninguna decisión de estadista; su Estado Mayor era el único organismo que tenía febril actividad, debiendo sufrir la deserción de un comandante muy importante –Hipólito Núñez– quien con todo su batallón, fue a unirse  con las tropas Gondristas.

Fuente: Portal Guaraní.

Así las cosas, los revolucionarios crónicos decidieron dar el asalto final a la capital uniendo los frentes y previos encontronazos con los republicanos en Ypacaraí y Luque, sitiaron la capital, resguardada por las tropas republicanas, que a pesar de su decidida defensa de la Capital se vieron superados en armas y en tropas lo que decidió la suerte del gobierno del doctor Peña, quien no tuvo más opción que capitular y renunciar.

La revolución armada Gondrista, con desembozado apoyo argentino y con el dinero del portugués Manuel Rodríguez, imputados después al estado paraguayo, triunfaba finalmente. Pagamos los paraguayos las revoluciones propiciadas y financiadas por la codicia extranjera en beneficio de un partido político.

Asume el 22 de marzo de 1912,  como presidente de la nación el “comodín” radical Don Emiliano González Navero, quien logra así su segundo provisoriato.

Don Emiliano González Navero. Fuente: Wikipedia

Con un gabinete, lógicamente copado de radicales Gondristas, en el que sentaba reales don Eduardo Schaerer, factótum del préstamo millonario del portugués Rodríguez. A don Eduardo lógicamente le tocó un buen cargo, el de ministro del Interior, un puesto de primera línea. Desde esa alta posición haría inmediatamente su campaña para ser próximo presidente de la república.

El presidente González Navero en este su segundo provisoriato que abarca desde el 28 de Marzo al 15 de Agosto de ese año, comienza a liquidar el último foco rebelde.

Las tropas gubernistas triunfan sobre las del ex presidente coronel Albino Jara quien caería abatido, hiriéndose de muerte en una de las cargas con su pequeño ejército diezmado y en retirada. El bravo coronel fallece en Acahay. Desaparecía con él una figura del romántico tardío paraguayo; vivió con pasión irrefrenable y murió en su ley.

Con su desaparición física, el gobierno radical y el país entran en un periodo de calma y estabilidad. No obstante, no impedirá que se viole la Constitución por partida  doble:

1) Se acorta el período presidencial que había comenzado el 25 de Noviembre de 1910 y debía terminar en la misma fecha y mes de 1914; y

2) Se cambia a su vez la ocasión de la transmisión de mando presidencial del tradicional 25 de Noviembre al 15 de Agosto, día de la fundación de la ciudad de Asunción.

A su vez, y para no quedar atrás, el luso Manuel Rodríguez pasa la factura de los originales 300.000 pesos oros del préstamo a los radicales a la bonita suma de pesos oro ¡un millón setecientos mil!

Nada menos que casi seis veces más que el monto original del crédito. Así da gusto ¡prestar plata!

La deuda de la revolución radical ascendía a cifras siderales para la época siendo cargada al estado nacional. Ni Aladino con su lámpara maravillosa sería capaz de semejante “regalo”.

El congreso con mayoría radical y unos cuantos colorados “colaboracionistas” sanciona estos verdaderos saqueos al erario público.

Con este robo al pueblo paraguayo “termina” lo que podemos denominar la era de la “anarquía liberal” con sus golpes, revoluciones campales, campos de concentración, cuartelazos, conspiraciones y con sus CUATRO presidentes en un solo año, ya que el quince de Agosto de 1912, asume la presidencia de la república don Eduardo Schaerer Vera y Aragón.

Eduardo Schaerer. Fuente: Portal Guaraní

Como dice el viejo y conocido refrán “muerto el perro, se acabó la rabia”. Con la desaparición física del coronel Albino Jara, ya no hay en los cuarteles ningún “jefe natural” que pusiera en peligro la estabilidad del gobierno liberal radical presidido por el señor Schaerer, quien sería el primero de los presidentes liberales “en la era constitucional” en entregar el mando presidencial habiendo completado todo su mandato, algo que solo lo volvería a conseguir el doctor Eligio Ayala, años más adelante.

EN CASI CUARENTA AÑOS – 1904/1936-1937/1940 – de gobierno del viejo “centro democrático” o Partido Liberal o Radical solo dos de sus figuras pudieron completar su mandato sin interrupciones.

Don Eduardo conquistaba la paz a duro precio como siempre resultó ser “el precio de la paz en el Paraguay”. Ejercerá su mandato con las miras puestas en el progreso material e institucional de la nación.

  • FIN 

Fuentes:

. ´´Albino Jara, el Varón Meteórico´´ de Alfredo I. Jaeggli.

. ´´Del 14 y 15 al 2 y 3´´ Una Interpretación de la historia política del Paraguay. De Eduardo J. Giménez Rabito

. ´´El Paraguay Independiente´´ de Efraín Cardozo

. ´´El Paraguay Revolucionario´´ Anselmo Jover Peralta.

. ´´Historia Contemporánea del Paraguay´´ de Gómez Freire Estévez.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *