Josefina Plá y la Guerra Civil Española (Tercera Parte)

Josefina Plá y la Guerra Civil Española (Tercera Parte)

La pareja realiza escala previa en Buenos Aires para después dirigirse con itinerario directo al Viejo Continente, con anterioridad al viaje Josefina Plá publica su primer libro de poemas titulado El precio de los sueños que sería el comienzo de la renovación en la literatura paraguaya, desembarcando en Barcelona el 12 de noviembre de 1934, pasan unos días en la ciudad condal para trasladarse a Manises llegando a la misma el 16 del mes citado, se establecen en la casa de la calle Obradors número 6 a escasos metros del tranvía.

Rápidamente Julián de la Herrería comienza a cursar escultura en la Academia San Carlos, institución que había elegido por considerarla la más apta o adecuada para el estudio ceramístico.[1]

En tanto la situación política en España había cambiado drásticamente, el 14 de abril de 1931 se proclamaba la Segunda República Española[2], tras las elecciones municipales que, se las tenía como un plebiscito a la monarquía, dieron un resultado aplastante a favor de los republicanos en las principales ciudades, lo que provoca la huida del Rey Alfonso XIII ante el peligro del estallido de una guerra civil, asume un gobierno provisional presidido por Niceto Alcalá Zamora.[3]

Al inicio la República española tiene previsto importantes cambios político-sociales como ser: la reforma agraria y militar, las relaciones entre la Iglesia Católica y el Estado, el estatuto de autonomía de Cataluña y el País Vasco, la modificación del sistema educativo (Josefina Plá simpatizaba con el programa educativo y cultural que impulsó el gobierno republicano)[4] y laboral, la ley del divorcio y el reconocimiento de derechos a las mujeres.[5]

Fue así que en los meses siguientes las nuevas autoridades republicanas se abocaron en las cuestiones relativas a la convocatoria a Cortes constituyentes para el estudio de la nueva Constitución, que fue aprobada el 9 de diciembre de 1931, la misma estuvo vigente hasta 1939, que incluyó la mayoría de reformas mencionadas.

Fotografía publicada en la colección denominada “Cuadernos Salazar Número 4” dedicado enteramente sobre Josefina Pla, editado por el CCEJS en 2016.
Fotografía publicada en la colección denominada “Cuadernos Salazar Número 4” dedicado enteramente sobre Josefina Pla, editado por el CCEJS en 2016.

El ambiente político y social se torna inestable, para el año 1932 militares con el Gral. José Sanjurjo[6] a la cabeza realizan un fallido golpe de Estado, esto como consecuencia al rechazo de los partidos conservadores a las reformas llevadas a cabo por la República, las cuales durante el llamado Bienio Negro o Rectificador[7] fueron dejadas sin efecto y vueltas a poner en marcha una vez obtenido el triunfo electoral del Frente Popular en febrero de 1936, donde es elegido Presidente de la República Manuel Azaña, como veremos más adelante.

Julián de la Herrería por la mañana asiste a sus clases de escultura y por la tarde trabaja en el taller montado en su casa acompañado por su esposa, donde ambos preparan piezas para una nueva colección, en este tiempo el artista se adentra en la técnica del engobe[8] fruto de esto son algunos platos cerámicos con motivos nativos americanos.

En la segunda mitad del año 1935 el artista retoma la pintura como un breve paréntesis de la cerámica, esto con motivo de un viaje realizado por la pareja a Málaga donde vivían los padres de Josefina Plá, los paisajes de la ciudad que lo inspiran los lleva al gouache (tempera) y al aguafuerte, con éste último ganaría un concurso al año siguiente. De regreso a Manises Julián de la Herrería comienza a cursar el segundo año en la Academia San Carlos, a la par sigue trabajando en piezas cerámicas con la técnica del engobe.[9]

En la primera mitad del año 1936 Julián de la Herrería solicita al gobierno español una prórroga por dos años más a su beca, para así poder completar su formación en el arte cerámico. El artista ante la duda de una respuesta positiva a su pedido, reserva pasajes para él y su esposa con destino a nuestro país en el buque Cabo San Antonio con salida del puerto del Grao (Valencia).[10]

Pero la respuesta, vía decreto presidencial y refrendada por el a la sazón Ministro de Instrucción Pública y Bellas Artes español Domingo Barnés, es favorable a lo peticionado, constando un informe de la Academia San Carlos donde elogiaba la labor del becario considerando razonada y justa la petición del mismo, así su beca se extiende por el tiempo solicitado, según comunica a fines de febrero de 1936 el in illo tempore Cónsul del Paraguay en Madrid Fernando Pignet al Ministerio de Relaciones Exteriores paraguayo y a su vez al interesado Andrés Campos Cervera,[11] de esta forma queda sin efecto la reserva de pasajes realizada con anterioridad por el artista.

El clima político en el Paraguay no se encontraba calmo, la situación que trajo aparejada la postguerra del Chaco era la de una renovación, esto se dio principalmente entre los jefes y oficiales militares que se identificaban con los clamores de la ciudadanía debido a la penosa situación económico-social que vivía el país, pero las ansias de cambio debían esperar

El Poder Ejecutivo buscando reajustar el gasto público procede a desmantelar la estructura establecida para el esfuerzo bélico, por ende ordena la desmovilización de oficiales y soldados sin las debidas compensaciones y sin el apoyo para su reinserción a la vida civil, esto trajo como consecuencia la impresión de ingratitud e injusticia, también en los altos mandos militares se dio esta sensación en lo referente a la forma que se otorgaron los ascensos y reconocimientos.[12]

En los primeros días de febrero de 1936 el Poder Ejecutivo ordena la detención y expulsión del Cnel. Rafael Franco, en ese momento director de la Escuela Militar y a su vez presidiendo la Asociación Nacional de Excombatientes, en compañía de otros oficiales por conspirar contra el gobierno, este hecho y la forma denigrante en que se lo detuvo aceleró los planes conspiraticios de los mandos medios y los oficiales, por ello el 17 de febrero un golpe militar encabezado por los tenientes coroneles Federico Smith y Camilo Recalde derroca al Presidente Eusebio Ayala, poniendo fin de esa forma a más de tres décadas de gobierno del Partido Liberal.

Es el Coronel Rafael Franco, de gran papel durante la Guerra del Chaco, quien asume la presidencia del país. Deja sin efecto la Constitución vigente desde 1870 que solo se la tendría en cuenta en su espíritu y principios fundamentales, gobernando mediante decretos con fuerza de ley.[13]

También en España se vivían tiempos convulsos, como mencionamos en febrero de 1936 el Frente Popular gana las elecciones, tornándose inestable el ambiente político y social, esto debido al rechazo de los partidos conservadores a las reformas realizadas por los socialistas.

En esta coyuntura que algunos de los principales generales, con meses de antelación, conspiran y preparan la sublevación con la ayuda de civiles conservadores y promonárquicos contra el gobierno republicano, entre ellos Emilio Mola, Gonzalo Queipo de Llano, José Sanjurjo, Manuel Goded y Francisco Franco, que en principio se muestra dubitativo, pero después decide sumarse a la insurrección.

Entretanto el 12 de julio de 1936 falangistas armados asesinan a tiros a un oficial de la Guardia de Asalto republicana, Teniente José Castillo, en represalia y en actitud irresponsable, al día siguiente los compañeros de Castillo secuestran y matan al político promonárquico José Calvo Sotelo[14], este suceso lo utilizan los conspiradores militares como argumento de que se necesita con urgencia la intervención militar para salvar, supuestamente, a España del caos y el comunismo donde la dirigían las autoridades republicanas.[15]

 

[1]Plá, Josefina. El Espíritu del Fuego. Pág. 127.

[2]En la reunión celebrada en agosto de 1930 en la ciudad de San Sebastián entre los representantes republicanos y socialistas donde se sentaron las bases para poner fin al régimen monárquico y la composición del futuro gobierno republicano, este acuerdo es conocido como Pacto de San Sebastián.

[3]Niceto Alcalá Zamora (1877-1949) Político conservador y abogado español, ocupó distintos ministerios durante el reinado de Alfonso XIII, como el de Fomento y de Guerra respectivamente, la presidencia provisional de la Segunda República siendo elegido posteriormente para ejercer el cargo por el periodo 1931-1936 año en que fue destituido, fallece en el exilio en la ciudad de Buenos Aires en 1949.

[4]Testimonio del señor Ariel Plá y del escritor Miguel Ángel Fernández.

[5]Beevor, Antony. Ob, Cit. Pág. 29.

[6]José Sanjurjo (1872-1936) Militar español, participó en la Guerra del Rif, desempeñó varios cargos durante el reinado de Alfonso XIII, en la dictadura del General Miguel Primo de Rivera y al comienzo de la Segunda República, estuvo a la cabeza de un frustrado golpe de Estado en 1932, conocido como la Sanjurjada, fue procesado y condenado a muerte, pena que le fue conmutada por prisión, logrando su liberación y trasladándose a Portugal. Al momento de estallar la sublevación militar en julio de 1936, éste se encontraba camino a Burgos para tomar el mando del alzamiento, ya que fue uno de sus ideólogos, en este ínterin, fallece calcinado en un accidente aéreo, esto crea un vacío de poder en el bando sublevado, por ello se crea la Junta de Defensa Nacional, conformada por los generales sublevados y presidida por el Gral. Miguel Cabanellas, hasta el 1 de octubre de 1936, posteriormente el Gral. Francisco Franco es nombrado Jefe del Gobierno y Generalísimo de las Fuerzas Militares, en principio con las reticencias de los generales Mola y Cabanellas, que resignados tuvieron que aceptarla.

[7]Se refiere al periodo político durante de la Segunda República comprendido entre las elecciones de noviembre de 1933 y las de febrero de 1936, en que gobiernan partidos conservadores como ser el Republicano Radical presidido por Alejandro Lerroux, la Confederación Española de Derechas Autónomas (CEDA) con José María Gil Robles como su máximo dirigente, este último primero lo apoya a Lerroux en las Cortes y luego forma parte de su gabinete. Thomas, Hugh. Ob. Cit. Pág. 148. Moradiellos, Enrique. Ob. Cit. Pág. 62.

[8]Engobe o Engalba: Es la técnica de cerámica decorativa que comprende una suspensión de materiales plásticos y no plásticos más agua, en otros términos, engobe es sinónimo de la pasta cerámica que se obtiene mezclando distintos tipos de arcilla y otros materiales con agua. La mezcla puede realizarse de forma manual o mediante un agitador diluidor, el engobe más frecuente es el de color rojo. Fuente Wikipedia.

[9]Plá, Josefina. El Espíritu del Fuego. Pág. 129.

[10]Plá, Josefina. El Espíritu del Fuego. Pág. 130.

[11]AMREP. DACL. Volumen 461.

[12]Scavone Yegros, Ricardo. Guerra Internacional y Confrontaciones Políticas (1920-1954) en Historia del Paraguay. Editorial Taurus. Asunción. 2011. Pág. 244.

[13]Scavone Yegros, Ricardo. Ob. Cit. Pág. 245.

[14]José Calvo Sotelo (1893-1936) abogado y político promonárquico español, fue ministro de Hacienda, entre 1925 y 1930, durante la Dictadura del General Miguel Primo de Rivera, fue diputado y dirigente principal del partido Renovación Española que propugnaba un régimen monárquico autoritario, fue asesinado el 13 de julio de 1936.

[15]La novela de Camilo José Cela publicada en 1969 titulada, Vísperas, Festividad y Octava de San Camilo del año 1936 en Madrid, da un panorama general del ambiente que se vivía en la capital española al momento del estallido de la sublevación militar devenida posteriormente en guerra intestina. Cela se encontraba en Madrid por esa fecha recién convaleciente de tuberculosis, logró escapar a la zona dominada por los sublevados y se une a sus filas, es herido en batalla y hospitalizado en Logroño.

Fernando Oddone