Julio Correa Myzkowsky

Julio Correa Myzkowsky

Julio Aristides Correa Myszkowsky nació el 30 de Agosto de 1890 y fue bautizado en Asunción por el R.P. Juan Sinforiano Bogarin.

Su estirpe era legendaria: Su madre, Doña Julia Myszkowsky, era hija (única según algunos) del ingeniero polaco nacido en Prusia Ludwig von Myszkowsky, Teniente Coronel y uno de los Héroes de Curupayty.

En tiempos en que era verdaderamente arriesgado reivindicar al Mariscal López, el joven Julio Correa participaba en las reuniones clandestinas que patriotas y nacionalistas llevaban adelante en las tumbas y camposantos donde reposaban los Mártires de la Patria. 

Un famoso discurso suyo, recogido por los anotadores de Manuel Dominguez, decía:
«Tirano, así ellos te llaman…
¡Pero por tu Patria luchaste!
Cobarde, así ellos te acusan…
¡Pero por tu Patria moriste!
¿Acaso ellos pueden entenderte?» (Fragmento).

Sin embargo, alejándose de polémicas, se dedicó puramente al arte. Fue uno de los principales editores y contribuyentes de las revistas pioneras «Juventud» y «El Guaraní», donde aparecían poemas y obras de teatro de diversos autores nacionales.
Su pasión, precisamente, fue el Teatro y con su esposa, la actriz Georgina Martinez de Correa, dedicó su vida a las artes escénicas.

Volvió a la polémica política cuando apoyó la Revolución Febrerista en 1936 y durante la sangrienta Revolución Pynandi de 1947, su pasado «franquista» le condenó a una breve prisión y luego un corto autoexilio, especialmente tras haber formado parte de la famosa «Concentración Nacional Febrerista».
Luego de una temporada relativamente exitosa en los Teatros de Buenos Aires, decidió regresar al Paraguay, enfermo y agotado por el enorme trabajo. 

Curiosamente, fue bien recibido por las autoridades de entonces, quienes le rindieron tributos. Falleció el 14 de Julio de 1953, acompañado de su leal esposa y actriz, quien con abnegación se encargó de continuar la obra de su marido difundiendo las Letras y el Teatro.

Julio Correa. Imagen Fuente: ABC Color.

Se le otorgó de manera póstuma la Cruz de Caballero de la Orden Nacional al Mérito, y durante el Gobierno del Gral. Stroessner, gracias al ardiente trabajo de la Señora de Correa, se fundó la «Academia Literaria Julio Correa» en el local que posteriormente fue sede del «Museo Julio Correa», actualmente el Centro Cultural del Departamento Central.

A pesar de haber sido un prolífico escritor, con cientos y cientos de artículos en revistas y periódicos además de sus piezas teatrales, sólo publicó en vida un libro: «Cuerpo y Alma», selección de poemas que lanzó en la breve pero intensa e histórica «Guarania», magazine del nacionalista Natalicio González. De manera póstuma sin embargo, fueron reeditadas algunas de sus obras.

Emilio Urdapilleta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.